Buena evolución de los incendios gracias a las mejores condiciones meteorológicas

En el terreno político, el presidente de Castilla y León ha defendido este martes a su consejero de Medio Ambiente después de que unas declaraciones este lunes hicieran que oenegés ecologistas y partidos verdes pidieran su dimisión
Varios bomberos en la zona afectada por el incendio forestal originado este lunes en Humanes (Guadalajara) - EFE/ Nacho Izquierdo
photo_camera Varios bomberos en la zona afectada por el incendio forestal originado este lunes en Humanes (Guadalajara) - EFE/ Nacho Izquierdo

La ola de incendios forestales que en los últimos días ha devastado decenas de miles de hectáreas, sobre todo en Galicia y en Castilla y León, continúa este martes con menor peligro e intensidad en Castilla-La Mancha y en Valencia, ya que el viento y las temperaturas facilitan las tareas de extinción de los numerosos focos.

En Castilla-La Mancha, avanzan favorablemente los incendios que hasta ahora más preocupan a la comunidad: un fuego que ha desalojado en Humanes (Guadalajara) a cerca de mil personas de dos municipios; cuatro en Ciudad Real -donde la alerta se ha centrado en Malagón- y un sexto en Santajada (Toledo).

En la Comunidad Valenciana, continúan las labores de extinción del fuego declarado el lunes en el municipio de Calles (Valencia), que ha calcinado cerca de 230 hectáreas y sobre el que hay desplegadas cinco unidades de Bomberos Forestales de la Generalitat, doce brigadas forestales, cinco autobombas, y 197 militares con 17 vehículos y dos drones de la UME; además de los medios aéreos.

En Castilla y León, quedan activos tres fuegos en León: uno en Balboa, otro en Matallana de Torío y otro en la pedanía de Montes de la Valdueza (Ponferrada), este último en nivel 1 de peligro tras haber arrasado casi 1.500 hectáreas desde su inicio hace ya nueve días.

En Burgos, también, el incendio forestal declarado este pasado domingo en Quintanilla del Coco ha bajado a nivel 1 de peligrosidad por la mejora de las condiciones meteorológicas.

En una visita al puesto de mando avanzado de este incendio, el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha defendido a su consejero de Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, después de que unas declaraciones el lunes hicieran que oenegés ecologistas y partidos verdes pidieran su dimisión.

En una entrevista en la cadena Ser, el consejero achacó la ola de incendios forestales a las "modas del ecologismo" y a la "filosofía del conservacionismo" que según él dificultan la limpieza de los montes.

Mañueco, que ha respaldado a su consejero aseverando que este está haciendo "lo que tiene que hacer, que es estar al frente del operativo de extinción", ha apuntado que entre las principales causas de los incendios está "la anomalía climática" -con fuertes vientos y temperaturas extremas- y, sobre todo, la mano del hombre.

Desde Greenpeace han criticado la idea de que "detrás de la gran mayoría de incendios haya una mano negra", pues aunque la intencionalidad de buena parte de ellos es "obvia", recalcan que lo que hay en España es un problema "estructural" de falta de gestión del monte que "se ha producido tras el abandono del medio rural desde la mitad del siglo XX hasta hoy", y no en los últimos inviernos.

Los ecologistas también han reaccionado a las declaraciones de Suárez-Quiñones, que han calificado de "cortina de humo habitual" que consiste en "buscar un chivo expiatorio", culpando al ecologismo de los fuegos sin ofrecer "ninguna evidencia sobre tal afirmación".

"Es el actual consejero el responsable de las políticas, de la legislación en vigor, de las decisiones de contratar al operativo de extinción y de tratar dignamente a los trabajadores y trabajadoras del operativo", han manifestado desde la ong, para añadir que "intentar tapar sus errores y falta de previsión lanzando acusaciones infundadas es una flaca contribución a la solución del problema".

ALIVIO EN GALICIA Y CATALUÑA

Galicia, que junto a Castilla y León ha sido de las comunidades más castigadas por el fuego en lo que va de año, registraba a primera hora de este martes cuatro incendios forestales, dos de los cuales ya están estabilizados y otros dos controlados, con 28.350 hectáreas en llamas repartidas por las provincias de Lugo y Orense.

En Folgoso do Courel, municipio lucense afectado por el incendio -ya estabilizado- que abrasó más de 11.100 hectáreas entre este pueblo y A Pobra do Brollón, la nueva prioridad es "atender a la gente", como ha destacado la alcaldesa de esta localidad.

En Cataluña también respiran después de 13 días bajo riesgo extremo, y Protección Civil de la Generalitat ha desactivado la alerta del plan de emergencias por incendios Infocat ante la mejora de las condiciones meteorológicas.

Mientras que los medios aéreos estatales, que desde el lunes por la tarde trabajan en apagar el fuego forestal de Cascastillo (Navarra), se han retirado en vista de la favorable evolución del fuego, que se considera "estabilizado" y cerca de ser perimetrado y donde el Servicio de Bomberos de Navarra se centrará ahora en el remate y el refresco para evitar posibles reavivamientos.

También han fructificado las labores de extinción de otro incendio declarado en Almonte (Huelva) al estar "prácticamente perimetrado en su totalidad" el fuego que amenazaba al Espacio Natural de Doñana por su proximidad.

Solo "quedarían por estabilizar unos pocos metros en la cola del incendio pero el resto está bastante perimetrado, sobre todo en la zona más sensible", ha señalado el director general de Medio Ambiente de la Junta y director técnico del Plan Infoca, Giuseppe Aloisio.

Sin embargo, Andalucía se enfrenta a un nuevo incendio detectado en la localidad malagueña de Mijas, donde efectivos aéreos y terrestres del servicio andaluz Infoca trabajan en el tercer fuego forestal que sufre el municipio desde el pasado día 15.

Comentarios