Miércoles 19.06.2019

La Iglesia desea que la exhumación de Franco no reabra la herida de "las dos Españas"

Por otra parte, la Conferencia Episcopal pide una ley educativa "que sirva para varias generaciones"; y ve en la inmigración un 'desafío grande' en medio de la crisis del Estado Bienestar

El secretario general de la Conferencia Episcopal, Luis J. Argüello, atendiendo a los medios de comunicación este sábado en Toledo
El secretario general de la Conferencia Episcopal, Luis J. Argüello, atendiendo a los medios de comunicación este sábado en Toledo

El secretario general de la Conferencia Episcopal, Luis J. Argüello, ha asegurado este sábado que la Iglesia desearía que el asunto de la exhumación de los restos de Francisco Franco "no fuera una ocasión para abrir de nuevo la herida de las dos Españas".

Así se ha pronunciado el representante de la Conferencia Episcopal, a preguntas de los periodistas en Toledo, donde ha participado en las VII Jornadas de Pastoral de la Diócesis de Toledo que llevan por lema 'La iglesia y la familia: fuentes de caridad'. 

Argüello ha recordado que en la Transición "se vivió una reconciliación, antes de la Constitución se vivió una amnistía para todos", ha recalcado, para preguntarse a continuación: "cómo no seguir hablando de reconciliación".

En este contexto ha abogado por que las medidas que se tomen "no sirvan para escarbar en viejas heridas", y ha recordado la canción de Jarcha "Libertad sin ira", que hablaba de que "hace 40 años hubo una guerra y nos parecía ya que eran coplas de otros tiempos, pues ahora han pasado 80", ha remarcado.

Y ha insistido en que "es mejor mirar hacia adelante desde un espíritu de reconciliación, de no hurgar las heridas y de abordar juntos los desafíos tan grandes que afectan a la sociedad actual".

Sobre el proceso judicial en sí mismo, Argüello ha señalado que es un asunto que, en verdad, afecta a la familia, al Gobierno y también a la Iglesia a través del Monasterio de los Caídos, pero el poder decisión "no está en manos de ninguno de los afectados".

Y ha subrayado al respecto que, "como quiera que parece que no se produce un acuerdo entre quienes tienen que acordar: el Gobierno que toma la decisión y la familia que reclama sus legítimos derechos, parece que el asunto está en sede judicial y seguramente unos y otros tendremos que esperar a que el tribunal diga y desde ahí acatar las cosas". 

LEY EDUCATIVA "QUE SIRVA PARA GENERACIONES"

Por otra parte, el secretario general de la Conferencia Episcopal ha destacado que la propuesta de esta institución ante la reforma educativa es que "es necesario sentarse a hablar" para lograr un pacto educativo y que pueda haber una ley de educación "que dure para algunas generaciones".

Así lo ha declarado Argüello preguntado por los periodistas sobre la intención del Gobierno de Pedro Sánchez de derogar la Lomce.

El representante de la Conferencia Episcopal ha recordado que, en las reuniones que han mantenido con la ministra del ramo, Isabel Celaá, dejaron claro que no iban a defender "lo suyo: la clase de religión y la educación concertada, lo típico, lo que aparece siempre", sino a decir "dos cosas".

Primeramente, la necesidad de un pacto educativo y, en segundo lugar, que "nos preocupa la educación en su conjunto, la formación integral de las jóvenes generaciones ante los desafíos tan grandes de las nuevas tecnologías y del mundo global".

En este contexto, ha destacado también la necesidad de "sentarse a hablar y que pueda haber una ley educativa que dure para algunas generaciones, ésta es nuestra propuesta y nuestro deseo".

Dicho esto, ha apuntado que, "en la medida que las leyes van adelante, pueden afectar a sectores o a asuntos en los que nosotros tengamos una especial preocupación" y sobre los que se les ha consultado y ellos han mostrado sus preocupaciones "oralmente y por escrito".

Pero, "la mayor preocupación -ha resumido Argüello- es el pacto educativo y la formación integral de los españoles y de aquellos niños que, viniendo de otros sitios también encuentran en nuestras aulas una posibilidad de formación integral", ha aseverado.

LA INMIGRACIÓN, "UN DESAFÍO GRANDE"

En otro orden, el secretario general de la Conferencia Episcopal ha calificado la inmigración como un "desafío grande", en el que "no solamente se trata de dar un hogar, sino de ofrecer formas de vida, lugares de trabajo, en medio de una situación de crisis del estado de bienestar".

El también obispo auxiliar de Valladolid ha recordado que él viene de uno de los lugares que se conocen como "la España vacía" y ha agregado que, "pese a que tenemos España vacía e invierno demográfico, nos cuesta recibir gente".

Y es que, ha abundado Argüello, "no se trata solamente de dar un hogar o un sitio vacío que ser rellenado, sino de ofrecer formas de vida, lugares de trabajo, en medio de una situación de crisis del Estado del Bienestar, con lo cual hay algunos que dicen que no vengan porque, si no, no tenemos para repartir para todos".

A este respecto ha agregado que "nosotros decimos que somos el pueblo del Padre Nuestro, somos hijos y hermanos y tenemos que acoger, pero somos católicos, es decir, somos realistas y, por tanto, queremos acoger desde lo que la realidad nos dice", ha remarcado.

Y ha apostillado que esto requiere plantearse "cómo abordar las situaciones de los países que obligan a que la gente salga y cómo lograr que en la acogida se ofrezcan formas de vida para, desde ahí, conjugar la acogida y, sobre todo, la ayuda para que en los países de origen, la gente pueda vivir donde quiera de manera libre".

Posteriormente, durante su ponencia, Argüello ha hecho referencia a la secularización que vive hoy la sociedad y ha afirmado que "hemos pasado de estar en una sociedad en la que era imposible no creer en Dios, a una sociedad en la que creer en Dios es una posibilidad entre tantas". 

Así, ha comentado que "hemos aceptado vivir como si Dios no existiera, lo hemos aceptado y lo hemos escondido", mientras "vivimos unos momentos en los que todo deseo se transforma en un derecho y cada sujeto humano es Dios en sí mismo", ha aseverado.

Las VII Jornadas de Pastoral de la Diócesis de Toledo, que se inauguraron este viernes, se celebrarán hasta este domingo, en el Colegio Diocesano "Nuestra Señora de los Infantes" de la capital castellano-manchega y reúnen a más de 600 personas. 

Más información en vídeos 
Comentarios