martes 25.02.2020

Declarados BIC el Corpus de Camuñas, Lagartera, Valverde, Porzuna y Elche de la Sierra

Imagen de archivo del Corpus Christi de Lagartera (Toledo) declarado Bien de Interés Cultura (BIC) / Fotografía: José María Moreno García
Imagen de archivo del Corpus Christi de Lagartera (Toledo) declarado Bien de Interés Cultura (BIC) / Fotografía: José María Moreno García

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha publicado hoy la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) para las celebraciones del Corpus Christi en Camuñas y Lagartera, en la provincia de Toledo; Valverde de los Arroyos (Guadalajara); Porzuna (Ciudad Real) y Elche de la Sierra (Albacete).

El Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM) ha recogido en su edición de este viernes los cinco acuerdos del Consejo de Gobierno con las declaraciones de BIC, en la categoría de bien inmaterial, para estas cinco festividades del Corpus, que es la fiesta barroca más representativa de la comunidad autónoma.

El origen de la celebración del Corpus tiene su origen en una bula promulgada por el papa Urbano IV en 1264, aunque fue durante el siglo XIV cuando acabó por definirse la festividad y su liturgia y desde entonces esta festividad es una de las solemnes de la Iglesia Católica.

En el caso de Camuñas, se ha declarado BIC la Fiesta de los Pecados y Danzantes del Corpus, que es el símbolo "indiscutible" del municipio y sitúa sus orígenes en los siglos XVI y XVII, cuando las danzas sirvieron como parte y argumento de los autos sacramentales.

También tienen gran importancia las danzas en las localidades de Valverde de los Arroyos y Porzuna.

Así, la Fiesta de la Octava del Corpus es la principal celebración de Valverde de los Arroyos y tiene lugar diez días después del jueves del Corpus (en domingo) mientras que en el Corpus de Porzuna,, además de la danza, tienen protagonismo las muestras de arte efímero plasmado en altares y adornos en sus calles.

Por su parte, Lagartera aúna la tradición artesanal de sus bordados con el Corpus, de modo que transforma sus espacios públicos y ornamenta sus calles colocando altares en distintos puntos del recorrido procesional, tanto en espacios privados como públicos.

En el caso de Elche de la Sierra, la ornamentación de la localidad es su nota más destacada, en particular sus afamadas alfombras de serrín que cubren las calles por las que transcurre el cortejo procesional y que tienen su origen en el año 1964.

Más información en vídeos 
Comentarios