Pueblos con Futuro consigue llevar ya a más de 20 familias al medio rural de Guadalajara

Varias de ellas de Ucrania
turismo_atienza
photo_camera Pueblos con Futuro consigue llevar ya a más de 20 familias al medio rural de Guadalajara

La Asociación de Pueblos con Futuro, constituida para ayudar a familias que quieran unir su proyecto de vida al medio rural y contribuir a combatir la despoblación, ha conseguido, en sus primeros dos años y medio de funcionamiento, incorporar a más de una veintena de ellas en las zonas rurales. Varias son mujeres con hijos procedentes de Ucrania, que ahora residen y trabajan en Atienza.

Desde su constitución, esta asociación ha logrado llevar también jóvenes y niños a una quincena de pueblos de Guadalajara e incluso a uno de Zaragoza.

Según ha señalado a Europa Press el vicepresidente de la asociación, Mario González Somoano, uno de los mayores problemas que tienen a la hora de ayudar a instalarse en el medio rural a nuevos pobladores es la falta de viviendas en alquiler.

Con el fin de que sean proyectos con futuro, la asociación ayuda a las familias a encontrar vivienda y trabajo y se hace cargo del coste hasta que ellos pueden afrontarlo.

En las próximas semanas se espera la llegada de nuevas familias a otros pueblos de Guadalajara, y desde la asociación son optimistas y auguran que en unos meses podrían alcanzar el centenar de nuevos pobladores.

Están muy agradecidos de las contribuciones particulares que han recibido hasta ahora, también de empresas y de la Diputación. A estas ayudas se suma ahora la aportación de 20.000 euros de CaixaBank, una cantidad que les ayudará a dar continuidad a este proyecto, convencidos de que se puede atraer más gente al medio rural "si se invierte en las personas".

En el caso concreto de Atienza, han sido una quincena las personas procedentes de Ucrania que ahora residen en el municipio, alguna de ellas ya está trabajando en la fábrica de embutidos y otra acaba de abrir un centro de estética y podología, profesión a la que se dedicaba en su país.

Pero, para conseguir todos estos logros, la asociación "está pateando" literalmente los pueblos del entorno con el fin de conocer qué oportunidades de trabajo hay, ya que son conscientes de que si falta el empleo, no se puede fijar un proyecto de vida, ha señalado el vicepresidente a Europa Press.

Así las cosas, desde la asociación también han conseguido que, gracias a la instalación de Internet, una de las jóvenes ucranianas que en su momento decidió abandonar su país por la guerra y que ahora reside en Atienza, pueda seguir trabajando en el banco su país cuatro horas y otras cuatro lo haga de camarera en un restaurante de la zona.

Por todo ello, la asociación Pueblos con Futuro se muestra satisfecha del trabajo que realizan, una iniciativa que pasa también por conseguir que aquellos a quienes ahora se ayuda, tomen el testigo y se impliquen, cuando puedan, en contribuir a ayudar a otras familias a fijar su proyecto de vida en el medio rural, si ese es su deseo.

Comentarios