Introducen en el Alto Tajo caballos Przewalski, los últimos caballos salvajes del mundo

Se trata de cuatro machos y 12 hembras que han sido traídos al Alto Tajo desde del Parque Nacional de Hortobágy (Hungría), que se suman a un primer grupo de otros diez ejemplares que llegaron a la misma zona en mayo
Introducen en el Alto Tajo caballos Przewalski, los últimos caballos salvajes del mundo
photo_camera Introducen en el Alto Tajo caballos Przewalski, los últimos caballos salvajes del mundo

La Fundación Española de Renaturalización, 'Rewilding Spain', ha traído a Villanueva de Alcorón (Guadalajara) 16 caballos de Przewalski, considerados los únicos caballos salvajes que quedan en el mundo, que a partir de ahora pastarán en libertad en esta zona que forma parte del Parque Natural del Alto Tajo.

Se trata de cuatro machos y 12 hembras que han sido traídos al Alto Tajo desde del Parque Nacional de Hortobágy (Hungría), que se suman a un primer grupo de otros diez ejemplares que llegaron a la misma zona en mayo, con los que se ha comprobado la buena adaptación de esta subespecie al territorio, ha informado este jueves en una nota de prensa la Fundación Española de Restauración.

Su llegada forma parte de un proyecto de renaturalización del Sistema Ibérico Sur que ha puesto en marcha Rewilding Spain, en la que la llegada de estos animales cumple un papel esencial en la restauración de ecosistemas sanos, tras la desaparición de la tradicional ganadería extensiva con caballos y vacas que había en la zona.

El pastoreo natural de estos caballos contribuirá a reducir el riesgo de incendios y favorecerán el aumento de la biodiversidad.

Además, su alimentación y sus movimientos aumentarán la calidad del pasto para otros herbívoros que habitan esta área, como ciervos, corzos y gamos, e incluso el ganado ovino y caprino de la zona se beneficiará también de esta mejora, ha destacado la Fundación Española de Restauración.

Rewilding Spain ha indicado que los caballos de Przewalski (Equus ferus przewalskii) están considerados los últimos caballos salvajes que quedan en mundo y son una subespecie amenazada que atrae tanto el interés de los científicos como el de los amantes de naturaleza.

Su lugar de procedencia, el Parque Nacional de Hortobágy, mantiene caballos de Przewalski desde 1997 y su población de 300 ejemplares está sirviendo para apoyar diversos proyectos de renaturalización, ha añadido.

ECOTURISMO Y CONSERVACIÓN

Los animales recién llegados pasarán unas semanas de adaptación en una zona cercada de 40 hectáreas y tras este periodo, el total de los 26 ejemplares que ahora integran la población se moverán en libertad por una extensión de 5.700 hectáreas de monte público en Villanueva de Alcorón, cuyos derechos de pasto gestiona Rewilding Spain.

Además de los beneficios ecológicos para el territorio, la renaturalización también constituye una oportunidad para el ecoturismo y el desarrollo de actividades basadas en la naturaleza.

Asimismo, la presencia de los caballos de Przewalski en Villanueva de Alcorón es una destacada contribución del territorio a la conservación de la subespecie, de la que apenas quedan 2.000 ejemplares en todo el mundo.

La península ibérica fue el hábitat de caballos salvajes con rasgos físicos muy similares a los caballos de Przewalski, como atestiguan grabados y pinturas rupestres como las de Altamira.

Sin embargo, estos animales desaparecieron de la zona y su papel ecológico fue reemplazado por el ganado doméstico. Ahora, tras la progresiva disminución de la ganadería extensiva con grandes herbívoros que también se ha producido en todo el Sistema Ibérico Sur, los caballos de Przewalski desempeñarán el mismo papel ecológico que el extinto caballo salvaje ibérico y los herbívoros domesticados contemporáneos.

Comentarios