martes 21/9/21

El Gobierno reduce el agua a trasvasar para "garantizar la estabilidad del sistema"

El Gobierno Castilla-La Mancha valora los cambios en las reglas de explotación del trasvase Tajo-Segura pero insiste en alternativas de abastecimiento que existen para el Levante
Imagen de archivo del canal del trasvase Tajo-Segura
Imagen de archivo del canal del trasvase Tajo-Segura

El Gobierno ha acordado reducir de 38 a 27 hectómetros cúbicos al mes la cantidad de agua trasvasada en el acueducto Tajo-Segura en situación de normalidad hídrica (nivel 2), para "garantizar la estabilidad del sistema".

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes un Real Decreto por el que se modifican las reglas de explotación del trasvase Tajo-Segura (ATS) y establece nuevos umbrales para la cesión de caudales con el fin de evitar situaciones de excepcionalidad y trasvase cero a las cuencas receptoras.

Esta decisión atiende, según una nota del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Democráfico (Miteco), al dictamen científico-técnico del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX) y cuenta con el aval de la Comisión Central de Explotación del Trasvase y del Consejo Nacional de Agua, que también han aprobado una actualización de las tarifas de aprovechamiento del trasvase.

Según lo acordado, la cantidad mensual trasvasable se establecerá en función de las existencias conjuntas de los embalses de Entrepeñas y Buendía a comienzos de cada mes, con un máximo anual total de 650 hm3 en cada año hidrológico (600 hm3 para el Segura y 50 hm3 para el Guadiana) y de acuerdo con los niveles establecidos.

Desde el Miteco han explicado que "la principal modificación" afecta al nivel 2 (normalidad hídrica), que hasta ahora fijaba en 38 hm3/mes el posible aporte de agua desde la cabecera del Tajo en condiciones establecidas, y a partir de ahora, el desembalse será de 27 hm3/m, lo que "favorecerá una mayor estabilidad para todas las cuencas, tanto cedentes como receptoras".

En el caso de las cedentes se verán beneficiadas porque "los embalses de Entrepeñas y Buendía dispondrán durante más tiempo de mayor volumen de agua almacenada", mientras que las receptoras, "al racionar el agua que reciben al mes mantendrán un flujo constante más tiempo y sin interrupciones", según fuentes ministeriales, que inciden en que permitirá una mejor planificación para el riego.

Para el Miteco, este acuerdo busca "adaptar una infraestructura crítica para el abastecimiento de tres millones de personas en Castilla-La Mancha, Murcia y Albacete a la realidad ineludible del cambio climático, de la alteración de los patrones de lluvias y, en suma, de una menor disponibilidad de agua".

Con vistas a contrarrestar este escenario, Transición Ecológica trabaja en alternativas, duplicando la capacidad de generar agua desalada para usos agrícolas, la interconexión del sistema de desaladoras en una red conjunta de todo el Levante con mayor capacidad operativa, y en un plan de apoyo a las energías renovables para rebajar el precio del agua desalada.

Junto a la modificación de la regla de explotación del trasvase Tajo-Segura, también se han aprobado las nuevas tarifas para el aprovechamiento del acueducto.

El objetivo de las tarifas es recuperar los costes anuales de explotación, funcionamiento y conservación, así como la recuperación de las amortizaciones de las inversiones realizadas por el Estado. Su cálculo y elaboración se realiza según el procedimiento reglado, y deben liquidarse anualmente a los usuarios del trasvase. 

ALTERNATIVAS DE ABASTECIMIENTO QUE EXISTEN

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha valorado este martes que el Consejo de Ministros apruebe la modificación de las normas de explotación del trasvase Tajo-Segura, pero ha insistido en que hay que trabajar en las alternativas de abastecimiento que existen para el Levante.

A preguntas de los medios de comunicación en una rueda de prensa tras la celebración del Consejo de Gobierno, su portavoz, Blanca Fernández, ha señalado que es "una buena noticia" el cambio en la explotación del trasvase y supone que, cuando los embalses de cabecera estén en nivel 2, es decir, en situación de normalidad hídrica, el volumen mensual de agua trasvasada pasa de 38 a 27 hectómetros cúbicos al mes.

Fernández ha remarcado, no obstante, que "no está todo el objetivo conseguido" aunque es "un avance muy importante en justicia, solidaridad, sentido común, sostenibilidad, respeto hacia el Tajo y hacia los intereses generales de Castilla-La Mancha".

Con todo, ha reiterado que esta región seguirá trabajando "lealmente" con el Gobierno de España y con la Región de Murcia, la Comunidad Valencia y Andalucía porque no pretende "afrentar a nadie", pero sí defender los intereses de esta tierra cuyos ciudadanos y pueblos ribereños ha dicho que "no son egoístas sino que ven cómo transcurre el Tajo y que hay necesidades hídricas".

Por ello, ha enfatizado que hay otras alternativas para el Levante y ha pedido "menos ruido y más soluciones, diálogo y lealtad", ha concluido.

"EL CASCABEL AL GATO DEL TRASVASE"

Por su parte, la Asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía han mostrado su satisfacción por que se haya reducido la cantidad a trasvasar de los pantanos de la cabecera del Tajo cuando estén en nivel 2, y han celebrado que por fin se le haya puesto "el cascabel al gato del trasvase".

En una nota de prensa, la asociación ha valorado la decisión del Gobierno que han calificado como "un paso adelante", aunque han lamentado que "se haya tardado tanto en aprobar".

Si esta medida acordada este martes por el Consejo de Ministros se hubiera adoptado antes "hubiéramos podido ahorrar 66 hectómetros cúbicos de agua desde enero" si las nuevas normas hubieran estado vigentes desde esa fecha, han indicado los ribereños, que han añadido: "Pero no sirve de nada mirar atrás y estamos muy contentos por este primer paso".

La presidenta de la Asociación, María de los Ángeles Sierra, ha afirmado: "Estamos muy agradecidos al Ministerio de Transición Ecológica y en especial a la ministra Teresa Ribera, por atreverse por fin a ponerle el cascabel al gato del Trasvase, modificando una regla absurda que nos obligaba a trasvasar una cantidad poco realista de agua".

En este sentido, los ribereños lamentan que se siga trasvasando por decreto en nivel 2, pero reconocen que sentirán el "alivio" al reducirse la cantidad a trasvasar cuando los embalses estén en estas condiciones de 38 a 27 hectómetros cúbicos.

"No es lo ideal y trabajaremos para seguir modificando las reglas, para evitar que se trasvase por obligación y prime siempre la necesidad de la cuenca cedente, pero es el primer paso que se da en este sentido desde que se aprobó el infausto Memorándum y estamos muy contentos de que el Ministerio comience a andar en la dirección correcta", ha aseverado el vicepresidente de la asociación, Borja Castro.

Asimismo, Castro ha avanzado que con el fin "de paliar el brutal expolio de agua llevado a cabo sin necesidad desde enero, con la Región de Murcia atravesando un ciclo especialmente húmedo de lluvias y almacenando procedentes directamente del Tajo cerca de 190 hectómetros cúbicos", los ribereños solicitarán sendos "trasvases cero" en agosto y septiembre, para terminar el año hidrológico.

Al respecto, Castro ha señalado que "cuando más nos hacía falta el agua era este verano y hemos trasvasado sin que la necesidad de los regantes murcianos fuera real, solo porque podían" y ha apuntado que esperan "que ahora, en nivel 3, el Ministerio prosiga la senda de la razón y no trasvase una gota de agua", al tiempo que ha abogado por que "consuman la que tienen, que debería almacenarse por ley en nuestros embalses". 

CAMBIOS "INSUFICIENTES"

De su lado, la Real Fundación de Toledo ha considerado "muy insuficientes" las modificaciones de las normas de explotación del trasvase Tajo-Segura y ha denunciado que no se han llevado a cabo las medidas de transición ecológica que "reclama toda la humanidad".

En una rueda de prensa para presentar un dibujo recuperado del artista Victorio Macho, que llevaba en paradero desconocido desde 1996, el director de la Real Fundación de Toledo, Eduardo Sánchez Butragueño, ha sido preguntado por la aprobación de la modificación del Real Decreto del memorando del trasvase Tajo-Segura.

Así, ha declarado que "no se están cumpliendo las sentencias de los tribunales que obligan al establecimiento de caudales ecológicos en Aranjuez, Toledo y Talavera" y que tampoco "se están tomando las medidas que la sociedad, el mundo, Europa y toda la humanidad está reclamando" y que "por desgracia", la gestión de transición ecológica que tiene el Ministerio "no se está materializando".

Comentarios