miércoles 23.10.2019

CLM pone 81 viviendas a disposición víctimas de violencia género desde el año 2015

Una comisión de seguimiento analiza cada caso y, sí así lo aconsejan las circunstancias, la mujer pasa a formar parte del parqué de vivienda de la empresa pública de Gestión de Infraestructuras de Castilla-La Mancha (Gicaman) como "colectivo prioritario"

La consejera de Fomento, Agustina García Élez, y la directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, Araceli Martínez, firman la renovación del acuerdo marco para la atención en materia de vivienda a víctimas de violencia machista
La consejera de Fomento, Agustina García Élez, y la directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, Araceli Martínez, firman la renovación del acuerdo marco para la atención en materia de vivienda a víctimas de violencia machista

Un total de 81 viviendas públicas del Gobierno de Castilla-La Mancha se han puesto a disposición de mujeres víctimas de violencia de género desde el inicio de la legislatura, en virtud del acuerdo marco entre la Consejería de Fomento y el Instituto de la Mujer, para dar respuesta a las preocupaciones de vivienda del colectivo.

La consejera de Fomento, Agustina García Élez, y la directora del Instituto de la Mujer, Araceli Martínez, han firmado este martes la renovación de dicho acuerdo, que tiene un año de vigencia, durante el que el citado instituto sufraga un alquiler social a la víctima, así como todos los impuestos y tributos derivados del inmueble, mientras que la víctima corre a cargo de los suministros.

La consejera ha explicado que, una vez finalizado este periodo, una comisión de seguimiento analiza cada caso y, sí así lo aconsejan las circunstancias, la mujer pasa a formar parte del parqué de vivienda de la empresa pública de Gestión de Infraestructuras de Castilla-La Mancha (Gicaman) como "colectivo prioritario".

Según la titular regional de Fomento, con este acuerdo se trata de ayudar a las mujeres víctimas de violencia de género a que la búsqueda de una vivienda "no sea un problema añadido a las dificultades que ya sufren por su condición de maltratadas".

Y ha subrayado que "lo ideal" sería no tener que firmar este convenio "porque eso significaría que no habría mujeres víctimas de violencia de género que necesitaran una vivienda pública, lo que sería una noticia muy importante para toda la sociedad y, por supuesto, para este Gobierno", ha aseverado.

Por su parte, la directora del Instituto de la Mujer ha explicado que el convenio que este martes se renueva tiene como objetivo procurar a las víctimas que acaban su proceso de recuperación en los recursos de acogida una vivienda en la que, durante el primer año, puedan hacer una transición a una vida más autónoma, que es el principal objetivo que se persigue en las casas de acogida.

En este punto ha dicho que lo que se persigue es crear espacios igualitarios "donde las víctimas no solo se sientan seguras, sino plenamente recuperadas, evitar la reincidencia y ofrecerles todos los recursos al alcance del Gobierno para que puedan emprender una vida completamente alejada de la violencia de género".

Dicho esto, Martínez ha recalcado que la principal meta de la institución a la que representa es la prevención, es decir, "el poder actuar antes que la violencia aparezca".

Una violencia que, "en muchas ocasiones, encuentra justificación y legitimación en una sociedad todavía machista que hay que erradicar", ha recalcado la directora de la Mujer, que, por ello, defendido "recursos para las víctimas, por una parte, pero prevención, por otra, para que esos casos no vuelvan a producirse".

Preguntada si hay previsto algún plan especial de cara a evitar la violencia sexual durante las fiestas patronales, Martínez ha recordado que, al empezar la actual legislatura, se puso en marcha una Estrategia para la Prevención, la Concienciación y Actuación en contra de todas las manifestaciones de la violencia de género.

Y ha recordado que, en 2016 y dirigida especialmente a atajar el problema de las violaciones en cita (aquellas cometidas por personas conocidas por la víctima) se puso en marcha una campaña pionera en Europa, que se ha repetido en 2017 y 2018 y que, bajo el lema "Sin un sí, es no", lanza un mensaje fundamentalmente a los varones.

En este sentido ha recalcado que, en el proceso de transformación social hacia la igualdad, no solamente tenemos que vernos implicadas las mujeres, sino también los hombres y, especialmente aquellos que pudieran ser agresores.

Por ello, ha insistido: "sin un sí explícito, consentido, elocuente, no hay que interpretar otra cosa ni decisiones a medias; si no hay un sí, claramente se está diciendo que no". 

Más información en vídeos 
Comentarios