viernes 21/1/22

Hallan muerto a 'Kaplán', uno de primeros linces ibéricos liberados en CLM

WWF pide una reunión urgente al ministro de Fomento ante la muerte de 4 linces, tres atropellados, en lo que va de año

Imagen de archivo de uno de los linces ibéricos reintroducidos en Castilla-La Mancha / EFE
Imagen de archivo de uno de los linces ibéricos reintroducidos en Castilla-La Mancha / EFE

El ejemplar de lince ibérico 'Kaplán', uno de los primeros liberados en Castilla-La Mancha en el marco del programa de reintroducción de esta especie en las áreas en las que tradicionalmente había estado, ha sido hallado muerto en una finca cinegética de Viso del Marqués (Ciudad Real).

El programa Life+Iberlince ha dado a conocer que el pasado 13 de enero el personal de la finca puso en conocimiento de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural el hallazgo del cadáver del lince ibérico.

Agentes medioambientales procedieron al levantamiento del cadáver y lo trasladaron al Centro de Recuperación de Especies Amenazadas 'El Chaparrillo', donde se constató que era 'Kaplán', un lince nacido en el centro de cría en cautividad de "La Olivilla" (Jaén) en la primavera de 2013 y que fue liberado en julio de 2014 en la finca "Navarredonda", de Almuradiel (Ciudad Real).

El ejemplar había permanecido en la zona de liberación desde el momento de la suelta y se consideraba el padre de las dos camadas de lince detectadas en 2016 en Sierra Morena, correspondientes a las hembras 'Kiki' y 'Kiowa'.

Los resultados preliminares más destacables de la necropsia realizada en "El Chaparrillo" achacan a un problema renal la causa o consecuencia de la muerte aunque todavía falta conocer los resultados de los análisis para saber con certeza si esta ha sido la causa de la muerte.

Los resultados de la necropsia ponen de manifiesto la ausencia de proyectiles y fracturas en radiografías, y descartan un disparo como causa de muerte, no hay lesiones y las articulaciones aparecen limpias, sin fracturas antiguas.

Asimismo, el informe de la necropsia subraya que no se detectan heridas graves ni hematomas y no se sospecha que su muerte haya sido consecuencia de una causa traumática o pelea reciente.

En líneas generales, considera que el ejemplar puede haber sufrido un proceso debilitante crónico posiblemente de tipo infeccioso e insiste en que lo más destacable del cuadro es un problema renal.

Con la muerte de este ejemplar se elevan a catorce los linces que han muerto en Castilla-La Mancha desde que en 2014 comenzaron las reintroducciones tanto en Montes de Toledo como en Sierra Morena Oriental.

En este año 2017 ha habido cinco muertes de linces ibéricos en la península ibérica.

WWF PIDE UNA REUNIÓN URGENTE AL MINISTRO DE FOMENTO

Por otra parte, la organización WWF ha denunciado la muerte de cuatro linces, tres de ellos atropellados --uno de ellos en Castilla-La Mancha-- y otro atrapado en un lazo ilegal, en apenas siete días. Ante la reiteración de atropellos en lugares conocidos, la organización ha reprochado al Ministerio de Fomento que aún no haya realizado las inversiones comprometidas para acabar con los puntos negros en las carreteras donde se están registrando los atropellos y ha pedido una reunión urgente con el ministro Íñigo de la Serna.

WWF ha alertado de que, si siguen los atropellos al ritmo que han comenzado, se llegaría a los 36 linces muertos en 2017 por esta causa, una cifra incluso más alta que el "triste récord" de 22 atropellos alcanzado en 2014. En 2016, el número de atropellos de linces descendió hasta los doce ejemplares, por segundo año consecutivo, al tiempo que las nuevas poblaciones han ido consolidándose, además de producirse el nacimiento de 36 cachorros.

La organización ha responsabilizado de la "sangría de atropellos" de linces en las carreteras en los últimos días al Ministerio de Fomento por "la tardanza del ministerio de Fomento en poner en funcionamiento las grandes inversiones comprometidas". El último atropello ha sido este mismo fin de semana en un nuevo punto negro de la A-4 en Ciudad Real donde el año pasado ya murió otro ejemplar.

Además de este atropello, la organización también ha denunciado otra muerte en otro punto negro reiteradamente denunciado, en este caso en la N-420, donde murió un ejemplar el 12 de enero. El tercer lince aparecía el 6 de enero en el término municipal de Adamuz, en Córdoba, en la carretera A-421, siendo el primer caso de muerte por atropello en las vías andaluzas en lo que va de 2017.

WWF comenzó hace casi dos años una campaña para denunciar la grave amenaza que suponen los atropellos para la conservación de esta especie. Para ello lanzó la campaña de recogida de firmas 'Ni un lince más atropellado', que cuenta con el apoyo de más de 22.000 activistas.

La organización ha lamentado que, pese a "las buenas palabras y la disponibilidad de los técnicos del Ministerio de Fomento y a la puesta en marcha de distintas medidas menores como la reparación de vallados, el desbroce de los márgenes, la adecuación de infraestructuras trasversales o la señalización de tramos, "las principales obras para garantizar la permeabilidad de infraestructuras como la A-4 o la N-420 todavía no han empezado".

Asimismo, la entidad reclamará al Ministerio que establezca la financiación necesaria para permeabilizar nuevas infraestructuras.

Para Juan Carlos del Olmo, Secretario General de WWF España: 'La conservación del felino más amenazado del mundo debe ser una responsabilidad de todo el gobierno".

En total, y de acuerdo con los datos de 2015 --aún no se ha cerrado el censo de 2016--, la población de linces es de 404 ejemplare, de los que 76 están en Andujar; Guadalmellato, 61; Guarrizas, 48 linces y fuera de Andalucía había 43 individuos. La población que más ha crecido este año es la de Montes de Toledo, con 14 cachorros.

Comentarios