domingo 05.07.2020

Los sindicatos reaccionan a la finalización del curso escolar de forma presencial

- ANPE respalda la decisión de no volver de manera presencial a los colegios.

- UGT pide seguridad para realizar las tutorías presenciales.

- CSIF no comparte el planteamiento de la Junta sobre el final del curso en la región.

El sindicado de enseñanza ANPE ha respaldado este viernes la decisión adoptada por el Gobierno regional de que ningún alumno de Castilla-La Mancha, sea del curso que sea, se reincorpore a las clases en junio y lo hagan en septiembre con el comienzo del nuevo curso.

En un comunicado de prensa, ANPE ha asegurado que "venía defendiendo" desde el inicio de esta crisis que "absolutamente" ningún docente o alumno debía incorporarse de manera presencial a los centros educativos hasta que se dispusiese de las medidas de seguridad sanitaria y de protección de la salud de los docentes, alumnado, familias y de todas aquellas personas que accedan a los centros educativos.

"Teniendo en cuenta que la mejor medida de protección es el distanciamiento social, es acertado que termine el curso de manera telemática y preparar con suficiente antelación y seguridad la incorporación presencial del siguiente curso escolar", ha entendido.

Y ha recordado que transcurridos ya dos meses desde el inicio del confinamiento y el cambio a la actividad lectiva a distancia en los que tanto los docentes como familias y la propia Administración han hecho "un enorme esfuerzo" por adaptarse a las nuevas circunstancias "no sería necesaria a estas alturas de curso escolar volver de manera presencial a las aulas".

Además, ha remarcado que ese posible regreso "solo sería posible cuando nuestra región entre en la fase 2 de la desescalada" que, en el mejor de los casos, ha contemplado, "ocurriría con el curso prácticamente finalizado y con las evaluaciones hechas".

La consejería de Educación, Cultura y Deportes ha decidido, finalmente, que "de forma voluntaria, programada y con cita previa" puedan asistir a tutorías personalizadas los alumnos de los cursos que implican pasar un periodo educativo como son 4º de la ESO, 2º de Bachillerato y Formación Profesional.

Para estos casos, ANPE ha exigido que solo se haga si se garantizan las medidas sanitarias correspondientes y tras un exhaustivo protocolo específico para dichas tutorías presenciales.

Finalmente, ha considerado que "de manera inmediata" se debe empezar a trabajar en un plan de actuación para "la nueva normalidad educativa y, sobre todo, para una vuelta a las aulas segura, en un ambiente de confianza para toda la comunidad educativa".

UGT

Por su parte, el sector regional de Enseñanza de UGT ve acertada la decisión de no reabrir ningún centro de Infantil, Primaria ni Educación Especial hasta septiembre, pero cree que a día de hoy falta preparación para comenzar tutorías presenciales en 4º de la ESO, 2º de Bachillerato y 2º de Formación Profesional.

En las últimas semanas UGT ha pedido a la Consejería de Educación no reanudar la actividad presencial hasta septiembre en ninguno de los cursos y anteponer los criterios sanitarios, con el fin de salvaguardar la salud de toda la comunidad educativa, ha recordado el sindicato en una nota.

"No creemos que sean totalmente seguras las tutorías, aunque sean individualizadas o para grupos reducidos, lo más adecuado sería esperar a septiembre para la actividad presencial", ha afirmado el responsable regional de Enseñanza de FeSP, Manuel Amigo.

UGT cree que "hay demasiada incertidumbre para diseñar cualquier plan de incorporación, ya que el final del curso es cercano y se desconoce cuándo se va a alcanzar en Castilla-La Mancha la Fase II o si se hará al mismo tiempo en todas las provincias".

Para el sindicato, estos anuncios de reapertura a los alumnos son "precipitados", ya que en el Comité de Seguridad y Salud Laboral del personal docente de esta misma mañana se han exigido mejoras en el procedimiento de apertura programado para la propia Fase I, en la que ya han entrado algunas provincias y en la que solo se retoman las tareas administrativas.

"Si la de hacer tutorías presenciales en dichos cursos es la decisión definitiva, UGT exige convocar antes de nada un nuevo Comité de Seguridad y Salud Laboral para negociar el procedimiento de tutorías individuales o grupales de manera detallada y con antelación", ha concluido el dirigente sindical.

CSIF

De su lado, el sindicato CSIF ha expresado su oposición al planteamiento de la Consejería de Educación de atender en casos puntuales a alumnos de determinados cursos, a pesar de que se da por finalizado el curso presencial en Castilla-La Mancha debido a la pandemia de coronavirus.

En una nota de prensa, CSIF ha puesto de manifiesto su desacuerdo con la posibilidad de que puedan tener tutorías presenciales alumnos de segundo curso de Bachillerato y segundos cursos de grados medio y superior de Formación Profesional, y la posibilidad de extenderlo al cuarto de ESO. 

Según el sindicato "además del riesgo de contagio, estas medidas perjudican la conciliación laboral y familiar de los docentes, ya que la vuelta a la actividad se realiza en un escenario en el que otros recursos para la atención de los hijos y las personas mayores continúan cerrados".

CSIF defiende que los alumnos, docentes y el resto de trabajadores de los centros educativos no regresen a las aulas, "ya que no se dan las condiciones sanitarias necesarias para la vuelta antes del 30 de junio" y ha lamentado que "la falta de liderazgo del Ministerio de Educación, que abría las puertas a que las comunidades autónomas tomasen la decisión, ha dejado contra las cuerdas al Gobierno regional y a la Consejería de Educación".

En lo único en lo que está acuerdo es en que no se abrirán las aulas para Educación Infantil, para niños de hasta 6 años, ni de Educación Especial, ha añadido.

"La Consejería de Educación continúa sin tener claro cómo afrontar la conclusión del presente curso académico, por ejemplo en cuanto a pruebas de acceso a ciclos de FP", ha considerado CSIF, y también ha advertido que "todavía no ha planteado los diferentes escenarios en el regreso a las aulas en septiembre, si es que las autoridades sanitarias así lo permiten".

En este sentido, ha demandado "agilidad y decisión" a la Consejería de Educación "para no caer de nuevo en la improvisación, ya que hasta el momento ha demostrado una escasa operatividad, tal y como se evidencia en la reunión del Comité de Seguridad y Salud Laboral que se ha celebrado hoy a pesar de que CSIF la había solicitado hace dos semanas".

Así, el Comité de Seguridad y Salud Laboral "se ha centrado únicamente" en la aplicación de la fase 1 de la desescalada del estado de alarma decretado para frenar la expansión de la COVID-19, "cuando desde el pasado lunes Cuenca y Guadalajara ya se encuentran en este estadio", ha recordado CSIF.

Al respecto, ha exigido que antes de la incorporación a las aulas se le hagan test de detección de la enfermedad a todos los alumnos, docentes y trabajadores de los centros educativos, "ya que después de dos meses de confinamiento no se puede contemplar un posible retroceso por una decisión precipitada".

Y además "la Consejería debería prever una partida económica para sustituir a los docentes considerados de alto riesgo", ha apuntado el sindicato, que calcula que al menos el 10 por ciento de los trabajadores de los centros educativos se hallan en este grupo.

Por otra parte, ha advertido que "a la improvisación que está demostrando la Consejería se suma el planteamiento de unas instrucciones en el Comité de Seguridad y Salud Laboral que limitan las que hizo públicas ayer el Ministerio, en las que se primaba el teletrabajo en los centros educativos mientras que en Castilla-La Mancha se ha omitido esa parte".

Asimismo, ha criticado que "este documento es inconcreto y deja en una situación incómoda a los equipos directivos, dado que se sugiere que sean ellos los que determinen qué profesores deberían ir al centro", y además "obligan a que los centros, a través de sus presupuestos económicos exiguos, que provean de los materiales de higiene y de protección para abordar una vuelta de los trabajadores".

Y también ha demandado a la Consejería de Educación "que limite la carga burocrática que están soportando los docentes de nuestra Comunidad y especialmente los equipos directivos".

CSIF ha recalcado, además, que "la situación del profesorado es crítica debido al estrés al que está sometido por la falta de medios, de instrucciones claras y por el exceso de burocracia que ven innecesaria", ya que "recae en ellos toda la responsabilidad sin que, en ningún caso, vean atendidas sus necesidades y opiniones".

Más información en vídeos 
Comentarios