viernes 3/12/21

Vías seguras y mayor acceso al asilo, demandas de las ONG para los refugiados

El número de refugiados y desplazados en el mundo siguió creciendo en 2020 pese a la pandemia y alcanzó los 82,4 millones de personas
Un total de 555 refugiados llegaron a Castilla-La Mancha en 2017, el 32% procedentes de Siria
Vías seguras y mayor acceso al asilo, demandas de las ONG para los refugiados

Habilitar vías legales y seguras para los refugiados, políticas centradas en derechos humanos, reforzar el acceso al procedimiento de asilo y una mayor especialización para detectar las necesidades de los menores que migran solos, son algunas de las demandas de las ONG en el Día Mundial del Refugiado.

El número de refugiados y desplazados en el mundo siguió creciendo en 2020 pese a la pandemia y alcanzó los 82,4 millones de personas. Cuatro de cada diez desplazados son menores y casi un millón de niños han nacido siendo refugiados en los últimos tres años, según el informe anual de la agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

El Día Mundial del Refugiado coincide este año con el 70 aniversario de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados y las organizaciones que atienden a estas personas reivindican la necesidad de defender sus derechos y darles una mayor protección.

Los países europeos están cerrando cada vez más el acceso a sus territorios, incluso a través de "rechazos ilegales y de manera violenta" hacia las personas que buscan protección y una vida mejor, denuncia Cáritas Europa, que insta a los líderes de la Unión Europea a "repensar su indiferencia" sobre las migraciones y a que "apliquen un enfoque más centrado en el ser humano".

De los 1,4 millones de desplazados identificados por Acnur como particularmente vulnerables y necesitados de reasentamiento, en 2020 solo se reasentaron a 22.800, lo que lleva a Cáritas a reclamar la solidaridad de los países desarrollados, que acogen al 15 % de los refugiados de todo el mundo y tratan de "externalizar sus responsabilidades" a través de terceros países.

Para Accem, que trabaja con los inmigrantes que llegan de forma irregular a España y gestiona el macrocampamento levantado en el cuartel de Las Raíces, en Tenerife, las vías legales y seguras deben convertirse en una realidad que depende de "decisiones concretas y un "compromiso" y "no ser una abstracción".

Hacer efectivas esas vías supone multiplicar el número y procedencias de las personas acogidas a través del reasentamiento, habilitar que se pueda pedir asilo en las sedes diplomáticas, aplicar la directiva europea de protección temporal en casos de emergencia humanitaria y flexibilizar los requisitos para la reagrupación familiar, subraya la organización.

Reclama también que se refuerce el acceso al procedimiento de asilo: es "imprescindible" asegurar que quienes llegan "a las mismas puertas de Europa" puedan pedir protección internacional con todas las garantías, además de disponer de los medios necesarios para identificar perfiles vulnerables.

Para detectar esas necesidades de protección de los niños, Save the Children pide a las autoridades españolas que dediquen más recursos para que haya un equipo especializado que acompañe a los menores durante todo el procedimiento de asilo, en el que actualmente se encuentran con numerosos problemas.

Exige además que los niños que llegan a Ceuta, Melilla o Canarias con sus familias puedan acceder al sistema de acogida peninsular "en igualdad de condiciones y con la mayor brevedad posible".

Por su parte, Acción contra el Hambre denuncia que ocho de cada 10 personas refugiadas viven en países pobres, donde la inseguridad alimentaria y la desnutrición se han visto acentuadas por la crisis climática y el impacto de la COVID-19.

Proteger a esas personas de la violencia que genera el hambre y mitigar los efectos de los conflictos a través de la seguridad alimentaria es un factor que contribuye a la paz, subraya la ONG.

Reclamar a las administraciones públicas alternativas basadas en la vivienda para la acogida de refugiados es lo que persigue Provivienda con la campaña "Volver a sentirse en casa" que ha lanzado este domingo para mostrar el impacto positivo que tiene el acceso a una vivienda en estas personas desde la fase de acogida.

Esta asociación, que atiende a solicitantes de asilo y protección internacional en cinco comunidades, exige una estrategia de integración en los ámbitos autonómicos que garantice el acceso temprano a derechos fundamentales como la vivienda.

Comentarios