sábado 23/1/21

Los hogares de CLM consumieron 135 litros de agua por habitante y día en 2018

Un 5,5% más que en 2016

Los hogares castellanomanchegos consumieron un total de 135 litros de agua por habitante y día en el año 2018, una cifra algo mayor que la media nacional, de 133 litros, y que supone un incremento del 5,5% con respecto al año 2016, según la Estadística sobre el Suministro y Saneamiento de Agua publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Además, este agua tuvo un precio de 1,25 euros por metro cuadrado, inferior a la media nacional de 1,91 euros.

Sin embargo, el volumen de agua registrado y distribuido en la región --contabilizando el uso de los hogares, el de los sectores económicos y el municipal-- bajó un 4,7% en 2018 con respecto a los datos de 2016, con 143.020.000 metros cúbicos, que suponen un 4,5% del gasto de agua de todo el país.

En concreto, se distribuyeron 99.940.000 metros cúbicos a los hogares, un 4,4% del total nacional en este apartado, mientras que los sectores económicos utilizaron 25.640.000 metros cúbicos, un 4,1% del total del país, y el consumo municipal se fue hasta los 17.440.000 metros cúbicos, un 6,1% del total nacional.

DATOS NACIONALES

A nivel nacional, el consumo medio de agua de los hogares fue de 133 litros por habitante y día durante 2018, un 2,2% menos que en 2016.

Así, durante el año 2018 se suministraron a las redes públicas de abastecimiento urbano 4.236 hectómetros cúbicos (hm3) de agua. Aproximadamente las tres cuartas partes (3.188 hm3) fueron volúmenes de agua egistrada, es decir, medidos en los contadores de los usuarios. El resto (1.048 hm3) fueron volúmenes de agua no registrados (no medidos o estimados mediante aforos).

El agua no registrada se desagrega en pérdidas reales y aparentes. Las pérdidas reales (fugas, roturas y averías en la red de suministro) se estimaron en 653 hm3, lo que supuso un 15,4% del total de agua suministrada a dichas redes. Por su parte, las pérdidas aparentes (errores de medida, fraudes y consumos autorizados no medidos) fueron de 395 hm3.

Por otra parte, el coste unitario del agua se situó en 1,91 euros por metro cúbico, con una disminución del 2,0% respecto al año 2016 (cuando fue de 1,95 euros). Este coste se define como el cociente entre los importes abonados por el suministro de agua más los importes abonados en concepto de alcantarillado, depuración y cánones de saneamiento o vertido, y el volumen de agua registrada y distribuida a los usuarios.

Por su parte, el coste unitario del suministro de agua alcanzó los 1,13 euros por metro cúbico, un 3,4% menos que en 2016 (que fue de 1,17 euros), mientras que el de saneamiento (alcantarillado, depuración, cánones de saneamiento y vertido) fue de 0,78 euros, el mismo que dos años antes.

En cuanto al origen del agua, el 64,3% del volumen captado por las empresas y los entes públicos suministradores de agua procedió de aguas superficiales, y el 30,9% tuvo su origen en aguas subterráneas. El 4,8% restante, provino de otro tipo de aguas (desaladas del mar o salobres).

Las comunidades autónomas que más incrementaron el volumen de agua registrado y distribuido a los usuarios durante el año 2018 fueron La Rioja (28,6%), Comunidad Valenciana (10,6%) y Comunidad Foral de Navarra (4,2%). Por el contrario, las que más lo redujeron respecto a 2016 fueron País Vasco (-10,1%), Principado de Asturias (-9,2%) y Extremadura (-8,2%).

Las comunidades que más volumen de agua distribuyeron en 2018 fueron Andalucía (17,1% del total), Cataluña (14,7%) y Comunidad de Madrid (13,2%). En el otro extremo, se situaron La Rioja (0,9% del total), Cantabria (1,5%) y Comunidad Foral de Navarra (1,6%).

Las comunidades autónomas con mayor consumo de agua registrada y distribuida a los hogares en 2018 fueron Andalucía (17,3% del total), Cataluña (14,9%) y Comunidad Valenciana (13,9%). En cuanto al consumo de agua de los sectores económicos, las comunidades con mayores volúmenes fueron Andalucía (17,4% del total), Cataluña (14,8%) y Comunidad de Madrid (10,8%). Por su parte, las comunidades con mayores consumos municipales fueron Comunidad de Madrid (18,3% del total), Andalucía (14,9%) y Comunidad Valenciana (13,6%).

Los consumos medios de agua de los hogares más elevados se dieron en Comunidad Valenciana (175 litros por habitante y día), Cantabria (172) y Región de Murcia (149). Por el contrario, los más bajos se registraron en País Vasco (104 litros por habitante y día), Comunidad Foral de Navarra (114) y La Rioja (116).

Los valores más elevados del coste unitario del agua en 2018 se dieron en Cataluña (2,67 euros por metro cúbico), Región de Murcia (2,57) e Illes Balears (2,54). Y los más bajos en La Rioja (1,01), Castilla y León (1,13), y Castilla La Mancha (1,25).

OCU Y PRECIO DEL AGUA: SEVILLA, MURCIA Y BARCELONA, LAS MÁS CARAS

Por otro lado, un reciente estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) sobre las tarifas del agua en las 50 capitales de provincia, Vigo, Gijón y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, revela diferencias en el precio final: para un consumo anual de 175 m3 (un hogar con cuatro personas) varía entre los 157 euros de Palencia y los 560 euros de Sevilla.

En el estudio, publicado en la revista OCU 'Compra Maestra', destaca el elevado coste del agua en Sevilla (560 euros/año), Murcia (552 euros/año) y Barcelona (502 euros/año), pero también de Alicante (461 euros/año), Palma (460 euros/año), Huelva (449 euros/año), Tarragona (426 euros/año), Cádiz (417 euros/año) y Segovia (411 euros/año).

Más del doble de lo que cuestan los mismos 175 m3 de agua en otras nueve ciudades: San Sebastián (200 euros/año), Ávila (199 euros/año), Lugo (198 euros/año), León (194 euros/año), Melilla (182 euros/año), Soria (175 euros/año), Guadalajara (164 euros/año), Orense (162 euros/año) y Palencia (157 euros/año).

El elevado coste del agua en algunas urbes podría explicarse, según OCU, por las mayores dificultades de abastecimiento, pero esta limitación solo debería afectar a la parte de la factura que se refiere al suministro. Sin embargo, añade que el importe de los conceptos de saneamiento y contador también suelen ser mayores en estas ciudades.

OCU constata además la falta de medidas tarifarias para promover el ahorro de agua en más de la mitad de las ciudades analizadas, donde el precio por metro cúbico acaba siendo más económico cuanto mayor es el consumo (los costes fijos penalizan el bajo consumo y no tanto un elevado consumo). Sucede sobre todo en Bilbao, Burgos, Cáceres, Castellón, Ceuta, Córdoba, Cuenca, Gijón, Huesca, La Coruña, Madrid, Pamplona, Pontevedra, San Sebastián, Santa Cruz de Tenerife, Teruel, Valencia, Vigo y Zamora.

Por último, OCU recuerda a los consumidores que existen tarifas sociales para familias con bajos recursos; y que algunos ayuntamientos ofrecen tarifas especiales para familias numerosas y hogares donde convive mucha gente.

Comentarios