12 años de la tragedia de Spanair: Las víctimas ansían el informe del Congreso

En el aniversario del fatídico viaje, la Asociación de Víctimas del Vuelo JK5022 ha recordado a los fallecidos en tres escenarios: el parque Juan Carlos I, la Terminal 2 del aeropuerto de Barajas, en la que ocurrió el accidente, y la Plaza de la Memoria de Las Palmas de Gran Canaria, destino del vuelo
Las víctimas de Spanair celebran la oportunidad de conocer la verdad en el Congreso
photo_camera 12 años de la tragedia de Spanair: Las víctimas ansían el informe del Congreso

Doce años después del accidente aéreo de Spanair, que dejó 154 fallecidos y 18 supervivientes, las víctimas tienen la mirada puesta en las futuras conclusiones de la comisión de investigación del Congreso, que confían sirvan para esclarecer las causas e incluso depurar responsabilidades penales.

Como es habitual cada año, Madrid y Las Palmas de Gran Canaria, origen y destino del Vuelo JK5022, han sido el escenario de los homenajes a los fallecidos, aunque en un ambiente más frío que otros años por la crisis de la COVID-19, ya que no se podía abrazar y había en todo momento que mantener la distancia de seguridad.

En la capital, se ha llevado a cabo una ofrenda floral en el lugar de la tragedia, donde se encuentra una placa conmemorativa, y los asistentes han leído poemas y guardado un minuto de silencio, en presencia de la subdelegada del Gobierno en Madrid, Elena Bernardo, y el consejero de Vivienda y Administración Local, David Pérez.

Como en Las Palmas, donde además se han lanzando al mar 154 rosas blancas en honor a los pasajeros que perdieron la vida el verano de 2008 y después se ha realizado un segundo acto en la Plaza de la Memoria, junto a la placa que tiene grabados sus nombres, a la que ha asistido el presidente del Gobierno canario, Ángel Víctor Torres.

En ambos lugares, la Asociación de Víctimas y Afectados por el vuelo JK5022 de Spanair ha honrado la memoria de los fallecidos cuyo recuerdo, doce años después, les impulsa en su lucha por "la verdad y la justicia" que rodea al siniestro, en manos de la comisión de investigación del Congreso de los Diputados.

La comisión se constituyó en abril de 2018 pero tras 43 comparecientes vio interrumpidas sus sesiones por la disolución de las Cortes debido a las elecciones, si bien el pasado 15 de abril, el Congreso acordó retomar su actividad ya que tiene pendiente de elaborar sus conclusiones sobre las causas del siniestro, que desde la asociación insisten que fue fruto "de una cadena de errores".

De hecho, la idea de crear una comisión parlamentaria nació a petición de la propia asociación después de que el informe de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) señalara como un fallo técnico la causa del siniestro y no incidiera en responsabilidades externas, por lo que las víctimas tildaron el informe de "ofensivo, parcial e incompleto".

Y así hasta hoy, porque doce años después los familiares siguen con la "penitencia impuesta". "Ni verdad, ni justicia, ni reparación", ha criticado la presidenta de la asociación Pilar Vera.

Porque la primera investigación "benefició a cualquier parte menos a las víctimas" y parece un "sarcasmo" que los ciudadanos tengan que trabajar para "conseguir la verdad" y desmontar el archivo judicial que decretó la Audiencia Provincial de Madrid.

Sin embargo, los familiares tiene puesta en esta comisión "toda la esperanza" y confían en que "el nefasto informe emitido", que les cerró las puertas a un juicio oral, "se declare sin validez" para que se reanuden los trabajos que determinen al fin las causas, como ha añadido el portavoz de la asociación Federico Sosa.

Por eso, esperan que las conclusiones se remitan a la Fiscalía General del Estado y se depuren las posibles responsabilidades penales y no solo las políticas que puedan derivar de esta comisión.

Y todo ello con un objetivo final: "aprender y corregir para evitar nuevas catástrofes para que se mejore el sistema, órganos encargados supervisión e inspección del sector aéreo".

Tanto es así que esta asociación, en un plazo no estimado de tiempo, pretende convertirse en una fundación de seguridad en vuelo que sirva como "nexo" de unión entre la administración y los ciudadanos, una figura que no existe en nuestro país y "teniendo en cuenta los territorios insulares", sería lo "más deseable".

El accidente de Spanair ocurrió el 20 de agosto de 2008 cuando el vuelo 5022 de la compañía con 172 personas a bordo y destino Las Palmas se estrellaba en Barajas (Madrid) al poco de despegar a las 14:45 horas.

El informe de la CIAIAC, aprobado en 2009, concluyó que el avión despegó con los flaps replegados y que falló el sistema encargado de advertir a la tripulación y en septiembre de 2012, la Audiencia de Madrid archivó la causa penal, al considerar que la responsabilidad del siniestro no es imputable a los técnicos, sino a la actuación "errónea" de los pilotos, fallecidos en el siniestro.

Comentarios