martes 30/11/21

La Diócesis de Guadalajara duplicó en 2020 el número de personas atendidas

El obispo de Sigüenza-Guadalajara dice que el mayor problema es la falta de fieles en los pueblos y no de curas
El obispo de Sigüenza-Guadalajara, Atilano Rodríguez, acompañado del ecónomo diocesano, Miguel Ángel Calvo, y del director de la Oficina de Información, Alfonso Olmos, durante la rueda de prensa de presentación del balance económico de la Diócesis y de la memoria de actividade
El obispo de Sigüenza-Guadalajara, Atilano Rodríguez, acompañado del ecónomo diocesano, Miguel Ángel Calvo, y del director de la Oficina de Información, Alfonso Olmos, durante la rueda de prensa de presentación del balance económico de la Diócesis y de la memoria de actividade

La Diócesis de Sigüenza-Guadalajara duplicó en 2020 el número de personas atendidas desde sus 71 recursos asistenciales alcanzando las 21.694 personas frente a las casi 11.000 de 2019.

Así lo ha manifestado este miércoles el obispo de Sigüenza-Guadalajara, Atilano Rodríguez, acompañado del ecónomo diocesano, Miguel Ángel Calvo, y del director de la Oficina de Información, Alfonso Olmos, durante la rueda de prensa de presentación del balance económico de la Diócesis y de la memoria de actividades.

La pandemia también se ha dejado notar en la actividad y labor que realizan desde esta Diócesis y en 2020 se realizaron la mitad de bautizos y matrimonios que en el año anterior, si bien en 2021 están aumentando debido a que muchos han postergado los eventos debido a la crisis sanitaria.

Entre las cifras más reseñables están las de asistencia social y asistencial, donde han duplicado las personas atendidas desde sus 71 recursos, de modo que en sus 62 centros para mitigar la pobreza se han atendido a más de 17.000 personas, mientras en sus tres centros de asistencia a emigrantes y refugiados las personas atendidas ascienden a casi 3.000.

En cuanto a los centros para promover el trabajo -tres en total- han ayudado a más de 800 personas a insertarse laboralmente y desde sus cinco casas de ancianos, enfermos crónicos y discapacitados se han atendido a más de 500 personas.

En cuanto al balance económico, ingresos y gastos se equiparan ascendiendo a 15.756.000 euros.

A preguntas de los medios, el obispo ha reconocido que la falta de vocaciones es un problema de cara al futuro y, de hecho, la Diócesis lleva cinco años sin vocaciones y actualmente tan solo hay tres seminaristas.

“Hemos de poner medidas para suscitar vocaciones desde la pastoral juvenil, la catequesis, etcétera”, ha señalado Rodríguez, quien ha apostillado que actualmente no hay una falta de sacerdotes en la provincia, donde cuentan con 216, sino de feligreses, pues "tenemos sacerdotes que atienden diez parroquias y tienen 350 habitantes en total en esas poblaciones", ha enfatizado.

Preguntado por su situación tras presentar la renuncia ante el Papa al cumplir 75 años, ha señalado que continuará trabajando hasta que sea nombrado un nuevo obispo, que es la forma efectiva de hacerse la renuncia y que puede demorarse meses u años.

Sobre el balance de estos años, Rodríguez ha dado las gracias a Dios y a las personas "porque soy consciente de que mi labor es gracias a quienes colaboran conmigo en estos 52 años como sacerdote y 25 de obispo", ha concluido.

Comentarios