lunes 18.11.2019

El teniente general Gómez de Salazar destaca el "bien esencial" que supone la defensa

Gómez de Salazar, que ha impartido la conferencia inaugural del curso 2019-2020 de la Academia de Infantería de Toledo, ha subrayado en su intervención que "el Ejército es sociedad y necesita sentirse sociedad"
El teniente general Gómez de Salazar destaca el "bien esencial" que supone la defensa
El teniente general Gómez de Salazar destaca el "bien esencial" que supone la defensa

El teniente general Juan Gómez de Salazar, jefe de la Fuerza Terrestre, ha abogado este viernes en Toledo por convencer a los ciudadanos de que la defensa es un bien "esencial" y por la necesidad de que el Ejército esté integrado en la sociedad.

Gómez de Salazar, que ha impartido la conferencia inaugural del curso 2019-2020 de la Academia de Infantería de Toledo, ha dicho en su intervención que "el Ejército es sociedad y necesita sentirse sociedad" y ha comentado que aunque su integración en la sociedad ha avanzado mucho considera que "aún queda camino por recorrer" en este ámbito, ya que hay determinados sectores sociales que aún desconocen el papel del militar.

Ha indicado que el Ejército juega un doble papel, el de disuasión y el del empleo de la fuerza, y es ahí donde se choca "con determinados sectores de la sociedad", en concreto los pacifistas, a los que respeta pero que ven en ese pensamiento "el paradigma de la solución de los conflictos", pero que a su juicio "es un espejismo" porque se confunde el deseo de que no haya guerras con la ilusión de que no existan.

Por ello, ha abogado por "convencer a los ciudadanos de que la defensa es un bien esencial" y transmitir que "la seguridad tiene un precio" y que el principal protagonista son las Fuerzas Armadas.

En las palabras que ha dirigido a los futuros oficiales y suboficiales que se forman en la Academia de Infantería, el general Gómez de Salazar los ha animado a aprovechar este periodo formativo, porque según ha destacado "la formación y el adiestramiento van a ser la única garantía de éxito cuando estén en situaciones reales" y tengan que ejercer la labor de mando.

"El mando lo abarca todo, la vida personal, la vida profesional, el futuro, la trayectoria, los problemas y el régimen de vida de los soldados", ha apuntado Gómez de Salazar, que ha añadido que "el jefe militar y líder son lo mismo, son sinónimos, el líder se hace en el día a día, se impone por su prestigio, su competencia y su oficio".

Asimismo, ha considerado que "mandar bien es muy difícil y exige mucha preparación", hasta el punto de que "mandar unidades de infantería es bastante más complejo que pilotar un caza de última generación", ha asegurado.

"Mandar es muy difícil pero muy gratificante", ha agregado el jefe de la Fuerza Terrestre, que también ha apelado a la necesidad de mantener la unidad de las unidades que manden en el futuro, para lo cual es preciso "convencer a todos de que su puesto es fundamental y de que si alguno falla se derrumba todo", con el fin de "conseguir que la unidad este cohesionada y funcione como un equipo".

También el coronel director de la Academia de Infantería de Toledo, Francisco Javier Marcos Izquierdo, ha hecho hincapié en el papel de la formación de los militares "en un mundo que cambia rápidamente, en el que cambian los conflictos y la forma de operar de los ejércitos".

La formación es fundamental para que los futuros oficiales y suboficiales puedan enfrentarse a las situaciones que generan "los enemigos de la libertad" en cualquier parte donde haya conflicto, "en cualquier parte del mundo, donde vive la gente, donde no se puede fallar".

En un contexto en el que "un error grave puede dar al traste con una misión", las pequeñas unidades "cobran una gran importancia", ha subrayado el coronel Marcos, que ha opinado que "las misiones empiezan a ganarse o a perderse en los centros de formación, en las academias".

Por este motivo, la preparación física, táctica e intelectual "debe de ser excelente", a juicio del director de la Academia de Infantería, que entiende que "el factor humano seguirá siendo el más importante por mucho que cambien los sistemas", y ha opinado que en un mundo donde el talento y los conocimientos son fundamentales "lo que marca la diferencia es la actitud".

Esta circunstancia "hace a esta Academia una institución idónea para formar a futuros oficiales y suboficiales", ha remarcado Marcos Izquierdo.

En el curso académico 2019-2020 la Academia de Infantería tendrá casi 600 alumnos, entre ellos los 97 alféreces cadetes de la 75 promoción que ya están en el centro, los 117 de la 45 promoción de la escala de suboficiales y los 117 de la 46 promoción, de los que 63 pertenecen a infantería ligera y 54 a infantería mecanizada.

A ellos se unirán los más de 250 alumnos que iniciarán en enero de 2020 el primer curso de la escala de suboficiales. 

Más información en vídeos 
Comentarios