La soledad en el hogar crecerá aún más si no nacen más niños, dice un estudio

El estudio pronostica un futuro de los hogares españoles con "más soledad, más hogares unipersonales, más hogares de inmigrantes y menos estructuración familiar"
La soledad en el hogar crecerá aún más si no nacen más niños, dice un estudio. En al imagen de archivo una familia numerosa
photo_camera La soledad en el hogar crecerá aún más si no nacen más niños, dice un estudio. En al imagen de archivo una familia numerosa

O la sociedad tiene de nuevo más niños y se recupera al menos una parte de la estabilidad perdida en las parejas, o cada vez más personas vivirán sin nadie con quien compartir la vida en su hogar, según concluye un estudio de la Fundación Universitaria San Pablo CEU, que abunda en esta tendencia creciente en España a la vida en soledad.

El estudio, presentado esta semana por el director del Observatorio Demográfico CEU y expresidente de la Comunidad de Madrid, Joaquín Leguina, pronostica un futuro de los hogares españoles con "más soledad, más hogares unipersonales, más hogares de inmigrantes y menos estructuración familiar".

"Si no aumenta la fecundidad y no disminuye la tendencia a la baja nupcialidad y a altas tasas de ruptura de pareja, la tendencia a la baja del número de hogares y de personas por hogar será imparable, lo mismo que el aumento de la soledad", avisa.

La tendencia es clara y se puede constatar con cifras: de las 3,9 personas por hogar en el Censo de 1970 se ha pasado a 3,1 en 1991, a 2,9 en 2002 y a 2,5 en la actualidad, un dato que incluso baja a 2,4 en los hogares compuestos solo por españoles.

Añade el informe que el Instituto Nacional de Estadística (INE) prevé, en el escenario central de sus últimas proyecciones demográficas, que en 2035 serán 2,4 personas por hogar en el conjunto del país, con lo que los hogares solo formados por españoles, estima el CEU, tendrían apenas 2,2 ó 2,3 personas de media.

Por comunidades autónomas, donde siempre se producen grandes diferencias, el mínimo tanto en 2020 como en 2035 se daría en Asturias, la región con menor fecundidad desde hace años, tanto en España como en Europa, apunta, que pasaría de 2,21 a 2,05 personas de media por hogar.

Por provincias, Zamora, donde la fecundidad es asimismo "bajísima" y fallecen más de tres personas por cada una que nace, registraría en 2035 el menor número medio de personas por hogar: 2,04 (por 2,23 en la actualidad).

Abordado el asunto desde el punto de vista del número de hogares unipersonales, la proyección del INE para 2035 prevé para el conjunto del país que si en 2020 había un 26,07 % de viviendas ocupadas por una sola persona, dentro de trece años serán el 28,8 %, casi tres puntos porcentuales más.

Las comunidades donde este problema es y será más intenso son Asturias y Castilla y León, que llegarán a superar una proporción de uno de cada tres hogares unipersonales (36,0 y 34,6 %, respectivamente), aunque el mayor incremento se producirá -siempre según la proyección del INE- en Extremadura, con un crecimiento de 5,4 puntos porcentuales.

El siguiente cuadro muestra, por comunidades y ciudades autónomas, el porcentaje de hogares unipersonales en 2020 y la proyección del INE para 2035, también en porcentaje, así como la diferencia entre ambas cifras, en puntos porcentuales:

2020

2035

DIFERENCIA

Andalucía

24,24

27,73

3,49

Aragón

27,84

31,02

3,18

Asturias

31,04

36,00

4,95

Baleares

24,24

24,84

0,60

Canarias

24,53

25,36

0,84

Cantabria

28,67

33,02

4,34

Castilla y León

30,17

34,63

4,46

Castilla-La Mancha

24,83

28,50

3,68

Cataluña

26,05

28,31

2,26

Comunidad Valenciana

26,72

29,57

2,85

Extremadura

27,32

32,62

5,31

Galicia

26,50

30,39

3,89

Madrid

25,72

27,35

1,62

Murcia

21,63

23,96

2,33

Navarra

27,13

28,61

1,49

País Vasco

28,16

31,90

3,73

Rioja, La

28,90

31,14

2,24

Ceuta

20,88

26,34

5,46

Melilla

18,87

20,08

1,21

ESPAÑA

26,07

28,86

2,78

En este contexto, el informe apunta que "hay una variable de evolución particularmente incierta, que es la inmigración extranjera" y señala que el INE prevé la llegada de unos tres millones de inmigrantes netos en los próximos 15 años, lo que conllevaría un crecimiento del número de hogares, aunque pese a ello, con menos personas de media en cada uno de ellos a nivel nacional y un continuo aumento del porcentaje de viviendas habitadas por una sola persona.

Existe, asimismo, una tendencia al alza en los hogares monoparentales -"para los que se están dando ayudas solo por serlo, aunque sean el resultado de un divorcio de millonarios", comenta-, y en cuanto a los hogares formados por parejas del mismo sexo pone de relieve que la tendencia, partiendo de porcentajes muy bajos, es también creciente.

En todo caso, la situación no es, desde luego, nueva, y el informe "La soledad en España", de Juan Díez Nicolás y María Morenos Páez, ya indicaba en 2015 que "la soledad se ha convertido en uno de los problemas más relevantes en la actualidad".

Aquel análisis indicaba que, "en los últimos tiempos, los cambios socioculturales y económicos han dado lugar a que la soledad haya experimentado un notable incremento" y que eran "muchos los mecanismos que influyen en su aparición".

La pandemia no ha ayudado a corregir esta situación y en 2020, primer año conviviendo con la Covid-19, 4.849.900 personas vivieron esos duros momentos en soledad, un 2 % más de las que había el año anterior, según la estadística del INE.

De ellas, un 43,6 % tenían 65 o más años y, a partir de esa franja de edad, el 70,9 % (1.511.000) eran mujeres. Además, el 44,1 % de las mujeres mayores de 85 años vivían solas frente al 24,2 % de los hombres.

Comentarios