sábado 16/1/21

La Cumbre del Clima tendrá un coste estimado de 60 millones y se prevé un retorno de 100

- Ribera quiere que la sociedad sienta la acción climática no solo en Madrid sino en todas las comunidades y las ciudades.

- Castilla-La Mancha respalda al Gobierno en la celebración de la Cumbre “que supondrá una oportunidad para nuestro país”.

La Cumbre del Clima tendrá un coste estimado de 60 millones y se prevé un retorno de 100
La Cumbre del Clima tendrá un coste estimado de 60 millones y se prevé un retorno de 100

La ministra para la Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, calcula que, inicialmente, el coste de celebrar la XXV Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático (COP25) entre el 2 y el 13 de diciembre en Madrid estará "en torno a 60 millones de euros" y tendrá un retorno aproximado de unos 100 millones de euros para Madrid y su entorno.

Durante una comparecencia a los medios de comunicación para informar sobre los detalles de la organización de la Cumbre del Clima --que se desarrolla bajo la Presidencia Chilena en Madrid, tras la renuncia de Chile a su celebración en Santiago por las revueltas sociales en el país-- Ribera ha explicado la financiación, coste, logística y cuestiones de seguridad y organización de un evento multilateral de la ONU que España ha asumido justo un mes antes de su inauguración "con honor y responsabilidad".

Así, ha señalado que la primera aproximación para calcular el coste de celebrar la COP se evaluó la horquilla de los 37 millones de euros de la Cumbre más barata a los 178 millones, de la que se celebró en París en 2015.

De los 60 millones estimados, ha precisado que una parte se financiará a cargo de los Presupuestos Generales del Estado, otra parte provendrá de las inversiones y desembolsos realizados ya por Chile y que sean trasladables a Madrid, así como de contribuciones internacionales, de organizaciones, actores y empresas y confía en que, además, al celebrarse en Madrid surjan "nuevos patrocinios" porque ha observado una "generosidad" de actores muy diferentes.

Por otro lado, ha señalado que de acuerdo con estimaciones de Turespaña, la cita internacional, a la que se espera que acudan entre 20.000 y 25.000 asistentes --entre ellos unos 1.500 jóvenes-- podría tener un retorno de unos 100 millones de euros para Madrid y su entorno. En todo caso, Ribera ha dicho que son cifras que aún "hay que afinar" porque Chile ya había incurrido en un alto compromiso de gasto.

Para la celebración de la cita, Ribera ha dicho que una vez Chile renunció a acoger la COP25 en Santiago, España se planteó que era "fundamental" que la celebración de la Cumbre se celebre "con normalidad" y lograr que la COP fuera "una realidad".

SE HABLÓ ANTES CON TODOS LOS GRUPOS POLÍTICOS

Así, ha relatado que cuando conoció esta circunstancia y España se ofreció, "a toda velocidad" desde el 31 de octubre se puso en contacto con IFEMA, con "todos los grupos políticos", con la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid para buscar su apoyo y comenzar a organizar toda la logística.

Además, ha explicado que España es solo anfitrión porque la Presidencia de la COP le correspondía a América Latina y que Chile asumió el reto tras la renuncia de Brasil.

"Para España lo normal era no competir o discutir por una Presidencia que le tocaba a América Latina. No se trata de una competición por protagonismo", ha dicho la ministra en funciones, que cree necesaria la COP en un "año convulso en la escena internacional y en concreto de la escena climática internacional".

En este sentido, Ribera confía en que la COP25 suponga el inicio de un cambio de ciclo en la acción de Naciones Unidas y en el que la actividad regulatoria se reduzca para comenzar a actuar.

Según reza el lema y el logo de la cumbre "es tiempo de actuar" porque "el tiempo corre", ha dicho Ribera que ha señalado que el logo de la COP25 de Chile incorporará Madrid en letras amarillas.

Para España, ha añadido, esta respuesta de la ONU, que aceptó rápidamente la sede madrileña de la COP es "muy satisfactoria" y para el país supone un "reto", de modo que se han articulado todos los mecanismos necesarios.

Ribera opina que la celebración en España es una oportunidad para movilizar a toda la sociedad civil, considera que la acción debe ser impulsada por el Gobierno, las administraciones y los ciudadanos.

Para ello, este martes se ha reunido a los consejeros de las CCAA en una Conferencia Sectorial Extraordinaria para trasladarles esta idea de modo que los mensajes de la acción climática se consoliden y materialicen, no solo en Madrid sino en todo el territorio nacional.

Así, ha precisado que el Gobierno ha pedido propuestas a las administraciones, comunidades autónomas, administraciones locales que impulsen durante la celebración de la Cumbre, la acción climática y actividades porque el cambio climático "es cosa de todos" y quiere participación no solo en Madrid, sino en todo el territorio nacional.

"Es el momento de consolidar los mensajes en la calle", ha dicho Ribera que ha añadido que, por eso, España va a aportar espacios en la calle, donde la sociedad civil pueda participar y exponer sus agendas y propuestas e impulsar así la acción climática.

Por ello, más allá del desarrollo de la Conferencia en IFEMA, se ha diseñado la zona 'Castellana Verde' que transcurrirá desde Atocha hasta Plaza de Castilla, donde Ministerios, Museos, Real Jardín Botánico, Ayuntamiento de Madrid, entidades públicas y empresas puedan organizar --"sin cortar el tráfico"-- diferentes actividades y mostrar su actividad climática. "El Ministerio está trabajando para la generación de todas las respuestas a las solicitudes recibidas", ha comentado.

Mientras, en IFEMA la COP se estructurará en dos zonas, la azul, que ocupará cerca de 100.000 metros cuadrados y en la que se desarrollarán las negociaciones, reuniones y actos paralelos organizados por la propia Naciones Unidas. De estos, unos 75.000 serán para la celebración de las sesiones de negociación y otros 10.000 para otras actividades; esta zona se sumará la Zona Verde, con unos 3.000 metros distribuidos en los centros de convenciones donde las ONG, empresas y otras entidades desarrollarán sus actos.

Dentro de la zona Azul, España contará con un pabellón propio para los actos que "quieran ponerse de largo" en este espacio. Mientras, en la Zona Verde, también se han diseñado distintas áreas de encuentro, donde se celebrarán eventos para exponer la acción sectorial, un espacio de la sociedad civil, un área para las asociaciones de jóvenes, zonas para la innovación y la ciencia donde se presenten soluciones a la preservación del clima. El complejo montaje comenzará "este fin de semana".

Por otro lado, tal y como estaba previsto en Valparaiso (Chile) se celebrará en Madrid la Conferencia de la Juventud --ajena a la ONU-- a la que se espera que acudan 1.500 jóvenes y que el Gobierno de España cree que tiene el deber de facilitar.

LOGÍSTICA

Para todo ello, será necesario un trabajo colectivo. De momento, ha dicho que la Comunidad de Madrid ha abierto una convocatoria de voluntarios al que ya se han presentado 400 voluntarios. Para la organización de los hoteles, se ha articulado un sistema de central de reservas para gestionar más de 20.000 asistentes.

En cuanto a la seguridad, ha señalado que el Ministerio del Interior coordina todo el operativo, aunque entro del espacio de la Zona Azul, la competencia es de la ONU. En todo caso, ha garantizado que se atenderá tanto la seguridad, como la atención sanitaria de los asistentes. La Cumbre "no" supondrá cortes de tráfico en Madrid y se reforzará el sistema de transporte ferroviario "el favorito de muchos europeos".

ASISTENCIA

La ministra en funciones ha confirmado que desde Presidencia se va a invitar a la sesión inaugural, el 2 de diciembre a todos los jefes de Estado y de Gobierno, aunque no ha desvelado cuántos han confirmado ya su asistencia.

Del mismo modo, no ha precisado la participación que podría tener Casa Real en el evento multilateral, aunque ha asegurado que la Jefatura del Estado "ha mostrado su interés" y ven la celebración de la COP "interesante y congruente" con la política exterior española, por lo que junto con Presidencia "están trabajando".

CASTILLA-LA MANCHA RESPALDA AL GOBIERNO

Por su parte, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha anunciado que propondrá a la región para "albergar eventos o actividades" en la próxima Cumbre del Clima que tendrá lugar en Madrid del 2 al 13 de diciembre.

Así lo ha declarado el consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, quien ha participado en la sesión extraordinaria del Pleno de la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente que ha tenido lugar en el Ministerio para la Transición Ecológica, según ha informado la Consejería en un comunicado.

El consejero ha respaldado al Gobierno central en referencia a la celebración de esta Cumbre que supone "una oportunidad" para poner a España "en primer nivel mundial, afianzando su compromiso contra el cambio climático" y ha indicado que "es un orgullo" para Castilla-La Mancha.

Escudero ha valorado que la región "trabaja en sintonía" con los compromisos adoptados en la Cumbre mundial de París, y ha recordado la aprobación en septiembre de la Declaración de Emergencia Climática en Castilla-La Mancha, con el objetivo de "dar una respuesta inmediata a este desafío".

"Castilla-La Mancha se va a poner a la entera disposición del Gobierno de España", ha indicado el consejero, que ha señalado que la Junta ha invitado a los máximos mandatarios y delegaciones de Estado a que visiten la región y, en especial, sus ciudades Patrimonio de la Humanidad, Toledo y Cuenca.

Durante aproximadamente dos semanas, la Cumbre mundial del Clima reúne a miles de científicos, empresarios, representantes institucionales, organizaciones no gubernamentales, técnicos y expertos de todo el mundo y, según ha destacado Escudero, este año "es especialmente trascendente" ya que constituye la última reunión para activar el Acuerdo de París.

Este acuerdo, firmado en el año 2015, fue concebido como el primer pacto mundial vinculante en defensa del clima del planeta y tiene que estar vigente en enero de 2020, por lo que se busca impulsar las garantías para ponerlo en marcha con la entrada en vigor de medidas nacionales que "establecen un plan de acción mundial para limitar el calentamiento global por debajo de los 2 grados o proseguir los esfuerzos para que no supere los 1,5 grados".

Comentarios