domingo 21.07.2019

Ecologistas piden prohibir la munición de plomo en todas las modalidades de caza

Ecologistas piden prohibir la munición de plomo en todas las modalidades de caza
Ecologistas piden prohibir la munición de plomo en todas las modalidades de caza

La organización Ecologistas en Acción va a solicitar a la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, como administración con competencias en materia de caza, que prohíba el uso de munición con plomo en todas las modalidades de caza que se practican en la región.

En un comunicado de prensa difundido hoy por esta organización, ha señalado que además de la prohibición del uso de cartuchos de plomo para la práctica cinegética, también van a pedir al Gobierno regional que ponga en marcha estudios para poder reducir los efectos de las toneladas que de esta munición se vierten en el medio natural.

Esta petición, han argumentado los ecologistas, se basa en las "alarmantes consecuencias" que tiene la utilización de la munición de plomo para las aves y la salud pública.

Coincidiendo con la conmemoración mañana del Día Mundial de los Humedales, los conservacionistas han recordado que la utilización de perdigones de plomo es la responsable del envenenamiento cada año de casi un millón de aves invernantes en Europa, mientras que en España en 2008 se calculó que entre 80.000 y 100.000 aves se intoxicaban cada año, de las que unas 60.000 aves acababan muriendo.

Las aves acuáticas son las especies más afectadas, especialmente el ánade rabudo, el porrón europeo, la malvasía cabeciblanca y el ánade real.

Los ecologistas han recordado que las aves acuáticas ingieren los perdigones involuntariamente, bien al confundirlas con semillas o al seleccionar las piedrecillas necesarias para la molienda de alimentos en la molleja.

Sin embargo, han advertido de que las aves acuáticas no son las únicas especies afectadas, ya que otras aves, especialmente las rapaces más carroñeras, están muriendo por esta intoxicación, como ocurre con el águila real, el águila imperial, el buitre leonado, el aguilucho lagunero e incluso el quebrantahuesos.

Estas especies ingieren el plomo al alimentarse de especies cinegéticas muertas o malheridas por disparos y que llevan perdigones o fragmentos de balas de plomo en su cuerpo.

También la contaminación de la carne de caza con plomo, proveniente de perdigones o balas, es otro elemento de gran preocupación para los ecologistas.

En este sentido, ha recordado que el Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) del Ministerio de Sanidad recomendó en 2012 a embarazadas y menores de seis años que no coman carne de caza y a los adultos que limiten la ingesta a una ración a la semana debido a la existencia de plomo.

Más información en vídeos 
Comentarios