Acusados en el juicio por fraude de IVA dicen que desconocían la supuesta trama

Los 27 acusados son juzgados por haber obtenido un beneficio patrimonial ilícito mediante la defraudación de IVA entre el 2014 y el 2017, por un valor cercano a los 30 millones de ellos, todo ello, sirviéndose de un entramado empresarial, solicitando la Fiscalía penas que van desde los 12 años y seis meses a los 18 años y seis meses
Comienza el juicio contra los 27 acusados de conformar una trama para defraudar casi 30 millones en IVA, así como de un delito de falsedad documental, para quienes la Fiscalía pide penas de entre 12 y 18 años de prisión, este miércoles, en la Audiencia Provincial de Guadalajara - EFE/Pepe Zamora
photo_camera Imagen de una de las jornadas del juicio contra los 27 acusados de conformar una trama para defraudar casi 30 millones en IVA - EFE/Pepe Zamora

Varios de los acusados que han declarado, este martes, en la séptima sesión de la vista que se sigue en la Audiencia Provincial de Guadalajara por el fraude de IVA a través de un entramado de empresas pantalla, han coincidido en su declaración en que ellos se limitaban en su trabajo a seguir la instrucciones de sus jefes y que desconocían la supuesta trama que pudiera haber detrás ni que se estuviera cometiendo algún tipo de delito.

Entre los acusados que han prestado declaración se encontraban comerciales, administrativos y un transportista, personas con formación básica de EGB y sin conocimiento de contabilidad ni conocimientos financieros, tal y como también han señalado varios de ellos, asegurando que actuaban por indicaciones de sus jefes.

Algunos han admitido haber recibido, de forma mensual, un dinero en B pero, en el caso del transportista, ha señalado que él pensaba que le estaban reembolsando lo que él mismo se había gastado, desconociendo si eso tenía o no que figurar en la nómina.

En el caso de S.P.J, trabajadora del departamento de Contabilidad, ha apuntado que ella solo se limitaba a picar facturas que le venían debidamente cumplimentadas, no teniendo ningún conocimiento ni de cómo iba el tema de impuestos europeos. "Ni lo tenía ni lo tengo", ha dicho. La mayoría no se cuestionó ningún tipo de ilegalidad en ningún momento, no veían nada raro.

En el caso de R.R.J., su trabajo era hacer facturas y limpiar la oficina, ni preparaba documentación ni cuadraba facturas, y lo que hacía era siempre por orden superior. "Yo no realizaba nada que no me mandaran", ha declarado, insistiendo, a preguntas de las partes, en que su trabajo se limitaba simplemente a picar los datos para la emisión de facturas, ya que los precios de la mercancía le venían dados.

También ha declarado S.G., transportista, último en declarar, que ha afirmado que a él le mandada "todo el mundo" y al ser preguntado sobre la existencia de testaferros, ha declarado que él no tenía ni idea de que allí se estuviera cometiendo algún tipo de delito.

Una macrovista que se prolongará al menos hasta finales de junio ya que hay 27 personas investigadas que se enfrentan a penas que van desde los 12 años y seis meses a los 18 años y seis meses por fraude tributario y falsedad documental.

Comentarios