Martes 16.10.2018

Los Mossos admiten un "error" en un informe porque sí sabían los antecedentes del imán

Por otra parte, la Fiscalía de la Audiencia Nacional dice que no se ha podido identificar a ningún cerebro de los atentados del 17A

Los Mossos admiten un "error" en un informe porque sí sabían los antecedentes del imán
Los Mossos admiten un "error" en un informe porque sí sabían los antecedentes del imán

Los Mossos d'Esquadra admiten ahora que cometieron un "error", de transcripción o de consulta informática, en el informe enviado a la Audiencia Nacional cuatro días después del 17A asegurando que no les constaba ningún antecedente del imán Abdelbaki Es Satty, porque los conocían desde el primer momento.

Según han informado a Efe fuentes de la policía catalana, en ese primer informe, enviado cuatro días después de los atentados del 17A al juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, se hacía notar por "error" que a la policía catalana no le constaban los antecedentes de Es Satty, que había estado en prisión en Castellón por tráfico de drogas del 2010 al 2014.

Según admiten ahora los Mossos, en este informe se trasladó al juez esta información equivocada debido a un "error", ya sea en la transcripción o en la consulta informática efectuada por los autores del análisis policial.

Los Mossos, según estas fuentes, tenían constancia desde el primer momento de que Es Satty tenía un antecedente por tráfico de drogas en 2010.

De hecho, tras la explosión de la casa de Alcanar (Tarragona) en la que la célula preparaba los explosivos -y en la que falleció Es Satty-, los Mossos localizaron documentación con datos del imán, por lo que los investigadores comprobaron su identidad y tuvieron conocimiento desde el primer momento de que le constaba un único antecedente por salud pública, en 2010.

Tras este "error", los Mossos enviaron otros cinco informes al juez en los que sí se recogían los antecedentes del imán de Ripoll (Girona).

Según los Mossos, pese a que desde el primer momento sabían que el imán tenía antecedentes por salud pública, no había ningún elemento que vinculara a Es Satty con el terrorismo.

Al trascender en los últimos días el contenido de ese primer informe de los Mossos asegurando que no sabían los antecedentes de Es Satty, el conseller de Interior, Miquel Buch, aseguró ayer en una entrevista radiofónica que no veía "normal" que no constaran los antecedentes del imán de Ripoll (Girona) y advirtió de que no se puede "ocultar" información a los Mossos d'Esquadra.

"En las bases de datos figuran los antecedentes penales de todos. Lo normal sería que hubiese los datos, que parece ser que no existían. No deja de ser sorprendente", indicó ayer Buch.

El conseller insistió en que a los Mossos no se les puede "esconder u ocultar ninguna información", ya que la seguridad en Cataluña "es competencia de la Generalitat".

Por este motivo, denunció que los Mossos aún no tengan acceso a las bases de datos de las policías europeas y que no se estén cumpliendo los acuerdos de cooperación fijados en la última Junta de Seguridad, entre ellos incorporar a la policía catalana en el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (Citco). 

CEREBRO DE LOS ATENTADOS DEL 17A

Por otra parte, el teniente fiscal de la Audiencia Nacional (AN) y responsable de terrorismo yihadista del tribunal, Miguel Ángel Carballo, ha explicado que la investigación no ha podido acreditar la existencia de un ideólogo de los atentados del año pasado en Barcelona y Cambrils (Tarragona).

En una entrevista en TV3, Carballo ha asegurado que no se puede decir que exista un autor intelectual de los atentados: "No podemos decir que exista, pero es posible que si no lo hemos encontrado es porque no exista, porque necesariamente no tiene que haber".

También ha explicado que la investigación ha constatado que los terroristas tomaron muchas medidas de seguridad para hablar entre ellos, como el uso de documentación de otras personas y la precaución de actuar lejos de la población donde vivían sus familias.

Una preparación que dista de la obtenida en manipulación de materiales explosivos: "Técnicamente no estaban preparados porque el TATP es un explosivo muy delicado y peligroso, y a la vista queda que seguir un curso por Internet, digamos, no es suficiente".

La fiscalía descarta que hubiera descoordinación policial antes de los atentados y cree que difícilmente se puede hacer seguimiento de todos los investigados una vez descartados, como en el caso de Abdelbaki es-Satty: "Los recursos son limitados y se han dedicado a investigar a las personas que consideran que tienen una implicación".

Más información en vídeos 
Comentarios