martes 9/3/21

Junta restringe la entrada y salida a Castilla-La Mancha de otras CCAA para cazar

- El sector cinegético de CLM, indignado por las limitaciones de la Junta de Comunidades, pide poder cazar.

- El Gobierno de Castilla-La Mancha señala que ahora prima la salud pública sobre la práctica de la caza.

La temporada de caza arranca este fin de semana en Castilla-La Mancha, cazador
Junta restringe la entrada y salida a Castilla-La Mancha de otras CCAA para cazar

La Dirección General de Medio Natural y Biodiversidad ha hecho público este jueves una resolución por la que se suspende temporalmente la declaración de la caza de diversas especies como actividad necesaria y restringe la entrada y salida a Castilla-La Mancha para poder practicar la actividad cinegética.

Según la resolución, consultada por Efe este jueves en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha, tampoco estará permitida la entrada y salida de personas de cada uno de los términos municipales de la comunidad autónoma.

La medida la ha tomado el Gobierno de Castilla-La Mancha a raíz del decreto firmado por el presidente regional, como autoridad delegada, por el que se determinan medidas específicas en el ámbito del estado de alarma para frenar la expansión de la covid-19.

Este decreto del presidente de Castilla-La Mancha restringe la entrada y salida de personas del ámbito territorial de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha, salvo para aquellos desplazamientos adecuadamente justificados.

Hasta ahora, Castilla-La Mancha permitía ciertos desplazamientos de entrada y salida de personas del ámbito territorial de la comunidad autónoma relacionados con la actividad cinegética, algo que esta nueva resolución modifica.

De esta manera, no se podrá entrar y salir del ámbito territorial de Castilla-La Mancha y tampoco estará permitida la entrada y salida de personas de cada uno de los términos municipales de la comunidad autónoma, como consecuencia de la situación sanitaria actual.

La actual resolución deja en suspenso la anterior que sí permitía los desplazamientos para practicar la caza en los terrenos cinegéticos que contaran con autorización expresa por la autoridad competente para la gestión de las especies cinegéticas con riesgo de sobreabundancia, a fin de contribuir a los objetivos de conservación y gestión sostenible de la vida silvestre.

La restricción es efectiva desde la 00:00 horas de este jueves.

INDIGNACIÓN DEL SECTOR CINEGÉTICO

Tras conocerse la restricción, el sector cinegético de Castilla-La Mancha ha mostrado su indignación por estas limitaciones impuestas y ha pedido poder cazar para controlar daños "lo mismo que hacen otras comunidades autónomas". 

Para la Mesa de la Caza de Castilla-La Mancha la medida adoptada es fruto de los "complejos" y de "no querer explicar" a la sociedad el papel fundamental de la caza, ha señalado en un comunicado de prensa tras conocer este jueves la resolución de la Consejería de Desarrollo Sostenible. 

La Mesa, integrada por las asociaciones de caza y Federación regional, Atica Castilla-La Mancha y Guadalajara, Asaja, Asiccaza y Aproca, ha señalado que el sector cinegético entiende "perfectamente" la absoluta prioridad que el Gobierno regional debe dar a reducir el número "preocupante" de de contagios por la covid-19, pero ha considerado "desproporcionada" la medida. 

Por ello, ha solicitado una rectificación "urgente" del Gobierno regional y la autorización al movimiento de cazadores para la entrada y salida en municipios y en la comunidad para las actividades de caza mayor y menor como control por daños, del mismo modo que han realizado otras regiones como Castilla y León, Extremadura, Murcia, Galicia, Cataluña, Baleares o Andalucía. 

La Mesa de la Caza ha recordado que el sector, para prevenir los contagios de la covid-19, propuso duras medidas de control y el desarrollo de un protocolo para la actividad cinegética, "sin duda el más exigente de toda España", para que cuando llegara una situación como la actual "las exigencias en la actividad permitieran poder seguir su práctica sin riesgos". 

Ha apuntado que en Castilla La Mancha están prohibidas la práctica totalidad de las relaciones sociales en torno a la caza, como desayunos y comidas, por lo que los cazadores van directamente a las posturas con unas distancias que eliminan cualquier posibilidad de contagio. 

También ha recordado que, más allá de la gravísima crisis económica que se ha creado en el sector desde el inicio de la temporada cinegética, esta medida puede dar la "puntilla definitiva" a las empresas del sector, a titulares cinegéticos y a las sociedades de cazadores locales, que se nutren de cazadores de otros municipios. 

El Gobierno regional "no ha entendido el papel fundamental que la caza tiene en la prevención de daños a la agricultura y en los accidentes de tráfico, y si lo ha hecho se ha plegado a las presiones político-ecologistas que ya hace semanas amenazaban con querellas criminales", ha opinado. 

Aquí, ha detallado que en Castilla-La Mancha se abaten cada año más de 90.000 piezas de caza mayor, de las cuales más del 70 % de estas piezas no será abatidas, ha estimado, "lo que puede suponer un gravísimo problema medioambiental y de salud para nuestra región" y también que los más de 9.000 accidentes de tráfico causados por especies cinegéticas en España se verán incrementados exponencialmente. 

De esos accidentes de tráfico y de los daños a la agricultura y a la cabaña ganadera por la suspensión de la actividad cinegética ha responsabilizado a la Administración regional: "No puede recaer ni un minuto más estos daños en titulares, cazadores y gestores de caza, y mucho menos en los productores agrarios y ganaderos", ha justificado. 

Y ha apostillado que Castilla-La Mancha ha tomado decisiones desde el inicio de la pandemia que "se contradicen con lo dictado hoy, donde el control por sobreabundancia de especies de caza mayor y conejo ha sido prioritario, conscientes de los problemas y daños que estas especies causarían una vez finalizada la veda en la región el próximo mes de febrero". 

Por todo ello, las organizaciones del sector cinegético han calificado la resolución de "irresponsable" y han adelantado que "generará conflictos entre agricultores y cazadores en un año en el que ningún coto ha tenido las herramientas para realizar las capturas establecidas en el plan de ordenación cinegética".

AHORA PRIMA LA SALUD PÚBLICA

Por su parte, el director general de Medio Natural y Biodiversidad de la Consejería de Desarrollo Sostenible, Félix Romero, ha justificado la decisión de la Junta de no permitir el desplazamiento entre comunidades autónomas y entre municipios para ejercer la práctica de la caza, dado que, en la situación sanitaria actual, prima la salud pública.

En declaraciones a Efe, Romero ha señalado que, en estos momentos, en los que Castilla-La Mancha se encuentra en fase 3 de medidas reforzadas para evitar la expansión del coronavirus, "prima velar por la salud pública de las personas y eso implica que se deban evitar los movimientos por supuesto dentro y fuera de Castilla La Mancha, pero, además entre municipios".

Y, en este sentido, ha señalado que, en el contexto actual de pandemia, no está justificado el desplazamiento de cazadores para ejercer la práctica habitual de la caza.

"Ahora, lo que toca es esperar y ser consecuentes con el hecho de que ahora mismo la salud pública es lo primordial y cuando pase este periodo, volveremos otra vez a reactivar la actividad cinegética de manera coherente con los objetivos de gestión del medio natural y los objetivos de gestión cinegética", ha reflexionado el director general.

Y ha incidido en que cualquier cazador que tuviera intención de ir a una montería o una batida o realizar un desplazamiento para practicar la caza, no puede salir de su municipio.

Ha aclarado que, en cuanto al control de poblaciones por los daños ocasionados por la caza, esta actividad está al margen de esta limitación, pero se requerirá que los daños previamente hayan sido identificados y que éstos se hayan notificado a las delegaciones provinciales para su autorización.

Así, esta actividad se deberá llevar a cabo por personas autorizadas que se dedican a ello, ya sean usando armas u otro tipo de métodos de captura y, si es una labor que está justificada, sí se podrá realizar, pero respetando toda la normativa preventiva en materia de covid-19.

Romero ha comentado que "los cazadores son consecuentes con que estamos en una situación de pandemia con un nivel de incidencia elevado, donde se pide a la ciudadanía en su conjunto que, salvo que sea estrictamente necesario, no se desplace y no salga de su municipio, y a día de hoy no está contemplado el hecho de ejercer la actividad cinegética de manera habitual".

Por otro lado, el director general de Medio Natural y Biodiversidad ha señalado que, para aclarar cualquier posible duda que tuvieran los cazadores de la región, la Consejería va a editar un folleto explicativo sobre lo que supone esta restricción.

Ha indicado también que esta situación de delimitación de movimientos a otros municipios para realizar la práctica cinegética perdurará mientras Castilla-La Mancha se encuentre en el nivel 3 reforzado de medidas sanitarias.

Y ha insistido en que la Junta considera que la caza es necesaria desde el punto de vista socioeconómico y también en el modelo actual de gestión del medio natural para el control de poblaciones, pero, en estos momentos,"no es esencial para que se deba practicar en un estado de alarma como el que estamos".

Finalmente, ha avanzado que la Junta estudiará, en el futuro, poner en prácticas medidas adicionales para facilitar que la actividad cinegética recupere el tiempo perdido, pero, en este momento, "la prioridad es la salud pública" de los ciudadanos, ha concluido.

Comentarios