El germen del constitucionalismo europeo une a tres parlamentos autonómicos

Los parlamentos autonómicos de Castilla y León, Madrid y Castilla-La Mancha han rubricado este domingo un protocolo de promoción del V Centenario de la Guerra de las Comunidades (1521-2021), considerado como el germen del constitucionalismo en la cultura occidental.

La presidenta de las Cortes de Castilla y León, Silvia Clemente, y su homóloga de la Asamblea de Madrid, Paloma Adrados, han estampado su firma sobre un protocolo de actuación que pone la primera piedra del proyecto 'El tiempo de la libertad. Comuneros V Centenario', que también cuenta con el apoyo de Castilla-La Mancha, aunque el presidente de su Cámara no ha podido acudir.

Tal y como ha explicado en su presentación la anfitriona de este evento, la también presidenta de la Fundación Villalar, Silvia Clemente, con este trabajo se pretende dar un "impulso" a la historia de los comuneros de Castilla, que lideraron un "acontecimiento de enorme envergadura histórica", pero que se "ha perdido del imaginario colectivo".

Es por ello que este proyecto presentado en el día de hoy y que tendrá un recorrido de tres años busca "poner a la altura que se merece" este episodio de la historia de España, por lo que esta iniciativa no pertenece a tres comunidades autónomas, sino que se trata de un "proyecto para el país".

Una Guerra de las Comunidades que ha sido catalogada por algunos historiadores, como Joseph Pérez, como la primera revolución democrática y constitucional de la historia aunque, sin embargo, durante la dictadura "fue acallada y sus líderes tachados de perdedores".

"Es cierto que perdieron la batalla, pero ganaron la guerra de la historia", ha enfatizado Clemente, quien ha recordado cómo estas comunidades lograron redactar por medio de su Junta de Procuradores el "primer proyecto de Constitución de la historia", que quedó inmortalizado negro sobre blanco en la Ley Perpetua de Ávila de 1520.

Un documento que es la "base" de todas las Constituciones posteriores, "incluida la estadounidense", algo que, sin embargo, no es "reconocido como se merece", en parte debido a la "modestia y sencillez" que caracteriza el modo de ser de los castellanoleoneses, ha opinado la presidenta de las Cortes.

Asimismo, su homóloga de la Asamblea de Madrid, Paloma Adrados, también ha lamentado el "poco conocimiento" que los madrileños tienen de un suceso histórico "tan importante" como esta Guerra de las Comunidades, que se inició en Toledo y terminó en Toledo, pero que se desarrolló principalmente en la actual Castilla y León y en la Comunidad de Madrid.

"El reino no es del Rey, sino de la Comunidad", ese fue el lema que inspiró a los capitanes de esta revuelta comunera Bravo, Padilla y Maldonado, que sufrieron una dura derrota precisamente en la villa de Villalar, que hace 90 años adquirió el sobrenombre de los Comuneros, para rememorar, al igual que hicieron los gobiernos liberales decimonónicos, la figura de estos líderes.

En Castilla y León la derrota comunera se adoptó como el Día de la Comunidad, que se festeja desde 1976.

Comentarios