martes 07.07.2020

El Hospital de Guadalajara acomete obras para responder a un eventual rebrote de coronavirus

Se han realizado modificaciones en zonas como la Unidad de Hospitalización 6A, paritorio o Urgencias de cara a un posible rebrote de la enfermedad. El objetivo de estos trabajos es que el Hospital Universitario de Guadalajara esté mejor preparado para garantizar camas destinadas a pacientes críticos o para una atención mejor y más segura
El Hospital de Guadalajara acomete obras para responder a un eventual rebrote de coronavirus
El Hospital de Guadalajara acomete obras para responder a un eventual rebrote de coronavirus

La Gerencia del Área Integrada (GAI) de Guadalajara ha llevado a cabo distintos trabajos en el Hospital Universitario de Guadalajara, en previsión de que en un futuro pudiera darse un eventual rebrote del COVID-19, para los que el Gobierno regional, a través del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), ha destinado 100.000 euros.

Estos trabajos afectan a la Unidad de Hospitalización 6A, al paritorio y al área de Urgencias del centro hospitalario y tienen como objetivo disponer de las adaptaciones necesarias para ofrecer una respuesta rápida, mejor y con mayor seguridad si volviera a producirse un brote de la enfermedad, según ha informado en nota de prensa el Sescam.

Las obras han consistido, en el caso de la Hospitalización 6A, en la creación de una zona con cuatro camas situada frente al control de Enfermería para facilitar la vigilancia de pacientes desde el propio control, que se han realizado en previsión de acoger pacientes que precisen un grado elevado de cuidados respiratorios.

Para ello, se ha sustituido la tabiquería por paneles móviles que permiten una mayor versatilidad y la posibilidad de unir dos habitaciones de hospitalización, de tal modo que se puede disponer de una zona con cuatro camas para pacientes con ventilación mecánica no invasiva que requieran una vigilancia más intensa, una disposición que ofrece fácil visibilidad por parte del personal.

Esta actuación también ha supuesto la renovación de la instalación eléctrica y se han habilitado monitores para el registro y control de datos del paciente desde la central de monitorización.

De manera complementaria, en la unidad 7A se han dejado montados puntos de red en las habitaciones que ofrecen la posibilidad de instalar monitores en caso de ocuparse con pacientes que precisan soporte respiratorio, también para atender un posible rebrote por COVID-19.

Mientras, en el paritorio se ha ejecutado una obra que tiene como fin sectorizar una zona que, en caso de necesidad, se destinaría a la atención de partos cuando la madre presente infección por coronavirus.

Finalmente, en el área de Urgencias se ha establecido una señalización para diferenciar claramente los circuitos para pacientes con patología respiratoria compatible con coronavirus y para el resto de patologías, que es horizontal, con guías en el suelo, y también se ha reservado una zona del Servicio de Observación de Urgencias (SOUR) para la atención específica a pacientes con confirmación o sospecha con el virus.

Además de todo ello, se ha previsto la adaptación de otros espacios del hospital para ampliar la capacidad de acoger pacientes críticos y dar cumplimiento, así, a las exigencias por parte del Ministerio de Sanidad de garantizar la habilitación de camas de hospitalización convencional y también de pacientes críticos en un breve espacio de tiempo.

Más información en vídeos 
Comentarios