Rouco pide que cualquier medida sobre el poder judicial preserve su independencia

Emotivo homenaje póstumo a la magistrada de la Audiencia de Guadalajara Victoria Hernández
Emotivo homenaje póstumo a la magistrada de la Audiencia de Guadalajara Victoria Hernández
photo_camera Emotivo homenaje póstumo a la magistrada de la Audiencia de Guadalajara Victoria Hernández

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, Vicente Rouco, ha expresado este jueves su anhelo para que cualquier medida que se tome para el futuro del poder judicial parta de preservar su independencia para que pueda realizar su trabajo sin interferencias de otros poderes, con dignidad al servicio de los ciudadanos para defender sus derechos y libertades.

Con estas palabras se ha pronunciado el presidente del Tribunal Superior de Justicia de la región a preguntas de los periodistas, con motivo de su presencia en el acto homenaje a título póstumo a la magistrada de la Audiencia Provincial, Victoria Hernández, a la que se ha concedido la Cruz San Raimundo Peñafort, mostrando su "gran preocupación" por la situación que está atravesando la justicia pero también por la "elevadísima" carga de trabajo que soporta, circunstancias que también están conllevando que se están produciendo "muchas jubilaciones anticipadas" de magistrados.

Rouco ha reconocido que la situación que vive ahora la justicia y que afecta también a las renovaciones y movimientos de jueces que piden nuevos destinos es "difícil de gestionar" porque las situación de la justicia "les afecta a todos" pues "no solo es una cuestión de no renovación del Consejo General del Poder Judicial sino de que éste no puede ejercer sus competencias ni hacer sus nombramientos" de los altos cargos judiciales, por esa falta de renovación por decisión del legislador, que ha convalidado el Tribunal Constitucional.

Y esto es lo que a juicio de Rouco lo que les sume en "esta situación difícil y complicada" en los puestos de mayor responsabilidad, expresando su "pesar y lamento" porque eso sea así y no solo porque no se renueve el Consejo General del Poder Judicial, que es algo que lamenta y siente porque les afecta y desearían que se pudiera realizar una renovación, sino porque "el Poder Judicial no pueda tener su plenitud de competencias como cualquiera de los otros poderes".

En lo que se refiere a los cargos judiciales, ha señalado que hay varios en Castilla-La Mancha que están en esta situación, uno de ellos es el suyo pero también está el de la presidenta de la Audiencia Provincial, y ha asegurado que, en todo caso, hacen todo lo posible e imposible, igual que lo hacen en otros tribunales, para que la justicia pueda seguir funcionando normalmente.

En cuanto a las plazas de Guadalajara, ha señalado que no se ven afectadas por esa situación porque todo lo que son nombramientos reglados, por antigüedad o por méritos objetivables, que afectan a la mayor parte de los órganos judiciales de aquí, se desarrollan con normalidad y se cubren, aunque ha reconocido que tienen "una gran preocupación" por la situación que está atravesando la justicia.

Además, Rouco advierte también de que se a va entrar ya "en el ciclo vital o biológico en una serie de generaciones de jueces muy numerosa", entre otras la suya, y ha asegurado que han constatado que de aquí a ocho años se pueden jubilar en España unos 1.800 jueces de los más de 5.000 que hay.

Una cifra que, a su juicio, es muy elevada y que, tal y como ha manifestado, también tienen visto que no se va a reponer con la celeridad y eficacia deseable porque el Ministerio de Justicia, que el competente, no convoca las plazas de oposiciones que son necesarias para cubrir ese número de jueces que se amortizan.

Por ello, Rouco cree que de aquí a ocho años se habrán reducido mucho las plazas y por ello piden al Ministerio de Justicia que se incremente el número de plazas en oposiciones para cubrir las vacantes que se van a producir en los próximos años.

HOMENAJE PÓSTUMO A VICTORIA HERNÁNDEZ

La magistrada de la Audiencia Provincial de Guadalajara, Victoria Hernández, ha recibido este jueves, a título póstumo, la Cruz Distinguida de Primera Clase de la Orden de San Raimundo de Peñafort, en un acto solemne y togado en el que el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha ha hecho entrega a la familia del distinguido reconocimiento.

Un acto emotivo que se ha celebrado en el Centro San José de Guadalajara y que ha contado también con la asistencia de las antiguas presidentas de la Audiencia, Concepción Espejel e Isabel Serrano, así como magistrados, fiscales, familiares y amigos de la homenajeada.

Para el esposo de la homenajeada, Santiago Alonso, este acto es "complicado" en el que se da una mezcla de sentimientos y emociones pero también ha mostrado la satisfacción de la familia por este homenaje.

"Estamos agradecidos a toda la profesión de la judicatura", ha manifestado.

Por su parte, para el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha se trata de un "acto de justicia y reconocimiento a una servidora infatigable" como fue María Victoria Hernández, destacando su "fantástica labor" al servicio de la justicia y de los ciudadanos de Guadalajara.

"Jurisdicionalmente, impecable" y un ejemplo de "valor, valentía y dedicación", ha remarcado.

Según ha dicho, él mismo fue testigo de su decisión de seguir trabajando cuando le sobrevino la enfermedad que acabaría después con su vida, recordando que no quiso darse de baja sino que prefirió seguir trabajando sirviendo a la justicia.

Un reconocimiento que llega varios años después de su fallecimiento (julio de 2020, en plena pandemia) y que si bien, según el propio presidente del TSJCLM ha tardado más en organizarse de lo previsto por cuestiones de tipo institucional, ha precisado que no quería irse de la presidencia del Tribunal sin este homenaje a una compañera "muy querida" de la que su familia se tiene que sentir también orgullosa, ha concluido.

Comentarios