La ley del solo sí es sí sigue adelante sin los artículos sobre proxenetismo

El texto sale adelante tras retirar el PSOE una enmienda sobre prostitución que no apoyaban sus socios en el Parlamento
En la imagen un instante de la Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados que preside la socialista Carmen Calvo
photo_camera En la imagen un instante de la Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados que preside la socialista Carmen Calvo

La ley del solo sí es sí ha dado este miércoles un nuevo paso en su tramitación parlamentaria después de que la Comisión de Igualdad haya aprobado el dictamen de la ponencia, pero lo ha hecho sin los artículos sobre la prostitución que más debate han generado, tras la aprobación de una enmienda pactada por varios grupos.

El dictamen se ha aprobado por 23 votos a favor y 14 en contra -los de PP y Vox- con lo que la ley continua su recorrido en el Congreso y el próximo paso será la votación en el Pleno de la próxima semana.

Los artículos que han salido de la ley son el punto 2 del 187 y el 187 bis que penalizaban proxenetismo no coactivo (no violento) y también a quien se lucrara con el alquiler de locales destinados a favorecer la explotación de la prostitución (la tercería locativa), que fuerzas como ERC, Bildu, En Comú Podem, Junts o la CUP querían suprimir porque defienden la libertad sexual de las mujeres que deciden prostituirse.

EL PSOE RETIRA SU ENMIENDA Y PRESENTARÁ UNA INICIATIVA

Por el contrario, el PSOE quería ir más allá de la ley y en una de sus enmiendas pedía que se castigara a todo el que se lucrara por cualquier vía de la prostitución ajena, sin la necesidad de que hubiera una relación de explotación, una propuesta que finalmente ha tenido que retirar para que el texto final contara con los apoyos suficientes.

Según el Ministerio de Igualdad, esta enmienda socialista ponía en riesgo la ley y han sido varias las ocasiones que ofreció a este partido sacar de la norma lo relativo a la prostitución e incluirlo en la futura ley de trata que anunció el Ejecutivo sin que los socialistas aceptaran la propuesta.

Fuentes socialistas confirmaban a Efe que finalmente retirarían la enmienda "en un ejercicio de responsabilidad" para que no se "retrasara" la tramitación de la ley del "sí es sí", decisión que luego ha corroborado la diputada socialista Laura Berja durante su intervención en la Comisión.

Las mismas fuentes han indicado que el PSOE, "en un ejercicio de responsabilidad, ha retirado la enmienda, que sí contaba con el apoyo del PP, y han asegurado que siempre han manifestado su voto afirmativo a la ley tanto si salía su propuesta como si no.

Las mismas fuentes socialistas han indicado que "la actitud improductiva y los vetos cruzados de los grupos solo logran postergar la aprobación de este texto" y "dejan muy dañada una ley que aborda el consentimiento sexual pero no aplicará ninguna medida para impedir una de las peores formas de violencia contra las mujeres".

En este sentido, Berja ha anunciado que su partido presentará mañana una proposición de ley con el mismo texto de la iniciativa a la que ha renunciado.

Durante el debate en la Comisión, la diputada socialista ha asegurado que la abolición de la prostitución es una cuestión irrenunciable y ha negado que con su enmienda se pusiera en riesgo la ley, algo que a su juicio sí ha hecho el resto de grupos con su postura.

LA LEY SÍ MANTIENE LOS EJES DEL PROYECTO

El informe redactado por la ponencia sí mantiene los ejes del proyecto: eliminar en el Código Penal la distinción entre abuso y agresión sexual, hacer del consentimiento expreso la clave para juzgar los delitos sexuales y garantizar una atención integral a las víctimas.

Entre las enmiendas introducidas destaca la de reconocer el derecho a la residencia y al trabajo a las víctimas de violencia sexual en situación irregular, en el marco de las autorizaciones excepcionales recogidas en la ley de extranjería.

También se ha reconocido el derecho a recibir ayudas a las madres de los menores asesinados por sus parejas o exparejas, como víctimas de la violencia vicaria, y se ha blindado la financiación de las medidas incluidas en el Pacto de Estado contra la violencia de género, al establecerse que el Gobierno deberá aprobar las partidas presupuestarias necesarias.

EL DEBATE

Y antes de que se conociera la decisión del PSOE en el debate de la Comisión, el discurso más duro ha sido el de la portavoz de ERC, Pilar Vallugera, quien ha defendido los derechos de las "trabajadoras del sexo" y ha lamentado la "batalla campal en el feminismo" y "el alarde de falta feminismo entre grupos teóricamente feministas".

Ha advertido además al PSOE de que su grupo no admite presiones: "hemos sido aliados en la investidura, no somos socios de gobierno"

La portavoz de Unidas Podemos, Martina Velarde, también ha criticado al PSOE por enmendar un texto que fue muy difícil de negociar en el seno del Gobierno y ha apelado a su socio a no alejarse de los aliados de la investidura acercándose al PP.

Desde Ciudadanos, Sara Gimenez ha acusado al PSOE de "embarrar" una ley que mejora la protección de las mujeres y de tener "una mirada estrecha" a la hora de llegar a acuerdo para "colgarse medallas partidistas".

"No podemos aceptar que unas mujeres nieguen a otras el derecho a decidir qué hacer con su cuerpo", ha manifestado la diputada de Junts, Pilar Calvo.

La diputada de EH Bildu Isabel Pozueta ha denunciado la "intransigencia" del PSOE; mientras que Mireia Vehí (CUP) ha tachado su posición de "perversa", "más bien una obsesión ideológica que de derechos de las mujeres".

El PNV, Joseba Andoni Agirretxea ha estimado también que la prostitución es un tema "complejo y sensible" que merece una legislación propia y ha acusado al PSOE de pervertir el debate, aunque ha admitido que la importancia de la ley le impedía votar en contra y ha anunciado la abstención.

En el rechazo del PP a la ley poco influyen los polémicos artículos sobre el proxenetismo, ya que ha mantenido su oposición a eliminar la distinción entre abuso y agresión sexual y cree que la redacción del consentimiento hace que la presunción de inocencia "se tambalee", ha recalcado su portavoz Marta González.

Por su parte, la diputada de Vox Lourdes Méndez Lourdes Méndez ha rechazado la ley por ser "discriminatoria", "atentar" contra el principio de presunción de inocencia, "adulterar" las relaciones "más íntimas, siendo sospechosos todos los que tengan relación con la mujer sin un notario delante".

Comentarios