Sanidad abre a CCAA debate de volver a administrar la vacuna de la varicela

El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, ha admitido que la posibilidad de volver a administrar la vacuna de la varicela en edades tempranas e incluirla en el calendario vacunal es un debate que "merece la pena que evolucione"

La gripe afecta a 352 de cada 100.000 personas en CLM, por encima de la media. En la imagen de archivo un paciente se vacuna contra la gripe, vacunación
photo_camera La gripe afecta a 352 de cada 100.000 personas en CLM, por encima de la media. En la imagen de archivo un paciente se vacuna contra la gripe, vacunación

El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, ha admitido que la posibilidad de volver a administrar la vacuna de la varicela en edades tempranas e incluirla en el calendario vacunal es un debate que "merece la pena que evolucione", y que es "pertinente" realizar con las comunidades autónomas que son las que finalmente deberán adoptar la medida.

"Desde el punto de vista de salud pública, los salubristas consideran que para la inmunización lo mejor es pasar la enfermedad", ha explicado en una entrevista a RNE recogida por Europa Press, donde ha defendido que fue éste el motivo por el que se decidió incluir la vacuna en el calendario vacunal solo para aquellos niños mayores de 12 años que no hubieran pasado la varicela.

Sin embargo, entiende que la decisión se convirtiera en motivo de controversia desde el ámbito sanitario, ya que los pediatras han solicitado de manera "unánime" que se vuelva a vacunar a los niños con una primera dosis de vacuna entre los 12-15 meses y una segunda dosis a los 2-3 años de edad.

En marzo de 2013 el Ministerio de Sanidad y las comunidades acordaron la creación de un calendario de vacunación infantil para todo el Sistema Nacional de Salud (SNS) que establecía que dicha vacuna solo se financiaría en niños de 12 años que no hubieran pasado la enfermedad y en menores con patologías de base que puedan suponer un riesgo en caso de contagio.

Y meses más tarde, el departamento que por entonces dirigía la ex ministra de Sanidad Ana Mato decidió limitar la venta en farmacias para que los padres interesados en vacunar a sus hijos no pudieran comprarla libremente, algo que propició numerosas protestas de sociedades científicas, profesionales sanitarios e incluso de uno de los laboratorios fabricantes, Sanofi Pasteur MSD, que presentó un recurso contencioso-administrativo contra el Ministerio.

Una situación que llevó a Sanidad y las comunidades el pasado mes de junio a pasar la vacuna a uso hospitalario, para así poder controlar su uso y que fueran los médicos los que decidieran en qué casos debía prescribirse.

Iniciativa 'pionera': Plan de la Hepatitis C

Por otro lado, el ministro ha valorado muy positivamente el trabajo que se ha realizado para garantizar a los enfermos de hepatitis C los nuevos tratamientos. "El Plan para la Hepatitis C es un plan que no existe en ningún otro país de Europa, es pionero y garantiza el acceso a los medicamentos de última generación a los que los necesitan de acuerdo con los criterios científicos", ha explicado.

Según ha señalado, debido a que se trata de una iniciativa "pionera", desde el ministerio se está traduciendo para poder trasladarlo al resto de países de la UE y que lo conozcan.

Para Alonso es importante destacar que ha habido un periodo en el que solo había un fármaco, y desde el 1 de abril hay una mayor competencia gracias a la incorporación de nuevos medicamentos que ha permitido a Sanidad hacer una mejor negociación con las compañías farmacéuticas.

En este sentido, ha admitido que hay un "compromiso" por parte de Sanidad para financiar los tratamientos a todos aquellos enfermos que los necesiten. En las próximas semanas espera tener datos sobre lo qué se está haciendo en las comunidades autónomas.

"Tenemos un sistema sanitario que ha sido vapuleado porque se ha descubierto algún interés político en criticarlo permanentemente; sin embargo, es de los mejores del mundo, y de los que presta una atención de manera más universal y con mayor calidad", ha afirmado.

En su opinión, el trabajo realizado para conseguir la mayor administración de los nuevos fármacos para la hepatitis C ha demostrado que "la sanidad española tiene potencia para responder a retos que en otros países no han podido responder". "Somos pioneros y podemos dar ejemplo sobre cómo responder ante situación que era compleja", ha añadido.

Asimismo, se ha mostrado a favor de responder siempre ante estas situaciones primando la vida del paciente. "Ojalá pudiéramos dar esa respuesta en otras patologías. Algunos lo ven como un problema pero es una oportunidad sobre todo para el que sufre una infección como la hepatitis C", ha añadido.

Privatización y listas de espera

El ministro también ha dado su opinión sobre la privatización sanitaria, un modelo a debate en unas comunidades autónomas e implantado mediante la gestión mixta en otras autonomías. Alonso no se ha mostrado en contra del debate sobre los modelos de gestión siempre que se cumpla la prestación pública, "que tiene una cartera aprobada y garantizada por las comunidades autónomas".

Y se ha posicionado en contra de participar en la "pelea" sobre cuál es el mejor modelo o sobre cómo gestionan las comunidades autónomas su atención sanitaria, siempre que garanticen los servicios y se cumplan los acuerdos en esta materia adoptados en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

"Madrid permite distintos modelos pero la garantía publica de la sanidad tiene que quedar asegurada sin lugar a dudas; (...) en Andalucía la mitad de los hospitales son de titularidad privada y se presta atención pública, y allí nadie saca el debate de que se está privatizando", ha señalado como ejemplo.

A su juicio, "un modelo de gestión no tiene que ser demonizado ya que se puede hacer bien o mal". "No tiene que ser modelo de crítica porque gobierne uno u otro partido. Hay que ser serios, podemos debatir sobre modelos de gestión pero me niego a participar en ese tipo de debates menores, en esa pelea política, no me parece razonable", ha añadido.

Por otro lado, ha mostrado su preocupación por la situación a la que han tenido que hacer frente los profesionales sanitarios. "Durante estos años de dificultad ha habido un enorme esfuerzo de los profesionales sanitarios, y hemos visto que ha condiciones laborales de estos profesionales no son razonables", ha explicado.

Por tanto, ante la "inestabilidad" en la que se encuentran, considera que hay que fijarse en la situación de estos profesionales. "Lo más importante es el paciente pero los profesionales sanitarios son el corazón del sistema, han realizado un enorme esfuerzo durante los años de dificultad y estamos en deuda con ellos en el futuro desarrollo el sistema", ha afirmado.

Respecto a las listas de espera, el ministro ha afirma que "están garantizadas en las intervenciones importantes, el resto de la espera pueden ser más o menos altas dependiendo de las CCAA". No obstante, admite que el "reto" es seguir bajando las listas, "y creo que las comunidades están en ese esfuerzo", ha apostillado.

Comentarios