martes 20/4/21

La población de Castilla-La Mancha bajó en 2.426 personas en el primer semestre de 2020

En el total nacional, el aumento de la población extranjera en casi 100.000 personas compensó el incremento de la mortalidad y la caída de la natalidad registrada durante el primer semestre de 2020 por la pandemia, según el INE, que mantienen la población en España en 47,3 millones
coronavirus, pandemia, mascarilla, población, desescalada, paseos
La población de Castilla-La Mancha bajó en 2.426 personas en el primer semestre de 2020

La población de Castilla-La Mancha bajó en 2.426 personas durante el primer semestre de 2020 hasta situarse en 2.043.128 habitantes a fecha 1 de julio, según la Estadística de Migraciones del primer semestre de 2020 que publica este jueves el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Durante el primer semestre de 2020, la población creció en once comunidades autónomas y se redujo en seis, así como en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Los mayores incrementos en términos relativos se dieron en Baleares (0,37 %), Canarias (0,33 %) y Murcia (0,28 %); en el otro extremo, los descensos más acusados se dieron en Castilla y León (–0,42 %), Asturias (–0,34 %) y Extremadura (–0,25 %), además de Melilla (-0,22 %), Galicia (-0,14 %) y Castilla-La Mancha (-0,12 %).

Todas las comunidades presentaron saldo migratorio positivo con el exterior en la primera mitad de 2020, entre ellas Castilla-La Mancha con 4.169 personas, mientras que los saldos migratorios entre comunidades más positivos se dieron en la Comunidad Valenciana (1.693) y Castilla-La Mancha (1.359).

En el total nacional, el aumento de la población extranjera en casi 100.000 personas compensó el incremento de la mortalidad y la caída de la natalidad registrada durante el primer semestre de 2020 por la pandemia, según el INE, que mantienen la población en España en 47,3 millones.

En el primer semestre de 2020, que estuvo marcado por la covid y la restricción de la movilidad, la población de España aumentó en 18.953 personas y se situó en 47.351.567 habitantes, que pese a la leve subida es el valor máximo de la serie historia.

El INE explica que el crecimiento poblacional de España se debió al incremento de la población de nacionalidad extranjera -99.183 personas, hasta un total de 5,3 millones-, ya que la de nacionalidad española se redujo -en 80.230 personas-.

Así, se registró un saldo vegetativo negativo de 94.057 personas (167.559 nacimientos, frente a 261.616 defunciones), que se vio compensado con un saldo migratorio positivo de 113.856 personas.

En concreto, ese saldo migratorio es la diferencia entre 245.301 inmigraciones procedentes del extranjero y 131.445 emigraciones fuera de España.

El INE explica, no obstante, que las restricciones de movilidad por la covid han producido una reducción de los flujos migratorios. Destaca que la tendencia creciente del saldo migratorio de personas extranjeras desde 2015 se ha revertido y es un 28,9 % inferior a la del primer semestre de 2019.

Otro de los efectos de la pandemia que afectan a la estadística ha sido los problemas en la gestión patronal por parte de los ayuntamientos que no pudieron trabajar con normalidad y la ampliación de los plazos en relación con la caducidad de la residencia de extranjeros.

Si nos restringimos a los españoles nacidos en España, esta población se redujo en 117.533 personas a lo largo de la primera mitad de 2020, añade el INE.

AUMENTAN UN 10 % LOS COLOMBIANOS Y UN 9 % LOS VENEZOLANOS

Respecto a la población extranjera, los ciudadanos procedentes de Colombia son los que registraron un mayor aumento respecto a 1 de enero de 2020, del 10,7 por ciento; seguido de venezolanos, el 9,1 %, y de peruanos, el 9 %.

Por el contrario, los mayores descensos se dieron para los nacionales de Ecuador (–1,7 %), Rumanía (–0,5 %) y Bulgaria (–0,4 %).

Por número, los mayores incrementos se dieron en la población colombiana (27.931 personas más), venezolana (17.043 más) y marroquí (10.968 más); los mayores Y los mayores descensos en la de Rumanía (–3.001), Ecuador (–2.203) y Bulgaria (–542).

SALIERON DE ESPAÑA: 90.547 EXTRANJEROS Y 40.898 ESPAÑOLES

El saldo migratorio de España con el exterior fue positivo en 113.856 personas en la primera mitad de 2020, un 46,4 % inferior al del primer semestre de 2019.

Un total de 245.301 personas procedentes del extranjero establecieron su residencia en nuestro país (un 29,9 % menos que en el primer semestre de 2019).

Por su parte, 131.445 personas abandonaron España con destino a algún país extranjero (un 4,3 % menos). De ellos, el 80 por ciento había vivido en el extranjero previamente.

Respecto a los españoles que salieron del país, el 55 % siempre había residido en España.

Del total de inmigrantes procedentes del extranjero, 221.395 tenían nacionalidad extranjera (un 90,3%), mientras que 23.906 eran españoles (un 9,7%).

En cuanto a la emigración, 90.547 salidas fueron protagonizadas por extranjeros (68,9 %) y 40.898 por españoles (31,1 %); de estas últimas, 25.522 habían nacido en España.

ESPAÑOLES QUE REGRESARON

La población de nacionalidad española que llegó a España en el primer semestre procedía, principalmente, de Venezuela (2.585 personas), Argentina (2.029) y Reino Unido (1.832).

Por su parte, los mayores receptores de emigrantes españoles fueron Reino Unido (8.247 personas), Francia (5.061) y Estados Unidos de América (3.443). 

Comentarios