Última semana del juicio de Chiloeches con la Fiscalía manteniendo las acusaciones

La Fiscalía pide penas de entre 14 meses y 19 años de prisión para 21 acusados, que son 3 empresas y 18 personas y entre quienes están seis responsables de la Consejería de Agricultura que ostentaban diversos cargos en el momento del incendio
Juicio por el incendio de la planta de residuos de Chiloeches ocurrido en agosto de 2016 que ha comenzado este lunes en la Audiencia de Guadalajara - EFE/Pepe Zamora
photo_camera Última semana del juicio de Chiloeches con la Fiscalía manteniendo las acusaciones

Esta semana ha comenzado la fase de informes y conclusiones de las partes en el juicio del incendio de la planta de residuos de Chiloeches (Guadalajara) de 2016, donde se juzga a 21 acusados por delitos que van desde participación en grupo criminal hasta prevaricación administrativa medioambiental o falsedad documental, entre otros.

La Fiscalía pide penas de entre 14 meses y 19 años de prisión para estos 21 acusados, que son 3 empresas y 18 personas y entre quienes están seis responsables de la Consejería de Agricultura que ostentaban diversos cargos en el momento del incendio.

Tras 40 sesiones en las que han declarado acusados, testigos y peritos, este lunes ha comenzado el informe de conclusiones del fiscal, que ha afirmado que los cargos administrativos responsables no evitaron la fatal gestión de la empresa que derivó en el incendio y que “la evaluación ambiental fue omitido sistemáticamente”.

Se ha referido a la relación del que era delegado provincial de Medio Ambiente en Guadalajara entre 2004 y 2008 y viceconsejero de Medio Ambiente de Castilla-La Mancha entre 2015 y 2016 acusado de un delito continuado de prevaricación administrativa medioambiental y ha afirmado que “resulta imposible que no conociera” la gestión de ambas empresas al tiempo que ha considerado que no estaba desvinculado de las empresas acusadas, con las que anteriormente mantuvo relación.

En relación con la administración local, ha dicho que si no se hicieron antes las inspecciones y sanciones fue porque “no se quiso no porque no se supieran” ya que nada más cambiar el equipo de gobierno en el Ayuntamiento de Chiloeches se actuó y se detectaron.

Ha considerado probado que las empresas acusadas Kuk Mediambiente y Salmedina Tratamiento de Residuos tenían un negocio con la gestión de residuos peligrosos que no trataban adecuadamente; que los hermanos Layna, dueños de Kuk, son responsables de introducir esos residuos peligrosos, principalmente líquidos, y que los trabajadores acusados eran conocedores y no lo denunciaron.

“Consideramos que se realizó dentro de un grupo criminal organizado”, ha señalado la Fiscalía, motivado todo por el negocio existente para ambas empresas acusadas. 

Comentarios