lunes 29/11/21

Un estudio refleja que el 64% de castellano-manchegos estima la caza necesaria

El Gobierno de Castilla-La Mancha se reúne con representantes del sector cinegético para escuchar sus propuestas y trasladarles su apuesta como motor de desarrollo sostenible en el medio rural
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha mantenido una reunión, en el Palacio de Fuensalida de Toledo, con representantes de la Federación Regional de Caza y de la Fundación ‘Artemisan’
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha mantenido una reunión, en el Palacio de Fuensalida de Toledo, con representantes de la Federación Regional de Caza y de la Fundación ‘Artemisan’

Un estudio de la Fundación Artemisan, que agrupa a organizaciones del ámbito cinegético, federaciones de cazadores, propietarios privados, empresas y particulares, refleja que el 64 % de los habitantes de Castilla-La Mancha considera la caza necesaria, 10 puntos por encima de la media nacional.

Así se ha puesto de manifiesto en la reunión que ha mantenido este jueves el presidente del Ejecutivo regional, Emiliano García-Page, con representantes del sector cinegético para conocer de primera mano un estudio realizado por este sector que analiza la situación actual de la caza y su potencialidad como motor de desarrollo económico en el medio rural de Castilla-La Mancha, informa el Gobierno autonómico.

El informe de la Fundación Artemisan ha sido realizado tras llevar a cabo 409 entrevistas y en él se apunta que entre los motivos por los que se considera la caza necesaria se encuentra que se trata de una herramienta adecuada para controlar la sobreabundancia de poblaciones de especies cinegéticas, minimizando daños a la agricultura, enfermedades a la ganadería o reduciendo incidentes de seguridad vial.

Sin embargo, este informe pone de manifiesto que solo el 40 % de la población en Castilla-La Mancha cree que los cazadores contribuyen a la protección de animales y a la conservación del medioambiente, un aspecto en el que el Gobierno regional considera importante profundizar junto al sector y otros grupos de interés, para avanzar juntos en la mejor comunicación hacia la sociedad sobre el valor que la gestión cinegética ética y sostenible tiene como herramienta de gestión para garantizar el equilibrio en los ecosistemas.

Del estudio se desprende también que la mayoría de los castellanomanchegos considera que la caza genera empleo en el medio rural y tiene un impacto positivo tanto para la actividad económica, como para la protección del medioambiente, la biodiversidad animal y para el medio rural en su conjunto.

Una de las cuestiones que más destaca del informe, según la Fundación, es que Castilla-La Mancha es la comunidad en la que más habitantes se muestran contrarios a pagar más impuestos para que la administración se haga cargo del control de la fauna silvestre, el 66 %.

Además, el estudio señala que la imagen de los cazadores y del propio sector de la caza es muy buena o buena para la mayoría de los habitantes de Castilla-La Mancha, que creen que la caza previene daños a cultivos y controla el exceso de población de animales salvajes.

También es mayoritaria la población que asegura que sirve para conservar el medio ambiente, evita que los animales salvajes se adentren en los núcleos urbanos, reduce accidentes y evita enfermedades del ganado que se pueden transmitir a los hombres.

El presidente de Fundación Artemisan, José Luis López-Schümmer, ha destacado que este estudio demuestra que Castilla-La Mancha es una de las regiones en las que más apoyo social tiene la caza y ha enfatizado la necesidad de trasladar estos datos a las administraciones para que se tengan en cuenta también a la hora de tomar decisiones.

En la misma línea se ha manifestado el presidente de APROCA, Luis Fernando Villanueva, que ha argumentado que durante los últimos tiempos se ha dado mucho espacio a intereses minoritarios que ejercen gran presión en la toma de decisiones pero que no representan al sentir general.

En la reunión, que ha tenido lugar en el Palacio de Fuensalida, ha participado el consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, quien ha destacado que “la caza ética, sostenible y respetuosa, ayuda a dinamizar territorios y fijar población en zonas rurales”, motivo por el cual el Ejecutivo autonómico tiene "claro que es muy importante trabajar junto al sector cinegético, tal y como estamos haciendo, con estos mismos objetivos”.

Según estimaciones, la caza genera en Castilla-La Mancha alrededor de 6.500 empleos fijos, con unos 1.700.000 jornales al año, así como una facturación anual de 600 millones de euros.

El consejero de Desarrollo Sostenible ha destacado que, a partir de la próxima campaña, las licencias de caza y pesca serán gratuitas para los residentes en Castilla-La Mancha, donde hay unas 110.000 licencias de caza masculinas y 1.200 femeninas.

Al respecto, Escudero ha subrayado que esta decisión refleja la importancia que le dan al papel que desempeña la actividad cinegética en la región donde, ha dicho: " la caza sostenible y respetuosa con el entorno forma parte de nuestras raíces, de nuestra cultura y del modo de relacionarnos con la naturaleza, además de jugar un importante papel en la biodiversidad y en el control de enfermedades y plagas en especies cinegéticas”.

Asimismo, el consejero ha señalado el valor de la compatibilidad de la caza en los espacios de la Red Natura 2000 y en los Parques Naturales de la región, donde se compatibiliza caza y conservación y con ello se otorga conjuntamente un valor diferencial al territorio también en el marco del turismo de naturaleza.

Reunión con representantes de la Federación Regional de Caza y de la Fundación “Artemisan”

Comentarios