Los obispos piden denunciar los abusos y la Conferencia Episcopal guarda silencio

Especialmente destacable ha sido la publicación de un vídeo por parte del arzobispado de Madrid, presidido por el cardenal Carlos Osoro, quien es también vicepresidente de la CEE, en el que insta a denunciar los casos de abusos y apoya la investigación porque las víctimas "necesitan sanar sus heridas"
Los obispos piden denunciar los abusos y la Conferencia Episcopal guarda silencio, iglesia, cura, sacerdote
photo_camera Los obispos piden denunciar los abusos y la Conferencia Episcopal guarda silencio

Varios obispos han dado en los últimos días un paso adelante y han animado a las víctimas de abusos en la Iglesia a denunciar, al tiempo que han defendido que se investiguen los casos de pederastia, mientras que la Conferencia Episcopal (CEE) guarda silencio sobre su participación en una posible comisión de investigación.

Especialmente destacable ha sido la publicación de un vídeo por parte del arzobispado de Madrid, presidido por el cardenal Carlos Osoro, quien es también vicepresidente de la CEE, en el que insta a denunciar los casos de abusos y apoya la investigación porque las víctimas "necesitan sanar sus heridas".

"La denuncia ayuda", "Un solo de caso de abusos ya son demasiados", "La víctima no es culpable" o "El dolor de las víctimas no prescribe", son algunos de los mensajes que recoge el vídeo del Proyecto Repara de atención a víctimas de abusos.

El vídeo se difunde tres semanas después de anunciar que dicho proyecto atendió en 2021 a 103 víctimas de abusos.

El arzobispado reconoce que el hecho de que no haya denuncias no significa que no haya casos, y remarca que "los casos del pasado son casos del presente, sobre todo cuando la herida de las víctima sigue abierta y aunque quien abusó haya fallecido".

Critica las justificaciones de que los abusos se producen también en otros entornos y que en la Iglesia "el porcentaje es mínimo" y señala que aunque "los abusos se producen mayoritariamente en el seno familiar", cuando estos "se dan en la Iglesia es todavía más grave y más escandaloso porque contrasta con su autoridad moral y su credibilidad ética".

En la misma línea, el obispo de Canarias, José Mazuelos, ha animado a todo aquel que haya sufrido abusos sexuales por parte de un miembro de la Iglesia a que lo denuncie, porque él defiende que "hay que investigar" todos los casos de pederastia y se debe "ayudar y reparar a las víctimas".

"Estamos haciendo los deberes, en el sentido de que llevamos mentalizando, sensibilizando, poniendo (los casos) en manos de la Justicia cuando hay que hacerlo... y tengo una cosa clara: cuando hay un abuso, si hay certeza de abuso, lógicamente fiscalía, juez y que entren los tribunales. Y, si esa persona tiene que ir a la cárcel, que vaya", ha manifestado el prelado.

Por su parte, el arzobispo de Santiago de Compostela, Julián Barrio, ha considerado que la propuesta de crear una comisión de investigación tanto en el seno del Congreso como por parte del Defensor del Pueblo es "bien recibida" por la Iglesia, en el marco de "su colaboración leal" con el Estado y siempre que se respete "el ordenamiento jurídico".

Mientras, el arzobispo de Burgos, Mario Iceta, ha dirigido una carta abierta a las víctimas de abusos cometidos por religiosos en la que asegura que aplicará todos los medios a su alcance para realizar "con rigor y profundidad" la investigación de cada caso y ponerlos a disposición de la justicia para que realice su labor.

Iceta ha pedido perdón a las víctimas y ha calificado de "injustificable" el encubrimiento de estos casos por parte de responsables de la Iglesia.

Estas declaraciones contrastan con el silencio que guarda la CEE, que aún no ha aclarado si participará en la comisión de investigación que previsiblemente liderará el Defensor del Pueblo, al aducir que nadie les ha trasladado formalmente dicha propuesta.

Sí que se ha pronunciado sobre una hipotética comisión de investigación en el ámbito parlamentario.

El portavoz y secretario general de la CEE, Luis Argüello, ha dicho que una comisión parlamentaria no es la adecuada para investigar los casos de pederastia en la Iglesia porque "influirán más las cuestiones políticas y las necesidades de apoyos que el interés real de las víctimas".

"La experiencia nos dice que estas comisiones son más una plataforma para los enfrentamientos de los partidos políticos que una búsqueda de la verdad", ha aseverado el portavoz de la CEE, para quien los grupos que promueven esta investigación (Unidas Podemos, ERC y EH-Bildu) "emiten un juicio general diciendo que la Iglesia no es un espacio seguro".

"Si hubiera una preocupación real por todos los abusos a menores, la comisión sería diferente, es un problema de toda la sociedad española que no solo afecta a miembros de la Iglesia, que representan un porcentaje muy pequeño", ha puntualizado Argüello.

En el mismo sentido, el expresidente de la CEE y actual arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, expresó su "impresión" de que "todos" los colectivos han llegado tarde en cuanto a los abusos de menores.

"No podemos, para desentendernos unos, acusar a otros; todos estamos implicados, familias, educadores, cristianos, obispos, todos estamos implicados. Que podamos escuchar las humillaciones que han padecido" y que a veces ni siquiera se atrevían a decir a sus padres, ha subrayado Blázquez.

La causa afecta a la sociedad entera, ha resumido el arzobispo. "No es legítimo poner sólo la luz en un determinado grupo humano. Todos estamos implicados", ha reivindicado.

Este argumento es el defendido por muchos prelados, que rechazan poner el foco en la Iglesia, cuando los abusos a menores se cometen también en otros ámbitos.

Así lo explicó, por ejemplo, el arzobispado de Valencia, que ha subrayado que el problema de los abusos a menores "no compete solo a la Iglesia", cuyos miembros, defiende, son responsables del 0,2 % de este tipo de actos, por lo que cree que se deberían investigar también los cometidos en el seno de la familia o "entornos sociales dependientes de la administración".

En el mismo sentido, el arzobispo primado de Toledo, Francisco Cerro, ha dicho que "la Iglesia debe buscar la verdad, sobre todo pensando en las víctimas", pero ha puntualizado que "esto se debería aplicar a todas las realidades donde suceden estos abusos".

Comentarios