lunes 16.09.2019

Román desvela que no seguirá como concejal en Guadalajara si no es alcalde tras el 26M

El resto de candidatos a la Alcaldía de la ciudad el próximo 26M comparten la necesidad de cambio

El alcalde de Guadalajara, Antonio Román, en una imagen de archivo en su despacho del Consistorio
El alcalde de Guadalajara, Antonio Román, en una imagen de archivo en su despacho del Consistorio

El actual alcalde de Guadalajara y candidato por el PP a la reelección, Antonio Román, se muestra con ganas e ilusión de gobernar otros cuatro años pero tiene claro que si no logra la Alcaldía no seguirá como concejal.

"Fue unas de las condiciones que puse a mi partido cuando me insistieron en cambiar mi decisión de abandonar la política y que volviera a presentarme", señala en una entrevista a Efe Antonio Román, alcalde de Guadalajara desde 2007 y también senador electo del PP por Guadalajara. 

Asegura que si no fuera elegido abriría un "periodo de reflexión personal" y se replantearía su futuro a medio plazo, pero afirma que seguiría en política de un modo u otro, ya que considera que si no forma gobierno no tendría sentido seguir en la oposición en el Ayuntamiento de Guadalajara, porque "habrá terminado un ciclo después de 24 años y 12 de alcalde".

"Creo que tendrá que haber personas que en la oposición puedan aportar más y deba renovarse, pero espero que eso no se produzca", confía.

Román afirma tener ganas e ilusión para seguir al frente del Ayuntamiento, aunque reconoce que es "un cargo absorbente, que desgasta y que tienes que tomar decisiones", pero al mismo tiempo "va iluminando, porque cada día ves cosas nuevas que hacer en la ciudad"; por ello concluye que ser alcalde es "de los cargos más intensos, pero también son de los que más llenan".

Defiende que su mejor aval para refrendarle en un nuevo mandato son los logros conseguidos a lo largo de estos años y recuerda algunos como la implantación de la Smart city y su apuesta por el deporte o una gestión eficiente del agua. 

A su favor destaca además que no es un desconocido, ya que "las personas, en un momento de incertidumbre como el que hay actualmente, tienen la oportunidad de apostar por ti porque saben cómo gestionas, con honestidad" y reivindica que, más allá de que algunas personas no vean sus propuestas satisfechas, en el conjunto global se define como un "político honesto, honrado en la gestión personal y eficiente en la gestión". 

De lograr el refrendo de la mayoría de los votantes el próximo 26 de mayo, Román tiene claras sus prioridades y lo primero sería tratar de tener un presupuesto municipal; en segundo lugar, organizar las fiestas y en tercer lugar, poner en marcha un plan de choque de limpieza.

También entre sus propuestas electorales están la recuperación de la cárcel provincial para desarrollar bien un centro residencial y de ocio para universitarios o para mayores; la recuperación del Fuerte de San Francisco para convertirlo en un museo y centro cultural; la recuperación de la antigua cárcel de mujeres para hacer de centro de familia en el casco histórico y, en el plano deportivo, hacer una nueva piscina cubierta en la zona de Fuente de la Niña.

Además, de cara a posibles pactos tras el 26 de mayo, Román los afronta desde el "conocimiento, la experiencia y la capacidad de llegar a acuerdos" y estaría dispuesto a negociar con todos los partidos como, recuerda, ya lo hizo en 2015, primero con PSOE, luego con Ahora Guadalajara y por último con Cs.

Considera que la experiencia de haber sido alcalde "muchos años" y conocer los problemas del Ayuntamiento y las ciudad le lleva a una "posición privilegiada para poder entablar diálogo con cualquier fuerza política", señala y apunta que salvo el candidato de Unidas Podemos, el resto no tiene experiencia municipal y si ganan, existe la posibilidad de que "Guadalajara se ralentice durante un tiempo".

NECESIDAD DE CAMBIO

Por otra parte, los cinco candidatos a la Alcaldía de Guadalajara que pugnan por el puesto que ocupa Antonio Román (PP), de quien esperan no sea reelegido, comparten la necesidad de cambio en la ciudad y de escuchar y contar con sus ciudadanos para ganar en cercanía y dinamizar la capital alcarreña.

En declaraciones a Efe, el candidato del PSOE, Alberto Rojo, tiene claro que Guadalajara necesita un cambio, "sensato y tranquilo pero con mucha ambición y determinación" para combatir la "inacción" del gobierno de Román.

De ser elegido alcalde, entre las primeras medidas que pondría en marcha sería impulsar la "cercanía frente a la distancia, hablar con la gente para que todos los barrios sean de primera"; realizar un plan de choque para que Guadalajara deje de ser una de las ciudades más sucias de España, y en tercer lugar, la aprobación del presupuesto para 2019.

Rojo está dispuesto a hablar con todas las fuerzas políticas, si bien no va a hacer acciones de gobierno con fuerzas con las que existe una "distancia abismal" como Vox ni con el PP, ya que el PSOE ofrece "una alternativa a este partido en la ciudad".

El candidato de Cs, Rafael Pérez Borda, define a los naranjas como el partido de las empresas y los autónomos, por lo que defiende "impuestos, los mínimos y lo más sencillos", y afirma que dinamizarán el emprendimiento lo máximo posible para impulsar la economía municipal y que se cree empleo.

En opinión del candidato de Cs, una de las primeras medidas que impulsaría y que considera ha faltado esta legislatura es "contar con la voz del ciudadano, para que puedan aportar sus ideas, en especial los colectivos más vulnerables como los niños, jóvenes y mayores".

Pérez Borda quiere hacer de Guadalajara "una ciudad para todos y para disfrutar" para la que diseñarán un plan de tráfico, incentivarán la iluminación en zonas sensibles para la ciudadanía y plantea hacer una auditoría de todos los servicios externalizados para "que con el mismo dinero se presten unos mejores servicios".

El candidato de Aike, la recién creada formación municipalista, Jorge Riendas, quiere sacar a la ciudad "del proceso de dejadez en el que se encuentra y transformarla con un proyecto nuevo" y considera que se están realizando actuaciones "que no están en consonancia con lo que quiere la mayoría de los guadalajareños".

Por ello, lo primero para esta formación es escuchar a la ciudadanía y hacerla partícipe de lo que se hace en la ciudad y propone ocho ejes trasversales que incluyen medidas de movilidad, sostenibilidad, gestión directa de los servicios públicos que apueste por sus centros sociales para crear tejido social, crear una oficina de atención al ciudadano, impulsar la cultura con diversas acciones por todos los barrios y el asociacionismo, y dinamizar el centro, entre otros.

Desde Unidas Podemos-IU, su candidato, José Morales, defiende una triple perspectiva para la ciudad, por un lado feminista, también trasversal con una visión ecologista y social y de clase.

Morales también ha reseñado que su formación quiere fomentar una cultura y deporte participado y ampliar la oferta de escuelas infantiles.

Por su parte, el candidato de Vox, Antonio de Miguel, señala entre sus líneas básicas "hacer más trasparente el Ayuntamiento de Guadalajara, más eficaz y más rentable", apoyar a los emprendedores y poner facilidades a los autónomos para lo que van a crear una Concejalía de Emprendedores, con una oficina en la antigua cárcel. 

Más información en vídeos 
Comentarios