lunes 20/9/21

Un 55% de los hogares atendidos por Cáritas están en pobreza severa por la pandemia

Son datos del último informe del Observatorio de la Realidad Social de Cáritas Española (enero 2021), que subraya que esa situación de pobreza severa afecta de forma diferenciada a según el tipo de hogar: con menores (61 %), de origen inmigrante (59 %) y monoparentales (59 %)
Personas sin recursos guardan cola para recoger alimentos donados, es lo que se viene a denominar como una de las 'colas del hambre', pobreza, alimentos
Personas sin recursos guardan cola para recoger alimentos donados, es lo que se viene a denominar como una de las 'colas del hambre'

La crisis sanitaria y social provocada por la pandemia de coronavirus ha agudizado las situaciones de necesidad de las familias que atiende Cáritas, que este martes ha alertado de que el 55 % de los hogares a los que acompaña ya se encuentran en situación de pobreza severa.

Son datos del último informe del Observatorio de la Realidad Social de Cáritas Española (enero 2021), que subraya que esa situación de pobreza severa afecta de forma diferenciada a según el tipo de hogar: con menores (61 %), de origen inmigrante (59 %) y monoparentales (59 %).

"El drama de hogares sin ingresos sigue al alza", ha lamentado en rueda de prensa el coordinador de Estudios de Cáritas, Raúl Flores, que ha destacado que de las personas atendidas el pasado enero, 258.000 viven en hogares que no han percibido ningún ingreso, lo que supone 75.000 personas más que antes de la pandemia.

Esto se traduce en que más de 825.000 personas acompañadas por Cáritas están en situación de pobreza severa, es decir, con ingresos inferiores a 370 euros al mes para un hogar unipersonal o a 776 para los formados por dos adultos y dos niños, ha detallado.

Una realidad de pobreza severa de la que no logran escapar ni siquiera los hogares donde alguno de sus miembros está trabajando (46 %) y que alcanza a 6 de cada diez hogares cuando el empleo es informal.

A punto de cumplirse un año desde la declaración del estado de alarma, Cáritas ha dado a conocer su actividad durante estos meses en los que la pandemia ha provocado que alrededor de 500.000 personas hayan acudido por primera vez a la organización o lo hayan hecho después de mucho tiempo sin necesitarlo.

En concreto, la secretaria general de Cáritas, Natalia Peiro, ha detallado que una de cada tres personas (33 %) es nueva o hacía más de un año que no iba a buscar ayuda y un 26 % de quienes han recurrido a ellos a causa de esta crisis lo hacían por primera vez.

"Después de un año de pandemia, las familias siguen acumulando crisis, porque a la precaria situación que tenían hace un año, ahora se le han sumado la sanitaria, económica, laboral, social, educativa, digital... que trae consigo el coronavirus", ha lamentado Flores.

Tras advertir del "espejismo" que supone "cierta recuperación" en indicadores como el empleo pero que no se reflejan en las condiciones de vida, Flores ha señalado que más de la mitad de la población activa acompañada por Cáritas (53 %) está en situación de desempleo.

A lo que se une la precariedad: 4 de cada 10 trabajadores tienen empleos parciales y 7 de cada 10 afirma que ante una hipotética cuarentena tendrían graves problemas en su puesto de trabajo (les despedirían o se quedarían sin ingresos).

Ante esta situación, Flores ha reprochado que el actual sistema de garantías brinda poca protección, porque el ingreso mínimo vital no acaba de arrancar", y ha incidido en que sólo un 3,6 % de las familias atendidas lo está cobrando en la actualidad.

Una tasa de cobertura extremadamente baja para una medida "que lleva ya ocho meses en marcha", ha remarcado Flores, que entre las causas de ese bajo porcentaje ha precisado que el 17,3 % está esperando respuesta, al 12,4 % se le ha denegado y el 66,7 % no lo ha solicitado, debido, en gran parte, por el desconocimiento y la complejidad administrativa.

A ello se une que cuatro de cada diez familias que en mayo de 2020 percibían la renta autonómica de inserción han dejado de hacerlo.

Durante la pandemia, Cáritas ha recibido el apoyo de 70.666 donantes, cuyas aportaciones han sumado 65 millones de euros, una colaboración que ha agradecido su presidente, Manuel Bretón, quien ha alertado que "esto no ha llegado a su fin".

"Las consecuencias económicas van a dejarse notar durante mucho tiempo, especialmente entre las personas más débiles y en situación más precaria. También entonces nos tendrán a su lado, mitigando su sufrimiento y ayudándoles a reclamar sus derechos, una misión para la que también necesitaremos el apoyo de toda la sociedad", ha concluido.

Comentarios