martes 31.03.2020

Omella pide "fraternidad, confianza y oración" en el primer domingo sin misas en España

"El coronavirus ha puesto en jaque a nuestro mundo: la economía, la política, la religión, la sanidad pública, las escuelas, las universidades, los lugares de trabajo, etc", ha escrito el arzobispo en una hoja parroquial que por primera vez sólo se distribuirá de forma digital
Omella pide "fraternidad, confianza y oración" en el primer domingo sin misas en España
Omella pide "fraternidad, confianza y oración" en el primer domingo sin misas en España

El arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), el cardenal Juan José Omella, pide en su carta dominical de hoy "fraternidad, confianza y oración" ante la epidemia de coronavirus, en el primer domingo en que no se celebrarán misas presenciales en España.

"El coronavirus ha puesto en jaque a nuestro mundo: la economía, la política, la religión, la sanidad pública, las escuelas, las universidades, los lugares de trabajo, etc", ha escrito el arzobispo en una hoja parroquial que por primera vez sólo se distribuirá de forma digital.

Omella reconoce: "A todos nos entra miedo, una cierta dosis de incertidumbre, parecida a la que tenían los apóstoles cuando navegaban en el lago de Tiberíades y un fuerte viento zarandeaba la barca hasta el punto de ponerla en riesgo de hundirse".

También afirma que a todos nos invaden preguntas "que están en el corazón de los ciudadanos: ¿Qué tenemos que hacer? ¿Estamos haciendo lo correcto? ¿Habría que tomar medidas más tajantes?".

Según el presidente de la Conferencia Episcopal Española, "las autoridades nos insisten en la importancia de colaborar activamente siguiendo sus indicaciones para evitar que este virus se propague".

Por eso, ruega "insistentemente a todos que sigamos sus instrucciones y mientras dure esta situación de grave crisis sanitaria, invito a seguir la celebración de la Santa Misa por televisión o por radio".

"Además, -añade- no olvidemos que en casa podemos rezar solos o en familia".

"A Dios lo encontramos también en las personas que nos rodean. Muchas personas están solas, no podrán salir a la calle a comprar comida o medicinas y necesitarán también el consuelo de una visita, de una llamada telefónica. ¿Por qué no hacer un gesto de buen samaritano atendiendo a los hermanos más necesitados, a nuestros vecinos?", sugiere el arzobispo.

Omella aclara, sin embargo, que estas ayudas a otros deben hacerse "siguiendo siempre las indicaciones sanitarias exigidas para evitar el contagio, especialmente, entre la población de riesgo".

"Procuremos estar cerca de quienes sufren y lo pasan mal. Estemos disponibles en todo momento. A veces basta simplemente escuchar, dar una palabra de consuelo y de ánimo. Durante estos días, aprovechemos de una manera particular el teléfono, internet y las nuevas tecnologías para estar cerca de las personas que están más solas", recomienda el prelado.

Para Omella, este tiempo de reclusión y confinamiento obligatorio, "es también una oportunidad".

"Que no nos roben todo el tiempo las tecnologías. Dediquemos tiempo para repasar nuestra vida, para pensar hacia dónde y cómo queremos orientar el resto de nuestras vidas en este mundo", aconseja el arzobispo, partidario de un recogimiento familiar.

El presidente de la Conferencia Episcopal Española ha dispensado a todos los feligreses de asistir a misas, ha recomendado a todas las diócesis -que son autónomas para decidir- que suspendan las celebraciones presenciales de todas ellas y ha recomendado seguirlas por radio, televisión e internet.

Como medidas de prevención, la Iglesia también ha ordenado retirar toda el agua bendita y tapar las pilas, restringir el acceso a las imágenes para que los fieles las veneren sin darles besos ni tocarlas, aunque los templos pueden permanecer abiertos para los fieles que necesiten acudir, siempre manteniendo las distancias recomendadas de dos metros entre cada persona y no tocarse. 

Más información en vídeos 
Comentarios