La EMA calcula que adaptar las vacunas a la variante ómicron llevará meses

- Pfizer avanza que podría tener en "100 días" una nueva vacuna contra ómicron si es necesario.

- Janssen prueba la efectividad de su vacuna contra ómicron y se abre a adaptarla "si fuera necesario".

Ciencia destaca las "mejoras" de la vacuna de Hipra frente a las ya existentes, laboratorio, ensayo clínico, investigación, investigador, pruebas, 
photo_camera Ciencia destaca las "mejoras" de la vacuna de Hipra frente a las ya existentes, laboratorio, ensayo clínico, investigación, investigador, pruebas, 

La directora de la Agencia Europea del Medicamento, Emer Cooke, ha señalado este martes que la agencia cuenta con planes para acelerar la adaptación de las vacunas a la nueva variante ómicron si fuera necesario, un proceso que ha estimado que llevará entre tres y cuatro meses.

En una intervención en el Parlamento Europeo, Cooke ha querido mandar un mensaje de prudencia ante la nueva variante y ha insistido en que todavía se desconocen muchos elementos de la nueva variante para determinar si habrá que adaptar las vacunas existentes.

"No sabemos todavía si esto se necesitará, pero en todo caso tenemos preparados planes de contingencia. Trabajamos con los reguladores porque esperamos lo mejor, pero estamos preparados para lo peor", ha afirmado la responsable de la EMA.

En todo momento ha recalcado que las vacunas existentes siguen siendo efectivas contra las variantes que circulan en Europa. "Sabemos que el virus está mutando y habrá un punto en el que tengamos que cambiar el enfoque actual", ha expuesto, insistiendo en que las vacunas actuales protegen contra el coronavirus y reiterando el consejo de recibir la dosis de refuerzo.

Adaptar las vacunas llevaría "entre tres y cuatro meses" desde el momento en el que se tome la decisión, ha explicado Cooke, tras señalar que primero debe estudiarse la situación epidemiológica en Europa, el nivel de circulación de la variante y factores de la población europea como la edad o la vacunación en la expansión de la variante.

Todos estos factores difieren mucho de la situación de Sudáfrica, donde se detectó la variante ómicron por primera vez, ha recalcado la directora ejecutiva de la EMA, que ha reiterado que la agencia ya trabaja en esta dirección en coordinación con otras instituciones europeas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y compañías farmacéuticas. "Es algo para lo que estamos preparados", ha resumido ante los eurodiputados.

PFIZER AVANZA QUE LA PODRÍA TENER EN 100 DÍAS

Por su parte, el presidente y director general de Pfizer España, Sergio Rodríguez Márquez, ha avanzado que su compañía podría desarrollar "en un período de 100 días" una nueva vacuna contra la COVID-19 adaptada a la variante ómicron si finalmente se demuestra necesario.

"Seguimos trabajando con las distintas cepas que han ido surgiendo. Hasta el momento, la vacuna ha demostrado seguir siendo eficaz. Ahora estamos analizando la nueva cepa ómicron. Se está analizando si hay pérdida de efectividad o no. En función de eso, el compromiso de Pfizer es en un período de 100 días poder desarrollar una nueva vacuna", ha resaltado durante su comparecencia ante la Comisión de Investigación relativa a la gestión de las vacunas y el Plan de Vacunación del Congreso de los Diputados.

Rodríguez ha apuntado que la tecnología en la que está basada su vacuna, de ARN mensajero (ARNm), "permite en un período relativamente corto empezar a desarrollar y producir una vacuna que pueda ser efectiva contra esta variante". "Si realmente la vacuna actual no es eficaz contra ómicron, va a haber una nueva en un período aproximadamente de 100 días", ha insistido al respecto.

Sobre la actuación de Pfizer en España durante la pandemia, junto con el resto de autoridades, el dirigente se ha mostrado "orgulloso": "La distribución de la vacuna en España ha sido excelente y bastante equitativa. No ha habido comunidades autónomas con mayor o menor acceso, ha sido excelente a pesar de la complejidad que había".

En este contexto, ha destacado que la coordinación con las comunidades autónomas "ha funcionado, respetando los planes de vacunación con cada comunidad pero asegurando la equidad para todos los españoles". "Nuestro papel ha sido de apoyo a las administraciones sanitarias. Es un proceso del que nos tenemos que sentir tremendamente orgullosos", ha destacado.

Sobre equidad a nivel mundial, el dirigente de Pfizer ha señalado que "se sigue trabajando en que la accesibilidad de la vacuna no sea un problema". "Hay un problema de logística grande pero se sigue trabajando para que esté disponible en todo el mundo dependiendo de la capacidad de producción que tenemos", ha indicado.

Frente al compromiso de suministrar en todo el mundo unos 3.000 millones de dosis para finales de año, hasta el momento Pfizer ha distribuido 2.100, "parte de ellas a través de COVAX". "Se ha trabajado también en mejorar la producción en varios sentidos. Se ha conseguido acortar el período de producción de 110 a 90 días. Se han hecho acuerdos con otras compañías para ampliar la fabricación. Hay un compromiso de 4.000 millones de dosis para 2022, de los que 2.000 van a ir destinados a países de bajos ingresos", ha comentado.

El dirigente de Pfizer ha aclarado, en cualquier caso, que la vacuna "es compleja desde el punto de vista tecnológico y también desde el de la cadena de suministro". Por ejemplo, ha apuntado que la vacuna consta de 280 componentes.

"Estamos trabajando en acuerdos con diferentes compañías. El problema es asegurar que la producción es suficientemente masiva para llegar a todo el mundo, teniendo en cuenta todas estas complejidades el miedo es romper la cadena de suministro. Más que la transferencia de tecnología, lo importante es que la vacuna sea segura y eficaz. La calidad tiene que ser exactamente la misma para un ciudadano en Europa, en África o el país que sea", ha remachado.

JANSSEN PRUEBA LA EFECTIVIDAD DE SU VACUNA

De su lado, el director general de Janssen en España y Portugal, Luis Díaz-Rubio Amate, ha anunciado que su compañía está "probando" la efectividad de su vacuna contra la COVID-19 frente a la nueva variante ómicron, con la posibilidad de producir una "específica si fuera necesario".

"Actualmente estamos monitorizando de manera intensa las nuevas cepas, como ómicron, que tanto está preocupando en los últimos días. Genera variaciones en la secuencia de la proteína de la espícula. Estamos probando la efectividad de nuestra vacuna contra esta nueva variante y estamos explorando el desarrollo de una vacuna específica si fuera necesario", ha avanzado durante su intervención ante la Comisión de Investigación relativa a la gestión de las vacunas y el Plan de Vacunación del Congreso de los Diputados.

Al respecto, el dirigente de Janssen ha añadido que están "trabajando conjuntamente con la Organización Mundial de la Salud, el mundo académico y distintas instituciones" para esclarecer cuál podría ser el impacto de ómicron sobre las vacunas ya aprobadas.

En cualquier caso, Díaz-Rubio Amate ha defendido que Janssen "sigue creyendo en el beneficio" que aporta su vacuna, que se suministra sin ánimo de lucro mientras dure la pandemia, "a millones de personas en todo el mundo". "Estamos comprometidos a que siga siendo sin ánimo de lucro mientras dure la pandemia e inicialmente a un único precio a nivel mundial", ha resaltado.

El dirigente de Janssen ha reconocido que resulta "complejo" realizar las transferencias de tecnología de la vacuna para que se pueda realizar por parte de otros centros alrededor del mundo. "Es complejo por las necesidades de equipamiento, materias primas... La transferencia de tecnología es un proyecto complejo que requiere personal cualificado y con gran experiencia", ha explicado.

Pese a ello, ha defendido que "tener acceso a vacunas que salvan vidas no debería depender del lugar donde se vive ni del poder adquisitivo". "Estamos especialmente orgullosos de nuestra labor para facilitar un acceso equitativo", ha reivindicado.

Al hilo, ha valorado a COVAX como "un mecanismo esencial para que las naciones más desfavorecidas no se queden atrás". De hecho, ha recordado que Janssen va a suministrar hasta 900 millones de dosis de su vacuna a este instrumento y a la Unión Africana a lo largo del próximo año.

"Para finales de este año, estimamos que el 60 por ciento de nuestra producción habrá sido puesta a disposición de naciones menos ricas. Y continuaremos el próximo año", ha remachado.

Comentarios