martes 20/4/21

Fiscal pide 8 años de cárcel para acusado de asesinar de quince hachazos a su mujer

La Audiencia de Granada juzgará desde el próximo 24 de abril y con la fórmula del jurado popular al hombre acusado de matar de quince hachazos a su mujer en Armilla (Granada), una causa en la que la Fiscalía solicita ocho años de cárcel para el procesado y su defensa el internamiento en un centro psiquiátrico.

Los hechos se remontan a la madrugada del 17 de agosto de 2015 cuando el acusado, Juan de Dios H.R., un hombre que tenía entonces 72 años, acabó con la vida de su mujer, de 68 años, en el domicilio conyugal ubicado en la calle Alberto Sols del municipio de Armilla, limítrofe con Granada capital.

El asesinato se produjo tras una discusión entre el matrimonio y después de que la víctima se acostara en el dormitorio, tras lo que el acusado accedió a un hacha con la que le asestó quince golpes a su mujer, que estaba dormida.

Según los escritos provisionales de las partes, a los que ha tenido acceso Efe, los hechos representan un delito de asesinato al quedar probado que el acusado acabó con la vida de la que era su esposa sin que ella pudiera defenderse.

El crimen ocurrió sobre las 5:00 horas cuando el procesado se dirigió a la cochera de su casa para coger un hacha de cuarenta centímetros de largo y cuatro de ancho con una zona de corte de afilada precisión que usó contra la víctima.

A continuación, el hombre se lavó las manos y el torso, enjuagó el hacha y la dejó en las escaleras, escribió una nota que dejó encima de su vehículo y, sobre las 6:45 de la mañana, llamó a la Guardia Civil para confesar a sus agentes que había golpeado con el arma a su mujer, a la que hallaron ya sin vida.

La Fiscalía ha calificado el crimen de asesinato "con alevosía y ensañamiento" y ha pedido que se imponga una pena de ocho años de cárcel y el internamiento psiquiátrico del septuagenario durante un período máximo de 25 años.

Lo ha hecho al contemplar, junto a la agravante de parentesco, que el anciano padece "un trastorno delirante de contenido paranoide que altera gravemente" sus facultades intelectuales y volitivas.

La defensa del acusado ha considerado que este trastorno delirante "anula por completo" sus facultades, por lo que sería inimputable, y ha pedido la libre absolución del procesado y su internamiento en régimen cerrado en un centro psiquiátrico adecuado a la enfermedad por un tiempo máximo de 15 años.

Ha considerado también que los hechos representan un delito de asesinato, con el agravante de parentesco y la atenuante de confesión.

Por su parte, la acusación popular que ejerce la Junta se ha sumado a la tipificación de los hechos del Ministerio Público y ha solicitado también ocho años de cárcel por una eximente incompleta del septuagenario.

La acusación particular que representa a la familia de la mujer ha calificado los hechos de asesinato agravado por el parentesco y razones de género y con una eximente también incompleta y ha pedido 15 años de cárcel y un máximo de 25 de internamiento.

Comentarios