sábado 22.02.2020

El 4,5% de los hombres reduce la jornada laboral por sus hijos: ¿corresponsabilidad?

Lo que implica una de las principales causas de interrupción de las carreras profesionales de las mujeres
El 4,5% de los hombres reduce la jornada laboral por sus hijos: ¿corresponsabilidad?
El 4,5% de los hombres reduce la jornada laboral por sus hijos: ¿corresponsabilidad?

Con la llegada del primer hijo solo el 4,5 por ciento de los padres opta por trabajar a tiempo parcial para afrontar los cuidados del menor frente al 26,3 por ciento de las madres, lo que implica una de las principales causas de interrupción de las carreras profesionales de las mujeres.

Esta situación, advierte el Instituto Nacional de Estadística (INE), "es reflejo no sólo de un desigual reparto de responsabilidades familiares", sino también de "la falta de servicios o servicios muy caros" para el cuidado de niños y adultos, y la falta de oportunidades para conciliar trabajo y familia. 

El impacto sobre la participación en el mercado de trabajo cuando hay hijos o adultos que requieren cuidados continúa siendo muy diferente en hombres y mujeres, señala Estadística en su análisis con perspectiva de género de los principales indicadores laborales.

Y advierte de que, cuando la familia crece y tienen tres o más hijos, la corresponsabilidad en el cuidado de los menores es todavía menor y el porcentaje de padres con jornada parcial se reduce hasta el 3,4 % mientras que el de las madres aumenta hasta el 27,5 %.

MÁS HOMBRES CON JORNADA REDUCIDA SIN HIJOS QUE CON HIJOS

Es más, si se analiza a toda la población de entre 25 y 54 años que tiene jornada parcial, el grupo de hombres que más recurre a la jornada reducida, con un 6,9 % de ellos, es el de los que forman parte de un hogar con dos adultos y sin hijos.

No poder costear los servicios adecuados para el cuidado de hijos, adultos enfermos, personas con discapacidad o mayores es la razón que alegan la mayoría de las personas que trabaja a tiempo parcial.

Remarca el INE que a pesar de que en los últimos años se ha conseguido una participación más equilibrada de hombres y mujeres en el mercado laboral, ellas "siguen asumiendo la mayor parte de las responsabilidades familiares y domésticas".

URGEN MEDIDAS DE CONCILIACIÓN

Para conseguir la igualdad, Estadística considera "necesario reforzar la conciliación entre vida profesional y personal de manera que permita desarrollar el potencial de mano de obra de mujeres y hombres".

Para ello, aboga por unos mercados laborales más abiertos, más flexibles y accesibles que supongan un acceso igual a puestos de trabajo de calidad para las mujeres y los hombres y permitan la conciliación.

Algunas de las maneras de equilibrar trabajo y familia son, según Estadística, el trabajo a tiempo parcial, los horarios flexibles, los permisos de maternidad y paternidad, la reducción en el número de horas trabajadas y las excedencias.

CUIDADO DE FAMILIARES, BARRERA PARA EL EMPLEO FEMENINO

Del total de personas que están inactivas (que no buscan empleo) por cuidar a personas dependientes, el 94,3 % son mujeres y la principal razón que alegan para no hacerlo es no poder costear los servicios adecuados para el cuidado de sus familiares dependientes.

El resto de indicadores de empleo no son mucho más alentadores, la brecha de género de la tasa de paro entre mujeres y hombres en edad de trabajar (a partir de los 15 años) ha aumentado en España y ha pasado de 1,1 puntos en 2013 a 3,3 puntos en el año 2018. 

Según los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA), el número de mujeres paradas es de 1,7 millones y el de hombres de 1,5 millones.

Además, la tasa de empleo de los hombres aumenta a medida que tienen hijos mientras que la de las mujeres desciende hasta situarse en el 68,4 % cuando tienen dos hijos menores de 12 años y la de ellos en el 90,3 %. 

La de los padres solo se reduce a partir del tercer hijo, cuando se sitúa en el 80,5 % frente al 47,7 % de las madres. 

MUJERES, MÁS TRABAJO PERO SIN REMUNERAR

En su análisis, Estadística concluye que, si se considera el total de población ocupada, el número medio de horas efectivas semanales trabajadas por los hombres es de 36,6 horas frente a las 30,7 horas de las mujeres, pero que si se incluyen las no remuneradas, las jornadas de ellas son mucho más extensas que las de ellos.

Es decir, que las mujeres trabajan más horas pero sin cobrar por ellas.

Según los datos del INE, los hombres dedican habitualmente el mismo número de horas al trabajo no remunerado (14 horas a la semana) independientemente de que trabajen a tiempo parcial o completo.

En el caso de las mujeres, esas 14 horas se multiplican hasta las 30. Ellas dedican cuatro horas diarias al cuidado de hijos y nietos, ellos dos. Ellas dedican dos horas al día a tareas domésticas y cocinar, ellos una.

Más información en vídeos 
Comentarios