martes 19/10/21

La Fiscalía pide penas de hasta 19 años de cárcel por el incendio de Chiloeches en 2016

Los antiguos juzgados de Guadalajara reabrirán sus puertas para acoger el juicio por el incendio de Chiloeches
Estado que presenta este domingo el incendio declarado el pasado viernes en una nave del polígono de Chiloeches (Guadalajara) - EFE/Pepe Zamora
La Fiscalía pide penas de hasta 19 años de cárcel por el incendio de Chiloeches en 2016

La Fiscalía pide penas de entre 14 meses y 19 años de prisión para 18 personas y tres empresas acusadas por el incendio de la planta de residuos de Chiloeches en 2016, por delitos de participación en grupo criminal, de gestión de residuos peligrosos o delito agravado contra el medio ambiente, así como prevaricación administrativa medioambiental, explotación de instalaciones peligrosas y falsedad documental.

Así lo señala el Ministerio Fiscal en un escrito de más de 90 páginas en el que entre los acusados están seis responsables de la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha en diversos cargos en el momento de los hechos.

En concreto, M.C.Y, director general de Evaluación Ambiental de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha entre 2005 y 2008, para quien el fiscal pide doce años de inhabilitación especial para empleo o cargo público y 28 meses de multa de cuota diaria de 20 euros, por el delito continuado de prevaricación administrativa medioambiental.

Para C.J.B.O., director general de Evaluación Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha entre las fechas 2009 y 2011 y para M. B.C., directora general de Calidad e Impacto Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha entre 2011 y 2015 piden sendas penas de tres años de prisión por un delito continuado de prevaricación administrativa medioambiental.

La misma pena de tres años por delito continuado de prevaricación administrativa medioambiental piden para S.D.G.E., delegado provincial de Medio Ambiente en Guadalajara entre 2004 y 2008 y viceconsejero de Medio Ambiente de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha entre las fechas 2015 y 2016.

Para O.V.S., jefa de Servicio de Control de Calidad Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha entre las fechas 2013 y 2018, y para J.M.M.G., jefe del Servicio de Medio Ambiente Industrial y, sucesivamente, jefe de Servicio de Prevención e Impacto Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha entre 2011 y 2018, piden dos años de prisión por el mismo delito que sus compañeros.

Entre los acusados, también se encuentra el entonces concejal de urbanismo y posteriormente quien fuera alcalde, C.U, para el que se pide por el delito continuado de prevaricación administrativa medioambiental cinco años de prisión.

Las penas más altas son para otros acusados por delitos de pertenencia a grupo criminal, falsedad documental, delito agravado de gestión de residuos peligrosos y explotación de instalaciones de residuos peligrosos para quienes se piden penas de hasta 19 años de cárcel.

Para las empresa, KUK Mediambiente y Salmedina Tratamiento de Residuos pide penas multa y prohibiciones de realizar actividades relacionadas con los residuos.

Según el escrito de la Fiscalía, los responsables de la Junta permitieron la autorización de la gestión peligrosa de residuos en las instalaciones afectadas por el incendio y señala que en algunos casos conociendo los incumplimientos de las empresas se les mantuvo la autorización.

Del mismo modo señala numerosos incumplimientos de la normativa de transporte y tratamientos de residuos peligrosos por empleados y empresas implicadas.

El escrito señala que tras la investigación se determina que el incendio fue provocado y derivó en unos daños medioambientales y para la salud pública en un amplio perímetro de la instalación, donde ardieron sin control alrededor de 20.000 toneladas de residuos peligrosos.

Esto residuos generaron una inmensa pluma de contaminación atmosférica que obligó a recomendar el confinamiento de la población sensible cercana, vertidos al río Henares con consecuencias para sus aguas y su fauna piscícola, así como la contaminación de miles de toneladas de tierra.

El escrito considera responsables civiles directos y solidarios a todos los acusados que se sentarán en la Audiencia Provincial de Guadalajara el próximo 20 de septiembre en un macrojuicio que se extenderá hasta el próximo 17 de diciembre.

Comentarios