La población en riesgo de pobreza o exclusión social aumenta al 27,8% en 2021

En Castilla-La Mancha el 32,5% de la población estuvo en riesgo de pobreza o exclusión social durante el año pasado, según los datos de la Encuesta de Condiciones de Vida que publica el INE
Solo el 11% de la población de Castilla-La Mancha en el umbral de pobreza percibe el IMV, ingreso mínimo vital, pobreza, cola del hambre, colas del hambre, 
photo_camera La población en riesgo de pobreza o exclusión social aumenta al 27,8% en 2021

La población en riesgo de pobreza o exclusión social aumentó en 2021 hasta el 27,8 %, ocho décimas más que el año anterior, según los datos de la Encuesta de Condiciones de Vida que publica el Instituto Nacional de Estadística.

El INE explica que ese porcentaje se establece con un nuevo concepto de la tasa AROPE, que mide la población que se encuentra en alguna de estas tres situaciones: riesgo de pobreza, personas con carencias material y social severa, o con baja intensidad en el empleo.

Según la encuesta, aumentó el porcentaje de población en situación de baja intensidad en el empleo del 10 % al 11,6 %, que son los hogares en los que los miembros en edad de trabajar lo hicieron menos del 20 % del total de su potencial de trabajo durante ese año.

También subió la población en riesgo de pobreza -que mide cuántas personas tienen ingresos bajos en relación al conjunto de la población-, que se situó en el 21,7 %, frente al 21 % del año anterior.

Por el contrario, se redujo dos décimas hasta el 8,3 % las personas residentes en hogares con carencia material y social severa, la que sufren quienes no pueden permitirse comer carne cada dos días, calentar su casa de manera adecuada o afrontar gastos imprevistos.

Se encontraban en las tres situaciones un 2,3 % de la población, es decir, que estaban a la vez en situación de riesgo de pobreza, con carencia material y social severa y con baja intensidad en el empleo.

Por grupo de edad, la tasa AROPE subió 1,4 puntos entre los menores de 16 años, y 1,3 puntos en el grupo de 16 a 64 años; por el contrario, bajó 1,1 puntos entre los mayores de 65 años.

Respecto a la incidencia del nivel de formación, el 38,4 % de la población que tiene educación primaria o inferior estaba en riesgo de pobreza o exclusión social, mientras que cuando el grado alcanzado era la educación superior, la tasa se reduce al 14,9 %.

Por tipo de hogar, el 54,3 % de las personas que vivían en familias formadas por un adulto con hijos dependientes a cargo se situaba en riesgo de pobreza o exclusión social.

En relación con la actividad, el 58,6 % de los parados estaba en riesgo de pobreza o exclusión social, frente al 17,9 % de los ocupados y el 16,2 % de los jubilados.

El INE también analiza esta tasa por nacionalidad: el 23,6 % eran españoles, el 40,3 % extranjeros de la UE y el 65,2 % personas de fuera de la unión.

El ingreso medio por persona (referido a 2020) alcanzó los 12.269 euros, cifra un 0,2 % inferior a la registrada el año precedente.

En 2021 el umbral de riesgo de pobreza para los hogares de una persona (calculado con los datos de ingresos de 2020) se situó en 9.535 euros, un 0,9 % menos que el estimado en el año anterior; en hogares compuestos por dos adultos y dos menores de 14 años, dicho umbral fue de 20.024 euros.

Por grupo de edad, la tasa de riesgo de pobreza aumentó 1,1 puntos para los menores de 16 años y 1,2 puntos para el grupo de edad de 16 a 64 años. Por el contrario, bajó 1,3 puntos para los mayores de 65 años.

El Índice de Gini que mide la desigualdad subió nueve décimas en 2021 y situó su valor en 33.

PROBLEMAS EN LOS HOGARES

El INE ha preguntado en una encuesta realizada en los últimos tres meses de 2021: el 8,8 % de la población manifiesta llegar a fin de mes con "mucha dificultad" (1,2 puntos menos que el año anterior) y el 33,4 % no tuvo capacidad para afrontar gastos imprevistos (frente al 35,4 % de 2020).

Uno de cada tres (32,7 %) no se pudo permitir ir de vacaciones fuera de casa al menos una semana al año (1,7 puntos inferior a hace una año).

DATOS DE INGRESOS Y POBREZA POR COMUNIDADES

Los ingresos medios anuales más elevados se dieron en País Vasco (15.544 euros por persona), Comunidad Foral de Navarra (15.269) y Comunidad de Madrid (14.836).

Por su parte, los más bajos se registraron en Extremadura (9.500), Región de Murcia (9.931) y Andalucía (9.915).

En cuanto a las tasas AROPE de riesgo de pobreza o exclusión social, las más elevadas se dieron en Extremadura (38,7 %), Andalucía (38,7 %) y Canarias (37,8 %).

Navarra (14,7 %) y País Vasco (16 %) presentaron las tasas de riesgo de pobreza o exclusión social más bajas.

Midiendo la población en riesgo de pobreza, las más elevadas se dieron en Extremadura (32,3 %), Andalucía (32,3 %) y Canarias (28,4 %); las más bajas, en Navarra (9,8 %) y País Vasco (12,2 %).

Si se tiene en cuenta el porcentaje de personas que llegan a fin de mes con mucha dificultad, encabezan la lista Canarias (15,2 %), Andalucía (12,5 %) y Murcia (11,8 %); con menos, La Rioja (3,1 %), País Vasco (4,6 %) y Baleares (5,4 %).

El 49,8 % de la población de Canarias, el 43 % Murcia y el 42,4 % de Andalucía no tenía capacidad para afrontar gastos imprevistos; en el lado contrario País Vasco (18,4 %) y Navarra (20,9 %).

No podían no podían permitirse ir de vacaciones una semana al año: en Andalucía, el 45,7 %; en Murcia, el 44,4 %; en Extremadura, el 41,6 %; los porcentajes más bajos están en País Vasco, 16,4 %; Madrid, el 21,4 %, y La Rioja, 22,4 %.

En el caso de hogares con retrasos en los pagos relacionados con la vivienda principal o en compras a plazos, Canarias (26,2 %), Murcia (21,3 %) y Baleares (20,3 %) acumulan porcentajes más altos; La Rioja (8 %) y País Vasco (8,8 %), los más bajos.

DATOS DE CASTILLA-LA MANCHA

El porcentaje de población en riesgo de pobreza o exclusión social se situó en el 32,5% en Castilla-La Mancha en el año 2021, según revela la Encuesta de Condiciones de Vida. Durante el año pasado, los ingresos medios por persona en la Comunidad Autónoma fueron de 10.257 euros.

Además, esta encuesta del INE indica que el 8,5% de la población castellanomanchega tuvo mucha dificultad para llegar a fin de mes, mientras que el 14,2% tuvo retrasos en los pagos relacionados con la vivienda principal o en compras a plazos.

Asimismo, el 35,6% de los castellanomanchegos no tuvo capacidad para afrontar gastos imprevistos y el 35% no podía permitirse irse de vacaciones fuera de casa al menos una semana al año.

Comentarios