viernes 7/8/20

¿Toman impulso las carreras universitarias "online" por la crisis del coronavirus?

Las clases y los exámenes "online" han tomado impulso con la crisis y podrían haber llegado para quedarse
¿Toman impulso las carreras universitarias "online" por la crisis del coronavirus?
¿Toman impulso las carreras universitarias "online" por la crisis del coronavirus?

La crisis del coronavirus ha sido un reto para las universidades, donde clases y exámenes se han tenido que hacer "online", una forma de estudiar una carrera o un máster que el próximo curso se seguirá en Harvard y que en España podría tomar impulso para quedarse o para combinarse con la presencialidad.

"Hemos recibido y seguimos recibiendo un número mayor de consultas sobre nuestros programas, aproximadamente un 20 % más que el año pasado en la formación de grado, máster universitario y cursos profesionalizadores", comenta a Efe la directora del área de Marketing de la Universidad Abierta de Cataluña (UOC), Silvia Soler.

No obstante, recalca que habrá que confirmar si dicho interés por los centros educativos "online" como la UOC -de gestión privada- se traduce en mayor número de matriculaciones.

Recuerda que con la llegada del confinamiento a finales de marzo empezó a aumentar el interés por esta forma de aprender y que, por temáticas, sobresalían las relacionadas con Sanidad, Enfermería, Nutrición y Educación.

"Habrá un antes y un después" en el uso de las nuevas tecnologías tras el confinamiento, según Soler, que cree que una parte de la población, escéptica a los entornos virtuales, ha perdido ahora el "miedo".

Considera que, probablemente, estudiantes jóvenes estén valorando la opción de matricularse en una universidad 'online' el próximo curso y también personas con más edad podrían decidirse por una universidad así para continuar formándose.

En la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), pública y la mayor de España en número de alumnos no presenciales, informan de que año tras año están constatando que algunos másteres, justo los que tienen límite de plazas por depender de las prácticas obligatorias, tienen una gran lista de espera y solicitudes imposibles de atender.

Durante la pandemia el número estudiantes que sustituyó clases presenciales por clases en línea en la UNED aumentó el 350 %, pero hasta que no se cierren las matrículas, no las preinscripciones, no tendrán datos concretos de un posible aumento o no para el próximo curso.

UNIVERSIDADES PRESENCIALES

"Mantendremos la máxima presencialidad siempre que las circunstancias sanitarias lo permitan", afirman desde la Universidad Complutense de Madrid (UCM), pública y la mayor de España en número de estudiantes presenciales.

Aunque están trabajando en "un modelo híbrido", donde se combinará la presencialidad con la docencia "online", señalan a Efe fuentes de la UCM.

Sobre los cambios que van a tener que hacerse en los más de 90 grados que ofrece la Complutense, aseguran que se tiene planeado que se dediquen más días y horas a las prácticas en los laboratorios con el fin de que los alumnos estén más espaciados.

Recuerdan que "todo depende del grado de experimentalidad de la titulación, no es lo mismo estudiar Filología que Odontología, por ello se estructurarán de acuerdo al aforo de los laboratorios y jugando con el reparto de prácticas en distintas horas y días garantizando las máximas medidas de seguridad e higiene".

"Lo que está claro es que, tras la pandemia, la docencia cambiará. La crisis del coronavirus ha supuesto un cambio en la relación profesor-alumno y ha conllevado un gran aprendizaje", destaca, por su lado, Pablo Sánchez-Ostiz, vicerrector de Ordenación Académica de la Universidad de Navarra, donde se ha querido aprovechar esas lecciones para impulsar una renovación de las metodologías docentes, siempre teniendo en el centro al estudiante.

Para el próximo curso no están preparando carreras "online", sino que quieren apostar por "la formación presencial y personalizada".

"Hemos diseñado un plan estratégico para renovar toda la docencia, creando nuevos espacios de trabajo, actualizando el equipamiento tecnológico para garantizar esa presencialidad, pero también todas las medidas de prevención sanitaria", dice Sánchez-Ostiz.

"Lo que importa en un momento como el actual es que haya una universidad preocupada por sus alumnos", continúa este vicerrector, que cree que la tecnología es un medio, pero no es la solución.

"La solución está en una docencia personalizada, atenta a la situación particular del estudiante", asevera para añadir: "es el momento de la docencia personalizada para impartir una docencia de calidad, con metodologías activas y una tecnología preparada y eso no significa ser una universidad 'online'".

¿QUÉ OPINAN LOS UNIVERSITARIOS?

La Coordinadora de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas (Creup) ha solicitado ante los diferentes organismos con competencias en educación superior y, sobre todo, a las universidades, que se garantice la máxima presencialidad posible, siempre respetando las medidas sanitarias establecidas.

"La incertidumbre de lo que va a suceder el curso que viene ha llevado a las universidades a organizar su docencia desde un contexto de semipresencialidad marcado por la situación social en la que vivimos", pero "debe ir acompañada de garantías al estudiantado de una docencia de calidad". 

La Creup opina que queda mucho por avanzar en el ámbito tecnológico en las universidades y la pandemia ha llevado a tener que acelerar procesos para las que la mayoría "aún no estaban preparadas".

"La situación sanitaria ha generado un desarrollo de las TIC en educación superior, pero deben ser entendidas como una herramienta de soporte no de un cambio de modelo a una universidad 'online' del conjunto del sistema", argumentan.

Más información en vídeos 
Comentarios