sábado 31/7/21

La población de jabalíes podría crecer hasta los dos millones en el año 2025

Las últimas cifras aportadas por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) al respecto contabilizaban, sólo en el año 2018, un total de 373.225 capturas pero no aportan datos precisos sobre cuántos ejemplares existen ahora mismo en España, que algunas fuentes calculan rondan el millón
Un nudista, un jabalí y un ordenador: la persecución que está arrasando este verano
La población de jabalíes podría crecer hasta los dos millones en el año 2025

Pese a que en España se cazan cada año más de 400.000 jabalíes, en 2025 su población podría superar los dos millones de ejemplares, según estimaciones del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), aunque varios expertos se han quejado a Efe de la ausencia de datos oficiales.

Las últimas cifras aportadas por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) al respecto contabilizaban, sólo en el año 2018, un total de 373.225 capturas pero no aportan datos precisos sobre cuántos ejemplares existen ahora mismo en España, que algunas fuentes calculan rondan el millón.

El presidente de la Real Federación Española de Caza, Manuel Gallardo, ha denunciado precisamente "una falta de datos por parte de las CCAA del censo real del jabalí" lo que dificulta la evaluación de esta especie, aunque el MAPA recomendó a los gobiernos autonómicos en una carta enviada el año pasado la necesidad de que "mantuvieran el control poblacional de jabalíes, debido a los problemas que estaban causando".

El "abandono de las tierras, con la falta de presencia de personas en el campo" y la ausencia de depredadores naturales han propiciado a su juicio la expansión demográfica de esta especie.

Además, las personas "olvidan que estos animales son salvajes y les dan de comer", una muestra de confianza que ha hecho que los animales pierdan el miedo a acercarse a los entornos urbanos donde se convierten "en un peligro para los humanos", ha advertido Gallardo.

También el portavoz de la organización Animalistas Sanse, Iván Flores, se ha quejado de "la falta de transparencia" a la hora de mostrar datos, en su caso sobre la población del jabalí en la Comunidad de Madrid, a pesar de "los numerosos acontecimientos y vídeos grabados de estos animales acercándose a zonas urbanas" en municipios como San Sebastián de los Reyes o Torrelodones, entre otros.

Solo en Cataluña, en el año 2019, el Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural de la Generalitat de Cataluña contabilizó un total de 57.586 ejemplares de jabalíes cazados -9.475 más que en el período 2018-2019- y calcula que, actualmente, viven unos 190.000 jabalíes en esta región.

Hasta ahora, la única iniciativa estructurada para recopilar datos de este tipo es el proyecto Enetwild del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), cuyo objetivo es conocer la distribución y abundancia de jabalíes como base para elaborar modelos de riesgo y gestionar sus poblaciones.

De confirmarse la previsión del IREC, entidad mixta de titularidad compartida entre el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, la Universidad de Castilla-La Mancha y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, "la caza ya no sería suficiente" para controlar su sobrepoblación y sería necesario aplicar otras medidas como "recuperar el equilibrio depredador-presa" para "acabar con el asunto de raíz", ha explicado la responsable del Programa Especies Amenazadas de la organización WWF, Gema Rodríguez.

La elevada fertilidad de esta especie, unida a la escasez de depredadores, genera "desequilibrios cada vez más importantes con consecuencias para otros seres vivos" que pueden llegar a afectar a la seguridad del ser humano, según Rodríguez, que propone utilizar a lobos y zorros para "ayudar a mantener el equilibrio natural del ecosistema".

Estos depredadores, desaparecidos en distintas zonas de la península, pueden "ayudar a eliminar" la superpoblación de jabalíes y en especial los ejemplares con enfermedades como la tuberculosis que pueden ser peligrosos para la salud del ganado y, con ello, la humana.

En todo caso, Rodríguez ha explicado que "la manera de controlar estos excesos es con la prevención y ya vamos tarde" como ha sucedido con otras especies como el conejo, para cuya gestión ha sido necesario instalar cercados, ahuyentadores o franjas protectoras de vegetación con objeto de que no dañe los cultivos.

Comentarios