Autorizan un trasvase de 27 hm3 y dos excepciones para el Guadiana y Las Tablas de Daimiel

- Ribereños esperan que la próxima derivación a la cuenca del Guadiana se reste del trasvase al Segura.

- El trasvase a Las Tablas permitirá un encharcamiento de más de 1.000 hectáreas del Parque Nacional.

- Arroyo: "Si Murcia y en el Levante dicen que el que gana es Page, el mensaje es clarísimo, quien gana es Castilla-La Mancha".

- Ribera resalta que se busca "un punto intermedio" sobre el trasvase Tajo-Segura.

En la imagen el embalse de Entrepeñas, situado en la Alcarria Baja de Guadalajara, desde donde sale agua para el trasvase Tajo-Segura - EFE/Pepe Zamora, río tajo
photo_camera En la imagen el embalse de Entrepeñas, situado en la Alcarria Baja de Guadalajara, desde donde sale agua para el trasvase Tajo-Segura - EFE/Pepe Zamora

La Comisión Central de Explotación del Acueducto Tajo-Segura (ATS) ha autorizado este jueves el trasvase de 27 hectómetros cúbicos (hm3), y dos excepcionales de 3 hm3 cada uno: para el Guadiana y las Tablas de Daimiel.

Para aprobar la autorización, la Comisión ha valorado la situación a comienzos del mes de abril y ha constatado que se mantiene la situación de nivel 2, de normalidad hidrológica, según un comunicado del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco).

La Comisión ha autorizado el envío de 3 hm3 por derivaciones excepcionales de agua para la cuenca alta del río Guadiana, para atender las necesidades para abastecimiento con motivo de las pruebas previstas en el proyecto de reparación y puesta a punto de la infraestructura de la "Tubería Manchega".

La prueba de funcionamiento de la tubería se lleva a cabo tras la redacción de un proyecto sobre el estado actual de la infraestructura y la redacción de un proyecto para su reparación, según el Miteco.

Asimismo, según el Ministerio, la Comisión ATS ha autorizado otros tres hm3 para la regeneración hídrica de las Tablas de Daimiel, como "medida puntual y urgente" para la recuperación de este Parque Nacional.

La aportación a las Tablas de Daimiel se realizará a través de la "Tubería Manchega".

SE RESTE DEL TRASVASE AL SEGURA

La Asociación de Municipios Ribereños de los embalses de Entrepeñas y Buendía se han mostrado confiados en que la próxima vez que se derive agua a la cuenca alta del río Guadiana ese extra "se reste" del agua que se trasvasa al Levante.

"Confiamos en que la próxima vez, ese extra se reste de los 27", han defendido en nota de prensa, en la que aseguran "no oponerse a esa derivación extraordinaria para recuperar patrimonio, y el otro para beber, a lo que no nos opondremos nunca".

En nota de prensa, la asociación ha lamentado que las intensas lluvias vividas en la Región de Murcia "no han sido impedimento para que las reglas del infausto Memorándum sigan aplicándose, a pesar de la reciente reducción".

"Gracias a que se trasvasan 27 hm3 y no 38 podemos destinar un nuevo esfuerzo a recuperar las Tablas de Daimiel o dar de beber a once municipios de nuestra comunidad", han valorado.

Dicho esto, han vuelto a mostrar su oposición rotunda "a seguir alimentando una industria privada y dañina para el medio ambiente como es la agricultura intensiva del Levante, que ha provocado grandes desajustes a ambos lados de la tubería".

"Pero no a dar agua de beber, ni a los pueblos que lo necesiten de verdad en la Región de Murcia, ni a los de nuestra misma comunidad.
Siempre estudiando bien alternativas y, sobre todo, reduciendo la presión a la que la agricultura intensiva somete a las cuencas de nuestros ríos", han insistido.

Tras alertar de que "un exceso de regadío priva de agua para beber a los ciudadanos y provoca graves problemas en los ecosistemas, perjudicando el patrimonio natural de todos los españoles", la Asociación de Municipios Ribereños ha alertado de que la situación en los embalses de Entrepeñas y Buendía es delicada.

"Ahora mismo quedan 106 hm3 pendientes de trasvasar, por lo que el volumen real almacenado es de unos 614 hm3, pese a que se aprecien cerca de 730 hm3 virtualmente. El verano, como venimos avisando, va a ser complicado; pero en la Región de Murcia va a ser peor. El Mar Menor ya ha dado muestras de que va a volver a colapsar en cuanto suban las temperaturas", han advertido.

"Es la crónica de dos muertes anunciadas, la de los municipios Ribereños y la del Mar Menor. Dos asesinatos con un mismo culpable: la agroindustria" han condenado desde la asociación, que confía en la inminente salida del nuevo Plan de Cuenca del Tajo, que recogerá los esperados caudales ecológicos, cambien las tornas en beneficio del río y sus embalses.

ENCHARCAMIENTO DE MÁS DE 1.000 HECTÁREAS

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, ha valorado la aprobación de un trasvase de 6 hectómetros cúbicos a través de la Tubería de la Llanura Manchega a las Tablas de Daimiel, como se había pedido al Ministerio y a la Confederación del Tajo por parte del Ejecutivo regional.

"Este aporte extraordinario pone de relieve dos cuestiones, la importancia de esta infraestructura que se usará así por primera vez, y que con este aporte extraordinario se logrará un encharcamiento de más de 1.000 hectáreas del Parque Nacional, lo que beneficia a toda la sociedad", ha valorado Francisco Martínez Arroyo.

QUIEN GANA ES CASTILLA-LA MANCHA

Además, el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural ha indicado que "si Murcia y en el Levante dicen que el que gana es el presidente regional, Emiliano García-Page, el mensaje es clarísimo, quien gana es Castilla-La Mancha".

Así ha reaccionado el consejero castellanomanchego preguntado por las declaraciones del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (SCRATS), en las que expresaba su "malestar" ante la planificación hidrológica del Tajo y cargaba directamente contra García-Page señalando que "Castilla-La Mancha ha conseguido subir caudales ecológicos en la parte que le da bastantes votos".

Martínez Arroyo ha destacado el trabajo que se viene desarrollando, tanto a nivel técnico como a nivel político, con el Ministerio para la Transición Ecológica y con la Confederación Hidrográfica del Tajo dentro del proceso del borrador del Plan Hidrológico, que se va a analizar el próximo 3 de mayo en el Consejo del Agua que ha convocado la propia Confederación, según ha informado la Junta en nota de prensa.

"Vamos a esperar a ver qué sucede, pero estamos satisfechos desde luego de que el borrador incluya la cantidad que habíamos acordado del caudal ecológico del río Tajo a su paso por Aranjuez, en la Comunidad de Madrid", que se sitúa en 8,65 metros cúbicos por segundo, "la cifra que queríamos en Castilla-La Mancha", porque permite compatibilizar el buen estado del río a su paso por Toledo y Talavera de la Reina; se da cumplimiento a la sentencia el Tribunal Supremo que obligaba incluir los caudales ecológicos en la planificación; y también hace posible el futuro desarrollo del Alto Tajo de los municipios ribereños en Guadalajara y Cuenca, ha dicho.

Por ello, ha declarado que esto es importante porque "por primera vez Castilla-La Mancha cuenta en la planificación hidrológica, en las decisiones importantes que nos afectan como región y que se toman en Madrid".

SE BUSCA "UN PUNTO INTERMEDIO"

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha remarcado este jueves que lo que se pretende en relación al trasvase Tajo-Segura es fijar unos caudales ecológicos que supongan "un punto intermedio" entre los intereses de los diferentes territorios sin dejar de garantizar el acceso al recurso y ha apuntado que la idea es llegar de forma gradual a un objetivo "que está por debajo de lo que quería Castilla-La Mancha, y por encima de lo que querían Valencia o Murcia".

En una rueda de prensa en Sevilla en la que se ha presentado del Plan Hidrológico del Guadalquivir 2022-2027, y a preguntas de periodistas sobre el malestar de regantes en Levante y reticencias de algunos gobierno autonómicos, Ribera ha destacado que lo que se está haciendo "en estos momentos" es "trabajar sobre una hipótesis" en la que se fijan "caudales ecológicos en el Tajo".

Unos caudales que, ha enfatizado, sean "de conformidad no con lo que hubieran pretendido los gobiernos de la cuenca cedente, no con lo que hubieran pretendido los gobiernos beneficiarios del trasvase, sino con un punto intermedio, que además de manera innovadora es gradual".

"Es decir, se irá incrementando hasta llegar a un objetivo que está por debajo de lo que quería Castilla-La Mancha y está por encima de lo que querían Valencia o Murcia, pero buscando un equilibrio que nos permita desarrollar nuestro compromiso de garantía de suministro a los consumidores de las cuencas beneficiarias de este trasvase", ha agregado.

En este sentido, ha agregado que desde el Gobierno consideran que "si el recurso procede de agua desalada, de agua regenerada, si hay correcta gestión dentro de la interconexión dentro de cada una de las cuencas", la "necesidad de trasvasar agua es menor y por tanto nos permitirá estar mejor preparados para esos escenarios de disminución importante del agua disponible". "Nuestro compromiso ha sido acelerar la inversión en estas infraestructuras y mantener el dialogo no solamente con autoridades sino con comunidades de regantes", ha remachado.

A juicio de la ministra, hay "una oportunidad muy importante de integrar las distintas piezas de un modo que responda a las necesidades sociales, primera cuestión, pero que responda también a los requerimientos, a las necesidades ambientales". En este sentido ha destacado, "porque a veces se nos olvida", que responda además "al cumplimiento de las normas y al acatamiento de las sentencias, que también importa el cumplimiento del Estado de derecho".

Comentarios