lunes 6/12/21

El bosque de Valdenazar del municipio de Yebes (Guadalajara) acoge mañana, dese las 21.00 horas, la primera de las observaciones astronómicas que, hasta el próximo agosto, ha organizado de forma mensual el Ayuntamiento y AstroYebes.

"Por desgracia, la previsión meteorológica tampoco esta vez es propicia, pero vamos a confiar en que los astros nos sean favorables y podamos encontrar algunos claros entre los cielos cubiertos que se anuncian para esa noche", ha apuntado Miguel Cócera, alcalde de Yebes, en nota de prensa.

Las adversas condiciones climatológicas obligaron a suspender la observación astronómica prevista para el pasado 11 de febrero y, pese a ello, mañana reúne también atractivos suficientes para que los aficionados a la astronomía y curiosos disfruten de "una noche inolvidable en compañía de las estrellas", ha añadido.

El público aprenderá el manejo del planisferio celeste, herramienta fundamental para localizar las constelaciones en cada época del año, y también sabrá desenvolverse con los patrones de medidas que usan los astrónomos para determinar los ángulos a los que se sitúan los distintos objetos del firmamento.

"Para moverse con destreza por el cielo es importante estar familiarizado con esas medidas", ha explicado el alcalde en relación al puño, la mano abierta, el brazo extendido o el dedo pulgar, que cubren ángulos aproximados de entre uno a 20 grados que facilitan la observación.

En las frías y largas noches del invierno se pueden adivinar un buen número de estrellas de primera magnitud y dependiendo de las facilidades que dé el cielo mañana, el público podrá descubrir Sirio, que es la estrella más brillante del firmamento nocturno, o Betelgeuse y Rigel, que se localizan en los extremos de Orión, sin duda la constelación más representativa de esta estación.

También podrán observar algunos de los objetos astronómicos más sorprendentes del catálogo Mesier como los cúmulos de Coma-Virgo y las Híades, que está formado por varias decenas de estrellas, o la nebulosa de Orión, al sur del cinturón de esta emblemática constelación.

Aquellos que la noche sabatina se acerquen al bosque de Valdenazar podrán seguir la trayectoria los Iridium, satélites de telecomunicaciones que orbitan la Tierra a apenas 780 kilómetros de distancia o la Estación Espacial Internacional (ISS).

Con motivo de las Pléyades del pasado mes de agosto, el Ayuntamiento de Yebes inauguró el Punto de Observación Astronómica de Valdenazar y más de 300 personas acudieron a la llamada para disfrutar de una de las lluvias de meteoros más vistosas del año.

Situado a 928 metros de altitud sobre el nivel del mar, consta de cuatro plataformas de madera que se orientan al sureste y en las que se pueden colocar los telescopios, y en las próximas semanas se iniciarán los trabajos de mejora de esta instalación.

Comentarios