sábado 23/10/21

García Torijano propone más recursos de proximidad y actualizar el modelo de residencias

La consejera de Bienestar Social de Castilla-La Mancha ve "justo reconocer el buen trabajo" en las residencias ante la pandemia de COVID-19
La consejera de Bienestar Social de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Bárbara García Torijano, aborda en una entrevista con la Agencia Efe dos meses después de la llegada a este departamento los proyectos principales que propone desarrollar - EFE/Ismael Herrero
La consejera de Bienestar Social de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Bárbara García Torijano, aborda en una entrevista con la Agencia Efe dos meses después de la llegada a este departamento los proyectos principales que propone desarrollar - EFE/Ismael Herrero

La consejera de Bienestar Social, Bárbara García Torijano, se marca como principales líneas de trabajo al frente de este departamento crear y reforzar recursos de proximidad, sobre todo en las zonas rurales, y actualizar el modelo de residencias para "adaptar los espacios a las personas".

García Torijano desgrana en una entrevista concedida a la Agencia Efe sus principales metas y también repasa los dos meses que lleva al frente de la Consejería de Bienestar Social, sesenta días que "han sido muy intensos, muy completos, de recibir mucha información y mucho aprendizaje", pues considera que es como subirse a un tren en marcha "que no se puede permitir el lujo de parar".

"Nos estamos centrando en un modelo de bienestar social avanzado, que se dedica al cuidado de las personas y a través de la economía de los cuidados, que se basa sobre todo en impulsar y reforzar el sistema nacional de dependencia, acercar los recursos de proximidad a los entornos y mejorar el cuidado de larga duración en las personas con discapacidad, mayores y dependientes", resume García Torijano.

ACERCAR LOS SERVICIOS A LOS CIUDADANOS

En cuanto a los recursos de proximidad, la consejera de Bienestar Social defiende la importancia de refozarlos, sobre todo en los entornos más rurales que suele ser donde se produce más soledad entre las personas mayores y, en este sentido, destaca la puesta en marcha del programa de Telecuidado Avanzado, en el que se va a invertir 12,5 millones de euros, que va a ser "un acompañamiento al mayor en todo momento".

Así, cada persona mayor que reciba este servicio tendrá un cuidador de referencia y también habrá "unas cámaras digitales", pues defiende que "hay que digitalizar el sistema de bienestar social, y afirma que "va a ser un proyecto que va a estar muy bien acogido".

Para la puesta en marcha de estos recursos de proximidad y también para actualizar los centros residenciales, así como para reforzar el sistema nacional de dependencia, "aminorando y reduciendo listas", García Torijano contará con los fondos europeos Next Generation, de los que subraya su importancia.

En cuanto a la modernización de las residencias de mayores, la consejera de Bienestar Social aboga por "un modelo menos institucional y más en horizontal", "en unidades de convivencia más diferenciadas, donde puedan hacer vida y se sientan como en casa".

"Es un modelo más actual, más moderno y más apto para los residentes", resume García Torijano, que defiende que "no son las personas las que se tienen que adaptar a los espacios, sino que los espacios se tienen que adaptar a los mayores en este caso".

LA DEUDA DEL GOBIERNO CENTRAL EN DEPENDENCIA SIGUE SIENDO DE "UN GRAN NÚMERO DE MILLONES"

La consejera de Bienestar Social también aborda la situación actual del sistema de dependencia y señala que la deuda del Gobierno central en esta materia "aún asciende a un gran número de millones", aunque recuerda que recientemente se ha puesto en marcha un plan de choque que ha destinado 16 millones para Castilla-La Mancha, que van a servir para "reducir la lista de espera y mejorar los servicios de atención a la dependencia".

En cuanto a la situación de las listas de espera para valorar el grado de dependencia, García Torijano indica que "en unas provincias va muy bien y tiene una lista de espera muy cortita y en otras hay un poco más de retraso", si bien afirma que la Consejería de Bienestar Social trabaja con las delegaciones para "intentar agilizar esos procesos".

Otro de los asuntos que se gestionan desde esta Consejería es la infancia y, ante el anuncio de que Castilla-La Mancha acogería a catorce menores no acompañados llegados a Ceuta, García Torijano indica que aún se está a la espera de que el Gobierno central indique cuándo llegarán.

En este asunto, valora que las comunidades autónomas en su conjunto han dado una respuesta de "unión y solidaridad" con Ceuta y con esos menores, pues "hay una declaración universal de los derechos humanos a la que todos tenemos que ser fieles y responder a la demanda social".

García Torijano afirma que "los primeros días" estuvo hablando con su predecesora en el cargo, Aurelia Sánchez, que fue elegida senadora por designación autonómica, y desvela que le dio "el mejor consejo que te pueden dar, decir que tengas mucho ánimo, mucha fuerza y muchas ganas de hacer el bien por los demás".

"En esta Consejería, de Bienestar Social, es clave. Es un objetivo fundamental que tienes que tener en todo momento, porque estás aquí para ayudar", reflexiona García Torijano, quien se muestra dispuesta a cumplir todos los proyectos que están ya propuestos, pues afirma que llega a un proyecto que "estaba encaminado, muy bien dirigido" y por ello, su objetivo es "cumplir con todos los proyectos que estaban enfocados" y con el programa del Gobierno regional. 

"JUSTO RECONOCER EL BUEN TRABAJO"

Por otra parte, la consejera de Bienestar de Castilla-La Mancha considera que "más que hablar de fallos" en las residencias de mayores durante la pandemia de la covid-19, sobre todo en la primera ola, cree que es "justo reconocer el buen trabajo" que se ha hecho por parte de los trabajadores y los equipos directivos.

Durante la entrevista García Torijano aborda las situaciones que se han vivido en las residencias de mayores de Castilla-La Mancha durante la pandemia, donde han fallecido oficialmente 2.045 personas de covid-19.

"En líneas generales no podemos hablar de fallos, sino de la situación real que mostró la covid, porque la pandemia ha atacado principalmente a los más vulnerables y los más vulnerables son los mayores y muchos de ellos están en residencias", afirma García Torijano, que considera que es "justo reconocer el buen trabajo que se ha hecho cuando llegó la pandemia y el esfuerzo por parte de todos los profesionales de intentar contener un virus que hasta en nuestras propias casas nos ha siso dificíl contener para que no entrase".

Con todo, admite que "de todo hay que aprender" y señala que a raíz de la pandemia "se han cambiado muchos modelos", si bien incide en que "los profesionales durante esta pandemia, en este año tan duro han dejado a un lado su vida personal, incluso su salud para dedicarse a proteger a los mayores, a las familias y eso hay que ponerlo en valor".

Así, apuesta por "mirar para adelante, no seguir mirando hacia atrás" y afirma que ya se ha reunido con algunos sindicatos que solicitaron abordar las situaciones que se han vivido en las residencias y que la próxima semana mantendrá más reuniones.

LA PANDEMIA TAMBIÉN GENERA POBREZA

La consejera de Bienestar Social también advierte de que la crisis sanitaria ha causado una crisis financiera que ha motivado que familias que hasta el momento no necesitaban ayudas públicas hayan tenido que solicitarlas.

En este sentido, destaca que desde que comenzó la pandemia, la Consejería de Bienestar Social ha destinado 70 millones de euros a combatir las necesidades sociales derivadas de la covid-19, entre los que se encuentran los 15 millones de euros que se habilitaron en una ayuda extraordinaria, que sobre todo han sido gestionados por los servicios sociales municipales, porque las han solicitado "familias que en muchos casos no estaban acostumbradas a acudir" a estos servicios.

"La crisis les ha encaminado a una situación económica complicada en sus casas, una situación de vulnerabilidad en la que no se habían encontrado antes", lamenta la consejera.

En esta línea, informa de que en Castilla-La Mancha 9.500 personas reciben el Ingreso Mínimo Vital y otras 1.200, el Ingreso Mínimo de Solidaridad, una prestación que "se sigue dando a todos los que la tenían hasta el momento", si bien señala que los nuevos solicitantes se derivan el Ingreso Mínimo Vital, "una prestación más continuada en el tiempo, que tiene más garantías y que no depende de la comunidad autónoma donde vivas, sino que es una prestación del Estado que es la que se debe recibir".

Comentarios