Las condiciones meteorológicas complican la lucha contra el fuego en España

Las altas temperaturas que aún continúan en algunas zonas, junto a los vientos cambiantes y la humedad, están complicando la extinción de los incendios forestales presentes en diversas comunidades
Dos investigados como presuntos autores de un delito de incendio en Almadén (Ciudad Real)
photo_camera Las condiciones meteorológicas complican la lucha contra el fuego en España

A pesar del alivio térmico registrado en el país, las altas temperaturas que aún continúan en algunas zonas, junto a los vientos cambiantes y la humedad, están complicando la extinción de los incendios forestales presentes en diversas comunidades.

Un millar de personas y casi medio centenar de medios aéreos participan este martes en la extinción de los dos grandes incendios de la Comunidad Valenciana, el de Vall d'Ebo, en Alicante, y el de Bejís, en Castellón, que avanzan y continúan muy activos.

El fuego de Vall d'Ebo ha calcinado cerca de 10.000 hectáreas, tiene un perímetro de 65 kilómetros y en su extinción participan veintidós medios aéreos, mientras que el de Bejís ha arrasado entre 700 y 800 hectáreas, tiene un perímetro de 20 kilómetros y lo combaten veinticinco medios aéreos por la gran dificultad de la orografía, que impide que actúen medios terrestres.

El president de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, ha indicado que los dos grandes incendios en su comunidad, una vez estabilizados los de Les Useres (Castellón) y Calles (Valencia), tienen una "alta actividad" y están aún en situación de "avance", pese al esfuerzo de las personas y medios que los están combatiendo, y que la "pieza clave" para resolverlos va a ser la evolución de la situación meteorológica.

Según Puig, la meteorología es "muy adversa", pues soplan vientos cambiantes, que hacen que dentro de un mismo incendio se pueda hablar de situaciones "muy diversas" y dificultan planificar la extinción; además, las temperaturas continúan siendo muy altas y la humedad es de en torno al 10 o el 15 %, lo que complica atajar el fuego.

Los servicios de emergencia han procedido hoy a la evacuación preventiva de las localidades castellonenses de Bejís y Torás, debido a que se ha producido un cambio en la dirección del viento y el humo del incendio declarado en la zona se dirige allí.

También este martes la pequeña población de Benimassot, en Alicante, ha sido evacuada ante la proximidad del fuego de Vall d'Ebo, que ha obligado al desalojo de media docena de poblaciones.

Benimassot se suma a otras localidades evacuadas, como son Tollos, Famorca, Facheca, La Vall de Alcalà y Beniaia, que suman unas 1.500 personas.

En Aragón, el incendio de Añón de Moncayo, en Zaragoza, que ha calcinado unas 6.000 hectáreas, tardará en darse por extinguido porque queda pendiente la consolidación de los perímetros, alrededor de 50 kilómetros, aunque se prevé que se pueda dar este martes por controlado, por lo que se van a reducir a 50-60 los efectivos en la zona, de donde se retira ya la Unidad Militar de Emergencia (UME).

Mientras tanto, las 1.500 personas desalojadas de los ocho municipios afectados -Añón de Moncayo, Alcalá de Moncayo, Vera de Moncayo, El Buste, Ambel, Trasmoz, Bulbuente y Talamantes- han podido regresar a sus domicilios.

Respecto al incendio de Isábena, en Huesca, que ha calcinado 50 hectáreas forestales, se prevé que se dé por controlado también este martes, una vez estabilizado, dado que no ha aumentado el perímetro.

En Castilla y León ha bajado a nivel 0, en una escala de 0 a 3 de menor a mayor intensidad, el incendio forestal de Boca de Huérgano (León) tras darlo por controlado y encontrarse ya sin llama en todos sus frentes, después de diez jornadas de labores de extinción.

En la comunidad gallega se ha producido este martes la extinción de un incendio forestal y todavía quedan otros cinco por apagar -dos en Lugo y tres en Ourense- con 2.338 hectáreas quemadas, según la Consellería do Medio Rural.

Cinco fuegos continúan activos en cuatro concejos de Asturias, aunque todos están controlados y ninguno puede considerarse de importancia o destacado.

Tres de esos incendios llevan activos desde hace una semana, los de Piorno y Loujedo, en el concejo de San Martín de Oscos, y el de Loredo en Villayón, que ya se encuentran controlados, al igual que los de Alles, en Peñamellera Alta, y Castañeo, en Valdés.

Entre tanto, el centro de emergencias 112 de la Comunidad de Madrid ha recibido a lo largo de la mañana de este martes varias llamadas de ciudadanos alertados por olor a incendio y humo en diferentes puntos de la región, un hecho que se debe a un incendio activo en Portugal.

“Se trata de un incendio en Portugal que, debido a la dirección y a la fuerza del viento, ha atravesado la mitad de la península Ibérica y sus consecuencias se notan en la Comunidad de Madrid”, ha confirmado este martes el portavoz de Emergencias 112 de Madrid, Javier Chivite.

Comentarios