domingo 31.05.2020

CLM gestiona 356 plazas para proteger a las personas sin hogar durante el confinamiento

La atención a las personas sin hogar se hace a través de entidades del Tercer Sector Social que responden a las necesidades de alimentación, vestido y acceso a la vivienda
Castilla-La Mancha gestiona 356 plazas para proteger a las personas sin hogar durante el confinamiento
Castilla-La Mancha gestiona 356 plazas para proteger a las personas sin hogar durante el confinamiento

El Gobierno de Castilla-La Mancha gestiona durante el confinamiento 354 plazas para personas sin hogar, con el objetivo de proteger y ayudar a los más vulnerables durante el estado de alarma por el coronavirus.

La atención a las personas sin hogar se hace a través de las entidades del Tercer Sector Social y los ayuntamientos que disponen de recursos, que luego el Ejecutivo autonómico complementa para ofrecer una mejor atención, ha informado la Consejería de Bienestar Social en una nota de prensa.

La labor de estas entidades se centra en proveer de alimentación, vestido y acceso a la vivienda a las personas que no tienen casa y para las que es especialmente difícil cumplir con el confinamiento.

Castilla-La Mancha tiene cuatro recursos en Albacete, otros cuatro en Ciudad Real, dos en Cuenca, dos más en Guadalajara y tres en Toledo, lo que supone un total de 15 centros en toda la región.

En Albacete hay 115 plazas en dos recursos propiedad del Ayuntamiento y 53 gestionadas por Medicos Mundi e Hijas de la Caridad, mientras que en Ciudad Real hay 56 plazas, gestionadas todas ellas por Cáritas, con infraestructura en la capital, Daimiel, Puertollano y Alcázar de San Juan.

Cuenca dispone de dos centros con 30 plazas y dos cunas gestionados por Cáritas y Guadalajara tiene 41 plazas en dos centros, uno gestionado por Cáritas y otro por Guada Acoge.

Finalmente, Toledo tiene 59 plazas distribuidas en dos recursos en Talavera de la Reina, uno de ellos administrado por el Instituto Secular San Bonifacio y el otro por Cáritas, y un tercero en la capital, administrado también por Cáritas.

El Gobierno de Castilla-La Mancha destina al mantenimiento de este servicio un total de 1,2 millones de euros a través de las líneas de IRPF y, precisamente, la línea de IRPF destinada a la inclusión social recoge también las subvenciones a entidades para la cobertura de necesidades básicas, "de especial importancia durante el estado de alarma por coronavirus", ha apuntado la Consejería.

En total, para la cobertura de necesidades básicas el Ejecutivo autonómico destina un total de 1,37 millones de euros, que son gestionados por la Fundación Mensajeros de la Paz, Cáritas en distintas provincias, Cruz Roja, Federación de Plataformas Sociales Pinardi, Accem y Médicos del Mundo.

CÁRITAS TIENE ABIERTOS TODOS SUS CENTROS EN LA REGIÓN

Por su parte, Cáritas Diocesana de Castilla-La Mancha ha intensificado también sus servicios a los pobres desde que el Gobierno de España declarara el estado de alarma debido a la crisis sanitaria del coronavirus COVID-19 y mantiene abiertos todos sus centros en la región.

En nota de prensa, la organización no gubernamental ha destacado que ha adaptado toda su acción social para atender a las personas más vulnerables ante esta crisis, por lo que todos los centros de personas sin hogar así como centros de enfermos crónicos y drogodependientes están abiertos y cumplen así la normativa del estado de alarma.

Asimismo, ha subrayado que está haciendo un "nuevo y exigente ejercicio de fraterna solidaridad", ante las consecuencias económicas y sociales que se temen a causa de este problema global.

De igual forma, ha considerado que este momento "de gran necesidad" puede ser "ocasión para fortalecer, entre todos, la solidaridad y el trabajo en favor de un objetivo común, no dejando a nadie atrás y mirando siempre por los más empobrecidos de la sociedad".

Desde que empezó la crisis y bajo el lema "La Caridad", Cáritas está atendiendo y acompañando a las personas sin hogar en las provincias de Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo, así como a los enfermos crónicos del Hogar 2000 en la capital castellanomanchega, y continúa con el programa "Siloé" en Ciudad Real.

La atención a las familias más vulnerables desde cada una de las cinco Cáritas Diocesanas de la región se ha reforzado y han mantenido el servicio de comidas a los mayores y el de acompañamiento, y siguen abiertas las dos residencias de mayores que existen en Huete (Cuenca) y Alovera (Guadalajara).

También ha puesto el acento en las mujeres y la infancia a través de acciones en su domicilio de carácter lúdico a través de internet y de alimentación a través de las becas comedor.

En el área de Empleo, ha continuado con actividades como la orientación laboral a trabajadoras del hogar y para empleadores que necesitan a alguien en sus casas, y el servicio de recogida de ropa y viveros que Cáritas tiene en Albacete, Ciudad Real, Guadalajara y Toledo.

Por todo ello, ha agradecido su labor a todos los agentes de la entidad, sacerdotes, voluntarios, contratados, socios, donantes y empresas colaboradoras y ha animado a la ciudadanía a mantener y reforzar su carácter solidario para poder seguir ayudando, ahora y en el futuro, a las personas más vulnerables.

Más información en vídeos 
Comentarios