miércoles 4/8/21

La gestión eficiente y sostenible del agua, principal reto de Castilla-La Mancha para 2030

El Gobierno de Castilla-La Mancha considera que el desafío del agua a nivel nacional debe afrontarse desde el apoyo a un modelo de agricultura familiar en toda España
El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha inaugurado el acto de celebración del Día Mundial del Agua de Castilla-La Mancha, que se ha celebrado de manera virtual debido a la pandemia - EFE/Ismael Herrero
El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha inaugurado el acto de celebración del Día Mundial del Agua de Castilla-La Mancha, que se ha celebrado de manera virtual debido a la pandemia - EFE/Ismael Herrero

La gestión eficiente y sostenible del agua en el horizonte 2030, ante la previsión de una reducción de los recursos disponibles por los efectos del cambio climático, es el principal reto de Castilla-La Mancha, según se ha puesto de manifiesto en el acto de celebración del Día Mundial del Agua, organizado por la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, y que ha tenido lugar de manera virtual debido a la pandemia de coronavirus.

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha sido el encargado de inaugurar el evento, en el que se han dado a conocer los reconocimientos a las tres personas o entidades que han destacado por su contribución a la preservación de un recurso tan importante como el agua, y que son: la vicepresidenta primera del Senado y exministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona: el Centro Territorial de RTVE, en la persona de su directora actual, Cristina Bravo, y el agricultor albacetense Pedro José Ibáñez.

En el acto de conmemoración del Día Mundial del Agua se ha celebrado también una mesa redonda con el título "Valoremos el agua", que ha contado con la participación de representantes de los regantes, las organizaciones agrarias, cooperativas, organizaciones medioambientales y centros tecnológicos, donde se ha puesto de manifiesto que el principal reto de Castilla-La Mancha para 2030 es la gestión del agua y la planificación hidrológica que se encuentra en proceso de revisión.

Han intervenido el presidente de la Federación Regional de Comunidades de Regantes de Castilla-La Mancha, Herminio Molina; el secretario regional de UPA, Julián Morcillo; el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias, Ángel Villafranca; el responsable de política de agua en WWF-Adena España, Alberto Fernández; y la investigadora Amelia Montoro, quienes también han dialogado sobre las oportunidades que ofrece la firma del acuerdo de la Mesa del Agua de la región.

El catedrático de Economía Agraria de la Universidad Politécnica de Madrid Alberto Garrido, por su parte, ha impartido una conferencia en la que ha señalado que en los próximos años habrá una reducción de los recursos de agua disponibles, por lo que habrá que intensificar una serie de estrategias como incrementar la depuración, incidir en el control y gestión de caudales, valorización de todos los recursos y mayor concienciación.

La jornada ha sido clausurada por el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, quien ha comentado que el agua tiene múltiples valores por lo que tiene que primar el equilibrio en la toma de decisiones y ha explicado asimismo algunas de las actuaciones que se están realizando para revertir el deterioro en determinadas cuencas.

Entre otras ha citado la priorización de las obras de abastecimiento en el entorno de los pantanos de Entrepeñas y Buendía, la estrategia de recuperación de caudales del río Tajo, con medidas para mitigar problemas entre Bolarque y Talavera, el nuevo sistema de saneamiento en la comunidad de Madrid, las acciones para mejorar el medio pluvial en Aranjuez con un nuevo régimen de caudales ecológicos o la sostenibilidad en el Alto Guadiana.

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, ha incidido en que el desafío del agua a nivel nacional debe afrontarse desde el apoyo a un modelo de agricultura familiar que apueste por las pequeñas y medianas explotaciones, frente a quienes buscan la “uberización” del campo, “que haya empresas grandes repartiendo de manera distinta la riqueza y perdiendo por el camino muchos emprendedores" que, si no hay agua, se van del medio rural.

Ha añadido que así lo recoge el Pacto por el Agua de Castilla-La Mancha que nació fruto del trabajo realizado en la Mesa Regional del Agua.

Hoy, ha explicado, Castilla-La Mancha está en una buena situación desde el punto de vista de la capacidad de agua embalsada, con un 45,21 por ciento de llenado en los embalses, con 2.621 hectómetros cúbicos, lo que supone un 36 % más que año pasado, pero no hay que " bajar la guardia”.

Martínez Arroyo ha resaltado que el agua es imprescindible para la vida, un derecho humano y un bien público.

Comentarios