martes 30/11/21

Un tiroteo ensombrece la vuelta a la normalidad en los cementerios españoles

El trágico suceso ha tenido lugar sobre las 10:15 horas y, según fuentes policiales, han sido dos clanes de etnia gitana los que se han enfrentado con armas fuego y, a consecuencia de los disparos, dos personas han fallecido y otra ha resultado herida
Un tiroteo ensombrece la vuelta a la normalidad en los cementerios españoles
Un tiroteo ensombrece la vuelta a la normalidad en los cementerios españoles

Un tiroteo ocurrido en el cementerio de Torrent (Valencia), que se ha saldado con dos muertos y un herido, ha ensombrecido un Día de Todos de los Santos en el que se pretendía recuperar la normalidad en los cementerios españoles después de las restricciones del año pasado debido a la pandemia de la Covid-19.

El trágico suceso ha tenido lugar sobre las 10:15 horas y, según fuentes policiales, han sido dos clanes de etnia gitana los que se han enfrentado con armas fuego y, a consecuencia de los disparos, dos personas han fallecido y otra ha resultado herida.

El cementerio de Torrent ha quedado cerrado al público mientras se continúa con la investigación y la localización del autor o autores del tiroteo a través de un amplio despliegue policial en todo el municipio.

Un suceso que ha ensombrecido este Día de Todos de los Santos en el que en el resto de los camposantos españoles sí se ha podido llevar a cabo una jornada de cierta normalidad.

Como es el caso del madrileño cementerio de la Almudena, el más grande de España, que, a pesar de no haber ya restricciones como el año pasado, se ha notado, sin embargo, que la afluencia de gente ha sido inferior a otras ocasiones.

Unos lo achacan a que se está perdiendo la tradición, pero también a los estragos del duro año que ha hecho que la gente haya preferido ir a visitar a sus difuntos de manera escalonada durante el puente y evitar así las aglomeraciones tan habituales en los años anteriores a la pandemia.

"Hace cuatro o cinco años esto estaba llenito, se está perdiendo la tradición", dice Lorenzo, uno de los visitantes que ha acudido esta mañana a poner flores en la tumba de su mujer, mientras que Yolanda, una de las dueñas de la floristería situada en las puertas del cementerio, reconoce que en otras ocasiones, a media mañana, "ya había una afluencia importante de visitantes".

No obstante, la Empresa Municipal de Transportes ha aumentado para este día de Todos los Santos la dotación de autobuses en ocho líneas que prestan servicio hasta los cementerios, efectivos de la Policía Municipal se encargan de vigilar la movilidad y que todo transcurra sin incidentes y sanitarios y voluntarios de SAMUR-Protección Civil también han desplegado a su personal de manera preventiva.

Los cementerios andaluces han recuperado también este 1 de noviembre la imagen perdida en el 2020, con la gente visitando los camposantos sin restricciones, aunque con lluvia en muchos momentos del día y mascarillas en el caso de haber acumulaciones de personas en algunos puntos.

Desde primera hora de la mañana se ha podido ver en los cementerios el paisaje típico de cualquier jornada de Todos los Santos, tanto la llegada masiva de personas como los dispositivos de tráfico en torno a sus accesos para garantizar la seguridad, además de una incesante actividad en los puestos de venta de flores frescas, otro sector que, poco a poco, se está recuperando.

La aglomeración de personas en el cementerio de San Fernando de Sevilla, el mayor de la provincia, contrasta con la tranquilidad que se vive en pueblos pequeños, como Herrera o Aznalcóllar, donde, además, en este último se puede ver una ermita árabe, una zawiya, única en España nada más entrar a su recinto.

Los riojanos han cumplido también este lunes, con la tradición de visitar a sus difuntos.

En el caso de Logroño, este día de Todos los Santos ha sido muy diferente al de 2020, cuando la pandemia de covid-19 obligó a realizar un estricto control de acceso al cementerio , además de que la alta incidencia registrada en el otoño pasado motivó el cierre perimetral de la capital riojana, por lo que muchas personas no pudieron desplazarse a visitar los camposantos de otras localidades.

Este 1 de noviembre, los logroñeses sí han podido depositar ramos de flores, macetas y coronas ante las tumbas, nichos y panteones de sus allegados, y, además, han podido utilizar el agua de las fuentes para adecentar las lápidas, algo que no pudieron hacer el año pasado para evitar contagios.

El cementerio civil de La Barranca, en Lardero, también ha celebrado un acto para recordar a las personas enterradas allí, la mayoría republicanos asesinados durante la Guerra Civil.

El Ayuntamiento de Pamplona ha celebrado este lunes el tradicional responso y homenaje ante el mausoleo del violinista Pablo Sarasate, que se encuentra situado en el cementerio de San José de la capital navarra.

Y la alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, ha presidido en el cementerio de San Amaro la tradicional ofrenda floral por el Día de Todos los Santos, en la que ha rendido homenaje a la lucha por los derechos sindicales de comienzos del siglo XX y a dos destacadas figuras de la medicina coruñesa: José Rodríguez Martínez, más conocido cómo "médico Rodríguez", y al doctor Ramón Amigo.

Comentarios