miércoles 20/1/21

La emancipación juvenil cae al 17% por la covid-19, el peor dato en dos décadas

Y es que los jóvenes han sufrido el paro en mayor medida que el resto de la población, con una bajada de la ocupación y una caída en picado de la contratación, lo que dificulta aún más el acceso a la vivienda que, pese a la crisis, no ha reducido su precio
La emancipación juvenil cae al 17% por la covid-19, el peor dato en dos décadas
La emancipación juvenil cae al 17% por la covid-19, el peor dato en dos décadas

El parón económico causado por la covid-19 ha golpeado con dureza a la juventud, que aún no se había recuperado por completo de la anterior crisis económica, de tal forma que en el primer semestre de este año solo un 17,3 por ciento de los jóvenes estaba emancipado del hogar familiar, el peor dato desde 2001.

Y es que los jóvenes han sufrido el paro en mayor medida que el resto de la población, con una bajada de la ocupación y una caída en picado de la contratación, lo que dificulta aún más el acceso a la vivienda que, pese a la crisis, no ha reducido su precio.

Son algunas de las conclusiones de la última edición del Observatorio de Emancipación Juvenil del Consejo de la Juventud de España (CJE), correspondiente al primer semestre del 2020 y el primero que recoge cómo ha afectado la crisis económica generada por la pandemia en la situación socioeconómica de las personas jóvenes en España, presentado este jueves.

A diferencia de la anterior crisis que fue gradual, la de ahora ha llegado "de golpe" y ha afectado a la población que ya era más vulnerable, como los jóvenes, ha subrayado Joffre López, sociólogo, profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona y encargado de realizar el informe.

El estudio precisa que la caída de la tasa de emancipación ha sido mas fuerte entre las mujeres jóvenes que entre los hombres y ha afectado más a los de nacionalidad extranjera, los que tienen estudios primarios y secundarios y a los que ya estaban en paro.

En los seis meses que separan el cuarto trimestre del 2019 y el segundo trimestre de este año, la tasa se ha reducido en 1,3 puntos porcentuales y habría que retroceder hasta 1988, más de tres décadas atrás, para encontrar una disminución de mayor calibre.

Pero la caída no ha afectado por igual a todas las comunidades autónomas: hay tres en las que no ha bajado.

Se trata de Canarias, lo que se explica por el aumento de inmigrantes que ya vienen emancipados; La Rioja, cuya muestra es muy pequeña para ser significativa; y Baleares, donde ya había caído de forma importante en el 2019, ha explicado López.

Cataluña está por encima de la media en emancipación juvenil y Andalucía se sitúa a la cola, una posición en la que nuca había estado.

Mientras que en Suecia la edad media de emancipación es de 17,8 años, en España se sitúa en 29,5 años, y entre ellos dos se sitúan una veintena de países europeos, ha apuntado Adriá Junyent, politólogo y responsable de socioeconomía del CJE.

El estudio constata que la pandemia ha afectado especialmente al mercado laboral de las personas jóvenes: actualmente solo 3 de cada 10 tienen un empleo y, de ellos, al menos un tercio se encuentran en situación de ERTE.

La destrucción de empleo ha hecho descender el número de jóvenes con un contrato temporal un 26 %, pero no se debe a causas positivas, sino a que se recorta "por donde es más barato", ha puesto de relieve el profesor Junyent.

En cuanto a la tasa de paro juvenil, dobla la del resto de la población: 30 % entre 16 y 29 años.

La tasa de inactividad laboral ha alcanzado el 52 %, la cifra más alta desde 2002, año en que la EPA empezó a recoger dicho dato, de tal forma que se ha multiplicado por 6 el número de jóvenes inactivos respecto al año anterior.

Como consecuencia de esta precariedad laboral, los jóvenes se encuentran cada vez con más dificultades para acceder a una vivienda.

El salario medio es de 973 euros al mes, lo que significa que un joven tendría que destinar el 93 % de su sueldo al alquiler si quisiera vivir de manera independiente, superando ampliamente la recomendación de no destinar más del 30 % para garantizar la sostenibilidad financiera.

Además, según el profesor López, un joven tendría que ahorrar tres años enteros de su sueldo para poder acceder a la compra de una vivienda, por lo que lo más económico es compartir piso, una opción que eligen el 27,7 % de los jóvenes frente al 18,6 % que vive en pisos de alquiler.

La combinación de altos niveles de paro, bajos salarios y elevados precios del alquiler tiene graves consecuencias para las personas jóvenes: el 20 % de los hogares jóvenes tienen a todos sus miembros en paro actualmente y 1 de cada 5 se encuentra en peligro de pobreza y/o exclusión social, según el indicador AROPE que mide ese riesgo.

La presidenta del CJE, Elena Ruiz Cebrián, ha advertido de que los datos constatan que "no toda la población vulnerable es joven, pero sí prácticamente toda la población joven es vulnerable", a la vez que se ha mostrado convencida de que en el próximo semestre los datos "van a ser más sangrantes".

Ruiz ha subrayado que sin un empleo digno y de calidad no se va poder llegar a unas tasas de emancipación deseadas y ha pedido regular los precios de las viviendas, más accesibilidad de los jóvenes al Ingreso Mínimo Vital y que se haga un seguimiento del plan de choque de empleo juvenil cuando se ponga en marcha para asegurar que beneficia realmente a las personas jóvenes. 

Comentarios