viernes 5/3/21

El CNI ve necesaria una legislación internacional sobre la capacidad de los ordenadores

Por otra parte, expertos defienden elevar la cultura de la población contra la manipulación y las noticias falsas

El director del CNI, general Félix Sanz Roldán (i) y el presidente y el secretario de la Asociación de Periodistas Europeos (APE), Miguel Ángel Aguilar, entre los participantes en el XXX Seminario Internacional de Seguridad y Defensa - EFE/Ismael Herrero
El director del CNI, general Félix Sanz Roldán (i) y el presidente y el secretario de la Asociación de Periodistas Europeos (APE), Miguel Ángel Aguilar, entre los participantes en el XXX Seminario Internacional de Seguridad y Defensa - EFE/Ismael Herrero

El director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el general Félix Sanz Roldán, ha defendido la necesidad de legislación internacional sobre la capacidad de los ordenadores para hacer frente a la desinformación con fines de desestabilización política o la llamada "guerra híbrida".

Sanz Roldán ha participado en el XXX Seminario Internacional de Seguridad y Defensa, que se celebra este jueves y viernes en Toledo con el título, "La guerra híbrida. La mentira como arma y la verdad como víctima", organizado por la Asociación de Periodistas Europeos.

Sanz Roldán, que lleva quince años participando en estos seminarios, ha señalado que en primer lugar hay que centrar el término "guerra híbrida" porque guerra es algo muy serio y catastrófico que lleva a situaciones de gran penosidad.

Lo demás, ha matizado, es usar las nuevas tecnologías para perturbar el bienestar o influir en un Estado.

Esto, ha explicado el director del CNI, es "lo que ha ocurrido siempre", el Gran Capitán fue muy grande porque utilizó el progreso en su beneficio, algo que siempre ha influido en el desarrollo de las operaciones militares y en la guerra.

"Si influye en las operaciones militares, es guerra, si no, es otra cosa", ha dicho Sanz Roldán.

Por ejemplo, ha apuntado, en el caso del 1 de octubre se estaría exagerando si se llama guerra, pero sí que efectivamente hubo "acciones de influencia".

Y por qué a través de Internet, pues porque ahí está todo, ha explicado Sanz Roldán, quien lo ha ilustrado diciendo que cuando le preguntaron a Jesse James por qué robaba bancos, respondió: porque ahí está el dinero.

Por tanto, no debe extrañar que esta nueva herramienta de progreso sirva para cometer delitos, lo que hay que hacer es hacerle frente, anticiparse a las amenazas y tener las redes protegidas.

Para ello, ha planteado que la comunidad internacional debería legislar sobre el uso de las nuevas tecnologías para delinquir, como se hace cuando aparece una nueva arma como la nuclear, de manera que cada país pueda conocer sus derechos para contrarrestarlo en el marco de la ley, con las limitaciones que deba tener cada sistema para que no sean más agresivos de lo que se está dispuesto a aceptar.

En ese sentido, ha señalado que el único elemento que pasa examen de seguridad en una tableta es el cargador.

Pues "si cada vez un ordenador se parece más a un humano, tendrá que someterse a las mismas reglas", y habrá que reflexionar sobre si hay que ponerles alguna limitación, ha asegurado el director del CNI.

También, ha continuado, hay que ser más eficaces en la prevención del uso de la Red por personas que hacen una utilización aviesa, y se debe profundizar en la educación, los principios éticos y la legalidad internacional.

El director del CNI ha explicado también que la atribución de este tipo de acciones es muy compleja y no se debe circunscribir a las dos potencias ya que hay muchos actores, estatales y no estatales.

No obstante, la atribución no es imposible ya que con el análisis de redes sociales el anonimato disminuye un poco y al mentiroso se le pone esa etiqueta, como en la vida real

Desde el CNI, ha explicado el general Sanz Roldán, se ha actuado en situaciones de este tipo, de hecho, el día que se produjo un colapso del servicio sanitario del Reino Unido, aquí solo paró una ambulancia.

En cualquier caso, considera que los Estados se lo deben tomar en serio y no permitir que todo el mundo haga lo que quiera en la Red.

El seminario continuará con varias sesiones en las que se analizará la influencia que tiene la desinformación, y será clausurado mañana por el Jefe del Estado Mayor de la Defensa, el general Fernando Alejandre.

ELEVAR LA CULTURA CONTRA LA MANIPULACIÓN

Por otra parte, el general Carlos Gómez, comandante del Mando Conjunto de Ciberdefensa, ha destacado la necesidad de elevar la cultura de la población para hacer a la audiencia "resistente a las noticias falsas y a la manipulación", además de crear un organismo que centralice la información de forma coordinada.

Durante su intervención en la sesión "La era de las fake news" del Seminario, el general ha explicado que las noticias falsas no son novedosas, pero sí "muy eficientes" por la utilización masiva del ciberespacio, un lugar en "el que el tiempo, la distancia y las fronteras no son apreciables" y en el que "no existe la paz" porque hay múltiples actores que lo hacen "peligroso de controlar".

En este sentido, ha hecho hincapié en la dificultad en la atribución e impunidad de las acciones en el ciberespacio, como consecuencia de lo cual lo ha considerado "el medio más eficiente para influir en la opinión pública y el dominio idóneo para el espionaje".

Ha señalado que se puede influir en la opinión pública especialmente a través de la prensa digital y de las redes sociales y que "lo más importante" es la narrativa que se utiliza para alcanzar el efecto deseado en la audiencia objetiva.

Ha añadido que la mentira va "indisolublemente asociada a la guerra" y que "el buen general es aquel que vence sin necesidad de luchar", al tiempo que ha defendido la necesidad de poner en marcha acciones para reducir la eficacia de este tipo de noticias.

Entre ellas, ha abogado por elevar la cultura de la población, pues ha asegurado que es "la mejor manera para hacer a la audiencia resistente a las noticias falsas y a la manipulación", así como por crear un organismo que coordine la información, con la colaboración de grandes operadores de redes sociales y de la prensa convencional, cuyo papel es, ha subrayado, "absolutamente fundamental".

Por su parte, el general Juan Bautista Sánchez Gamboa, director adjunto del Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (CIFAS), ha puesto en valor la figura del analista, "piedra angular" del sistema de inteligencia, a quien corresponde discernir qué es o no verdad en la información que le llega para ponerla después en conocimiento de la autoridad, es decir, del Jefe del Estado Mayor de la Defensa.

Ha explicado que gran parte de la información que recibe el analista del ciberespacio procede de "fuentes abiertas" y ha resaltado la importancia de recurrir a "medios propios" a la hora de comprobar si es verdadera.

Ha apuntado que el ciberespacio es "un campo de batalla" donde la información puede ser tratada por el enemigo y llevar a tomar decisiones erróneas o a no tomarlas.

Es lo que Sánchez Gamboa ha llamado "zona de no guerra o zona gris", en la que la desinformación se presenta como "un arma efectiva, tanto o más que los tanques", ha precisado.

El general ha incidido en que en las Fuerzas Armadas corresponde al centro de inteligencia tratar de identificar "la amenaza" y en que esta tarea exige colaboración, por lo que "el principio de unidad de acción es el primero de los principios".

Y ha agregado que en inteligencia militar se organizan grupos de trabajo que comparten conocimientos con el objetivo de proporcionar a la autoridad, a través del analista, información veraz que persigue mejorar la seguridad de todos.

En la sesión sobre las fake news han participado también Sebastian Bay, experto senior en el StratCom Centre of Excellence; y François-Bernard Huyghe, director de Investigación en el instituto Francés de Relaciones Internacionales y Estratégicas (IRIS). 

Comentarios