CLM ha registrado más de medio centenar de terremotos en la última década

Castilla-La Mancha ha registrado más de medio centenar de terremotos en la última década, 14 de ellos con una magnitud 3 o superior en la escala de Richter, aunque ninguno de la intensidad del registrado en Ossa de Montiel

Un terremoto de 5,2 con epicentro en Ossa de Montiel (Albacete) sacude el centro de España
photo_camera Un terremoto de 5,2 con epicentro en Ossa de Montiel (Albacete) se produjo el pasado día 23

Castilla-La Mancha ha registrado más de medio centenar de terremotos en la última década, 14 de ellos con una magnitud 3 o superior en la escala de Richter, aunque ninguno de la intensidad del registrado el día 23 con epicentro en Ossa de Montiel (Albacete), que se dejó sentir en la mayor parte del país.

En cualquier caso, Toledo es la provincia de la Comunidad Autónoma con más número de seísmos de estas características, con un total de 22, seguida de Albacete con 18, Ciudad Real con 16, Cuenca con 4 y Guadalajara con 1, hasta sumar 61, según la información del catálogo de terremotos del Instituto Geográfico Nacional (IGN) recogida por Europa Press, contando aquellos de intensidad entre II y VI y magnitud de 1 a 6 de los últimos diez años.

Los ejercicios con mayor actividad sísmica en la Comunidad Autónoma fueron los de 2007 y 2008, en los que se registraron 16 y 17 terremotos consecutivamente, seguidos de 2015, donde hasta el momento se han contabilizado doce, 2010 con cinco, 2006 y 2011 con tres cada uno, 2009 con dos y 2012, 2013 y 2014 con un terremoto cada uno.

El catálogo de terremotos refleja que las localidades albaceteñas de Munera, Caudete, Férez, El Bonillo y Ossa de Montiel son los municipios donde se han producido este tipo de fenómenos, siendo el más intenso el de Ossa de Montiel, donde desde el 23 al 25 de febrero se han registrado cinco terremotos, siendo el último de ellos de magnitud 2.9.

Munera también ha sufrido esta semana varios terremotos --el último este viernes, día 27-- aunque ya en marzo de 2006 registró otro de 3.1 en la escala de Richter. Caudete, en esa misma provincia, ha sufrido terremotos en abril de 2007, junio de 2011, febrero de 2012 y el último día del año de 2013, aunque todos ellos de magnitud inferior a 3. Férez, el 4 de mayo de 2010, también experimentó movimientos sísmicos de baja intensidad y El Bonillo los ha registrado los días 25, 26 y 27 de este mes, aunque de poca intensidad.

Toledo

Los terremotos han sido frecuentes en los últimos diez años en la provincia de Toledo, con localidades como El Romeral, Tembleque y La Guardia como epicentro. En este último municipio se registró un terremoto de magnitud 3.5 el 17 de diciembre de 2010, y otro, de menor intensidad, el 17 de febrero del año pasado.

En abril de 2006, El Romeral sufrió un terremoto de una magnitud 3.3, y volvió a sufrirlo justo un año después, aunque con menor intensidad. A finales de abril de 2008 registró otros dos --uno de ellos de magnitud de 3.5-- y dos más en mayo y junio de ese ejercicio. La localidad volvió a ser protagonista de este fenómeno el 18 de diciembre de 2010 y el 15 de enero de 2011.

Tembleque sufrió un terremoto el 11 de octubre de 2006, aunque fue el mes de febrero de 2008 el que más terremotos se registraron en la localidad --hasta siete--, alcanzando el del 23 de febrero de 2008 la magnitud de 3.8. En marzo y mayo de ese año, la tierra volvió a temblar en este municipio toledano.

Ciudad Real

La segunda mitad del año 2007 fue de terremotos para la provincia de Ciudad Real, especialmente para la localidad de Arenales de San Gregorio, donde durante los meses de agosto, septiembre, octubre y diciembre se llegaron a registrar hasta nueve terremotos, dos de ellos de magnitud 3 en la escala de Richter. El año 2008 comenzó con la tierra moviéndose también en este municipio ciudadrealeño, con terremotos los días 5 y 25 de enero.

Otra población afectada por terremotos en esta provincia ha sido Pedro Muñoz, donde el 12 de agosto de 2007 se registró un terremoto de magnitud 4.7, e intensidad V, siendo el más fuerte registrado en estos diez años hasta el más reciente de Ossa de Montiel. Dos días más tarde, la tierra volvió a temblar en Pedro Muñoz, al igual que en noviembre de ese mismo año. Valdepeñas, el 28 de enero de 2010, y Santa Cruz de Mudela, el 8 de diciembre de 2011, también tuvieron sus terremotos.

En la provincia de Cuenca, el Instituto Geográfico Nacional tiene registrados en los últimos diez años cuatro terremotos, dos de ellos en Monreal del Llano, en enero de 2007 y diciembre de 2008, de magnitud 3.1 y 3.3 respectivamente; otro en La Alberca de Záncara, el 9 de julio de 2009, y otro en Villar de Domingo García el 14 de octubre de ese ejercicio, que llegó a alcanzar una magnitud de 3.6.

Finalmente, en Guadalajara, Escopete ha sido el único núcleo de población que ha sufrido un terremoto en la última década, concretamente el 7 de junio de 2007, alcanzado una magnitud 4.2 en la escala de Richter.

Magnitud e intensidad

Cuando un terremoto tiene magnitud en la escala Richter de entre 2 y 3 apenas es perceptible, de 3 a 4 suele ser perceptible pero no produce daños, entre 5 y 6 puede provocar daños en edificios mal construidos y de ahí en adelante pueden ser devastadores y causar daños en zonas de varios kilómetros.

La intensidad de un terremoto establece los efectos en las personas, los objetos y la naturaleza y los daños en edificios. El grado I no es sentido, el II es apenas sentido, el III es débil, el IV ampliamente observado, el V es fuerte, el VI es levemente dañino, el VII es dañino, el VIII gravemente dañino y del IX al XII son grados de destrucción y devastación.

La mayor parte del medio centenar de terremotos registrados esta década en Castilla-La Mancha registraron una magnitud entre 2 y 3, y una intensidad II y III, con la que no se producen efectos ni daños y el temblor se siente sólo en algunos casos. Además, hubo 14 terremotos en la región que superaron la magnitud 3 --perceptible sin daños-- y tres que sobrepasaron la magnitud 4.

Finalmente, se registraron ocho de grado IV, en los que el terremoto se siente dentro de los edificios, la vibración es moderada y los objetos oscilan, y tres de grado V --en Ossa de Montiel, Escopete y Pedro Muñoz-- en los que se siente una fuerte sacudida, los objetos colgados oscilan considerablemente, los animales se inquietan, y hay daños en algunos edificios.

Comentarios