Lunes 20.05.2019

Unos 2.500 enfermos renales de Castilla-La Mancha necesitan diálisis o trasplante

Castilla-La Mancha se sitúa por debajo de la media nacional en prevalencia (número total de población afectada) e incidencia (número de nuevos casos), con 1.208 pacientes por millón de población

Unos 2.500 enfermos renales de Castilla-La Mancha necesitan diálisis o trasplante
Unos 2.500 enfermos renales de Castilla-La Mancha necesitan diálisis o trasplante

Más de 200.000 castellano-manchegos sufren enfermedad renal crónica y unos 2.500 necesitan diálisis o trasplante, según los datos que ha hecho públicos este jueves la Sociedad Española de Nefrología (SEN) con motivo del Día Mundial del Riñón.

Castilla-La Mancha se sitúa por debajo de la media nacional en prevalencia (número total de población afectada) e incidencia (número de nuevos casos), con 1.208 pacientes por millón de población (frente a los 1.284 a nivel nacional) y 131 (frente a los 141 de la media nacional), ha informado la SEN en un comunicado.

Este último dato indica que el número de personas que han pasado a necesitar tratamiento ha aumentado en el último año un 10,6 % en la comunidad autónoma, con unas 266 personas más en total.

En España, unos 7 millones de personas ya padecen enfermedad renal crónica, de las que 60.000 están en Tratamiento Renal Sustitutivo (TRS), de modo que requieren de hemodiálisis, diálisis peritoneal o trasplante para sustituir la función de sus riñones.

Además, la mortalidad por enfermedad renal ha crecido casi un 30 % en la última década en España y, de seguir su ritmo actual de crecimiento, se convertirá en la segunda causa de muerte en pocos años.

El envejecimiento de la población, pero también otros factores de riesgo prevenibles o evitables, como la diabetes, la enfermedad cardiovascular, la obesidad, la hipertensión arterial o el tabaquismo, son las principales causas de esta patología.

Los segmentos de población con mayor prevalencia son el de las personas entre 65 y 74 años, el de más de 75 años y el de la población entre 45 y 64 años.

Por tanto, la SEN ha advertido de la necesidad de una mayor concienciación de la sociedad y de las autoridades para frenar el avance de la enfermedad, y ha pedido que para ello desarrollen campañas de salud renal y hábitos saludables que faciliten el diagnóstico precoz y la prevención.

Al respecto, ha apuntado que se trata de una enfermedad que cuenta con un infradiagnóstico del 40 % y que en muchos casos se detecta en sus fases más avanzadas, y que el 25 % de los afectados desconoce su situación en las fases iniciales, lo que complica su abordaje y tratamiento en los estadios más avanzados.

Más información en vídeos 
Comentarios